radar

Domingo, 10 de mayo de 2015

SALí

DELIVERIES ORIGINALES

 Por Mariano Araoz

IMPOSIBLE ABURRIRSE

¿Un menú con más de 400 opciones distintas? ¿Todo condensado en apenas una de las caras de un folleto tríptico, pensado para tener pegado con un imán en la heladera? Sí, eso es lo que ofrece Wok Power, un flamante local de delivery en Recoleta dedicado a los sabores orientales en una versión propia y modernizada. La idea es tan simple como efectiva: las opciones se dividen en seis bases (el ingrediente obligatorio, que le dará el cuerpo a la comida, compuesto de diversos salteados: arroz integral, arroz blanco con o sin huevo, tallarines, pasta corta, sólo verduras, todos a $ 62); luego vienen siete “favoritos” (un agregado opcional de diversas proteínas, por ejemplo tofu, pollo natural o crispy, carnes de cerdo o vaca, mariscos o mix de hongos, con valores que van de $ 20 a $ 38) y, por último, ocho posibles salsas (aquí es donde la creatividad suma sabores de todo el mundo, con opciones como crema de mostaza, curry, salsa de Malbec, almendras y coco, reducción de naranjas con castañas de cajú o teriyaki, entre otras, de $ 10 a $ 15). Luego, es solo cuestión de unir variables, en un juego de “armá tu propio wok”. Tres pasos que producen más de 400 resultados distintos (la cuenta exacta da 405 combinaciones posibles).

Wok Power coquetea con la cocina oriental, pero sin ortodoxia. Más bien, aprovecha el poder de la herramienta básica de la culinaria china (el wok, esa maravillosa sartén cóncava, que permite cocciones rápidas con poca materia grasa, logrando una cocina crujiente, sana y repleta de sabor), para luego sumar su propia mirada contemporánea. El local es pequeño, con unos sillones donde esperar, pero su fuerte es el pedido telefónico. Cada porción sale en una coqueta caja cuadrada de cartón rojo, ideal para comer directo del envase, en porciones generosas: con más de 400 gramos de peso, están pensadas para un paladar hambriento o para compartir (dos unidades son perfectas para tres personas).

Wok Power: una experiencia económica, simple, rápida y múltiple. Una cuenta que cierra por todos lados.

Wok Power queda en Azcuénaga 1150. Teléfono: 4821-4933 / 4824-0935. Horario de atención: lunes a viernes, mediodía y noche; sábados y domingos, sólo noche.


VOLANDO AL HOGAR

Las alitas de pollo (chicken wings, en inglés) son un emblema de la cocina norteamericana, un icono que representa una comida tan grasosa como viciosamente deliciosa, que se come con la mano bañada de salsas, muchas de ellas ultrapicantes (en Estados Unidos suele haber una competencia tácita de quién la tiene más picante). Pequeños bocados fritos o a la parrilla, macerados o empanados, con esa peculiaridad que tiene este corte del pollo, que gusta tanto a los fanáticos de la pata y muslo como a los que prefieren la pechuga.

En Buenos Aires, potenciado por los expatriados anglosajones que viven en la ciudad, cada vez más restaurantes ofrecen sus propias versiones de alitas de pollo a modo de picada o entradas, en un maridaje perfecto con cerveza helada. Pero Atlanta Wing Factory es el primer y único delivery dedicado integralmente a esta idea. Cientos y cientos de alitas de pollo fritas, con papas o aros de cebolla, en un canto de alabanza contemporáneo a la freidora. Las alitas salen secas, crocantes y fáciles de comer. El sabor en este caso viene por el lado de las 25 salsas con que se pueden acompañar, desde la sabrosa Bourbon Street (barbacoa, whisky, especias) a la adrenalítica y picante Devil’s Own Hot Sauce. Desde una sabrosa Sriracha Peach (picantonta y afrutada) a una mediterránea Roma, de manteca al ajo y queso parmesano. Los combos salen según su tamaño. El menú 1 ($90) es el unipersonal, con 10 alitas, una lata de gaseosa, 1/2 guarnición y 1/2 aderezo. El 4 es el más grande, es una fiesta de 80 alitas, dos guarniciones, gaseosa de litro y medio y 2 aderezos.

Junto a las alitas, hay sándwiches de pollo (todos a $ 90 con guarnición). De suprema bañada en salsa de la casa; de suprema con panceta y salsa barbacoa, con aros de cebolla y queso; y uno más latino de pollo grillé con salsa de cilantro, palta, cebolla morada, espinaca y tomate).

Comer con las manos, un apto todo público y toda edad, que llega volando a las casas.

Atlanta Wing Factory queda en Bonpland 1914. Zona de envío en www.atlantawingfactory.com. Horario de atención: Lunes a viernes, mediodía y noche. Sábado, sólo noche.


PIDO Y COCINO

Una vuelta de tuerca original y transgresora para el delivery de cada día. En lugar de mandar platos preparados, con lo que eso significa en pérdida de frescura y en la falta de transparencia su elaboración, Quesecome.com envía los ingredientes justos y frescos, para que cada uno cocine luego en su casa sus propios platos, sin preocuparse de hacer las compras o de pensar un menú diario.

El sistema es simple: cada semana, Quesecome.com ofrece doce recetas distintas (divididas en categorías clásicas, premium y vegetarianas). Uno elige la categoría (el envío mínimo son cuatro comidas, para dos personas), y al hogar llega un bolsa con todo lo necesario para realizar los platos. Por ejemplo, para un pollo a la mostaza con calabaza al horno vienen 400 gramos de suprema envasada al vacío, rodajas de calabaza, una botellita de vino blanco, 2 dientes de ajo, un manojo de tomillo fresco, caldo deshidratado, maicena y mostaza. Todo rotulado y envasado en las cantidades exactas, sin desperdicios. Se suman recetarios con instrucciones precisas por plato, en cocciones que requieren de 30 a 40 minutos.

“Queríamos recuperar el placer de cocinar, de manera fácil y práctica, evitando la repetición del delivery de empanadas, pizza, o la rotisería”, explica el cocinero Juan Pablo Márquez, socio del proyecto y a cargo de la elaboración de los menúes. “En marzo cumplimos un año de vida. Nuestros primeros clientes fueron parejas jóvenes, que llegaban a su casa después de trabajar diez horas y querían cocinar algo rico y sano. Ahora se sumaron muchas familias completas, que piden bolsas para cuatro personas”, asegura.

El precio es una variable clave: en lugar de apuntar a los restaurantes, los valores compiten con el supermercado, con las porciones que comienzan en los $ 28 por persona (platos vegetarianos), $ 35 los clásicos y $ 37,50 los premium. Entre otros posibles platos, hay bifes a la portuguesa, langostinos al ajillo con papas y fideos de arroz salteados con vegetales y soja.

Una gran idea: un delivery a favor del placer de cocinar.

Quesecome.com. Los pedidos se toman hasta el día miércoles a las 23.30 hs., y la entrega se realiza los lunes de 18.30 a 22 y los martes de 9 a 12, en CABA ($ 10 el envío) y GBA ($ 20).


Fotos: Pablo Mehanna

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.