radar

Domingo, 17 de febrero de 2013

SALí

A comer parrilla y pasta

 Por Rodolfo Reich

El Cocilón del Clú, parte de la religión

Poniéndole onda al barrio

Fred Astaire y Ginger Rogers. Maradona y Caniggia. El pan y la manteca. Existen en el mundo ciertas duplas que nacieron para triunfar. Lo mismo puede decirse de los dos platos más queridos por los argentinos. “Provengo de una familia grande y nuestra religión es comer asado los domingos”, cuenta Lucas Zacsek, creador de El Cocilón del Clú, con la ayuda de dos amigos, Juan y Matías. Y así como la carne a las brasas se identifica con la gran pasión albiceleste, la pasta no se queda detrás. “Tuve una fábrica de pastas y, cuando la cerré, muchos me pedían que volviera a elaborarlas. El restaurante fue la excusa. Me gusta el contraste que se arma entre pastas y parrilla, permite que todos encuentren algo que les guste, que la pasen bien. De eso se trata El Cocilón del Clú. Un restaurante de barrio, pero con onda.”

El Cocilón abrió hace cuatro meses en Colegiales. La decoración es informal, con elementos reciclados y un armado que se nota a pulmón. El resultado seduce: lejos de toda impostura, es fácil sentirse cómodo allí dentro. De todas maneras, la mejor ubicación es en la parte de afuera, aprovechando la amplia vereda de la esquina y los grandes ficus que proyectan su sombra sobre las mesas.

El menú es una hoja oficio plastificada con la oferta de la casa. Del lado de la parrilla no hay grandes sorpresas, salvo el gesto poco usual pero muy bienvenido de ofrecer todos los cortes con opción de media porción, y con una diferencia de precio que hace que realmente valga la pena: salchicha parrillera ($24/$15), molleja ($60/$32), entraña ($60/$35) y pechito de cerdo ($54/$30), entre más opciones.

Del lado de las pastas, incluyen desde clásicos raviolones de calabaza ($44) y ravioles de ricota y nuez ($34), hasta los sorrentinos de molleja ($50) y los deliciosos raviolones de osobucco ($48). Los días 29 prometen ñoquis souflé de espinaca o cabalaza. Las salsas cuestan $12 las básicas (pesto, rosa, fileto) y $17 las más elaboradas (putanesca, funghi, cuatro quesos y finas hierbas).

Sandwiches, choripán, hamburguesas, ensaladas, picadas y tortilla de papas terminan la propuesta, en un lugar que abre de corrido desde la mañana hasta la noche, con desayunos y meriendas a base de budines y tartas caseras. Lindo lugar donde ir, sentarse con una cerveza bajo el sol o las estrellas de Colegiales, comer rico y por un precio muy razonable. ¿Qué más pedir?

El Cocilón del Clú, Conesa 1299. Teléfono: 4553-2484. Lunes y martes, de 8 a 20. Miércoles a sábados, de 8 al cierre. Domingos, de 10 a 17. Sólo efectivo.


La Chaira, la excepción a la regla

Una vuelta de tuerca a los sabores de siempre

En el barrio (el límite de Caballito norte y Flores, entre casas bajas y veredas arboladas), no abundan los buenos restaurantes. Las mayores apuestas vienen desde las avenidas (Gaona, Rivadavia), en forma de pizzerías, parrillas populares y confiterías. Pero La Chaira es, en este sentido, un bicho raro. La decoración es cuidada, con rincones íntimos y mesas centrales que suelen ser ocupadas por familias y amigos. Paredes de piedra, velas en las mesas y una gran pizarra terminan de armar el ambiente.

Lo primero que llama la atención en La Chaira es su parrilla a la vista, marcando la especialidad de la casa. Pero lejos de cerrar la propuesta, el lugar abre el abanico de opciones, donde destacan las pastas, otro punto fuerte del restaurante.

El local pertenece a Martín Ortiz y Lorena Bellani, matrimonio que se mudó al barrio hace seis años y descubrió esta esquina. Lorena estudió gastronomía, y ambos habían sido dueños de otro restaurante en Villa Crespo. Desde las brasas salen muy buenos chinchulines ($41), provoleta La Chaira ($52, con morrones, panceta, arvejas y huevo frito), mollejitas tibias con hojas verdes, soja y miel ($62) y pamplonas de pollo envueltas en panceta con espárragos, mozzarella, tomates secos y papas al plomo ($76). Del lado más conocido, están todos los cortes esperables (colita de cuadril a $69, ojo de bife a $81), además de pescados como trucha con sabayón de limón a $63 y salmón con crema de cítricos, vodka y eneldo a $89.

Pero así como muchos eligen la parrilla, también están los que buscan las pastas caseras de la casa, servidas en preciosas cazuelas. Hay ravioles de ricota, jamón y parmesano ($32), sorrentinos de mozzarella y cantimpalo ($37) y pappardelle cortados a cuchillo ($29), con salsas como la bolognesa (panceta, tomate natural y carne picada, $29) y la putanesca (tomate, alcaparras, anchoas y olivas negras, $29). Además, bajo un capítulo llamado “pastas gourmet”, sobresalen los fusilles al fierrito con goulash de lomo y hongos ($68) y los sorrentinos La Chaira, de calabaza, ricota, mozzarella con crema de choclos, puerro y crocante de panceta ($64).

El servicio es cordial y pregunta por los puntos de la carne y de las achuras. Las pastas salen al dente, “como lo hacía la abuela”. En ese equilibrio, de buena atención, ambiente cuidado, espíritu barrial, platos populares y detalles propios, deambula La Chaira. Con la seguridad de casi cuatro años de vida y cientos de clientes satisfechos a sus espaldas.

La Chaira, Neuquén 1901. Teléfono: 4586-1854. Martes a viernes, de 20 al cierre. Sábados y domingos, de 12 al cierre.


Gran Parrilla del Plata, un espacio vintage

El destino estaba marcado: una ex carnicería (llamada Grandes Carnicerías del Plata) no podía más que devenir en parrilla. El local supo mantener buena parte de su ambiente original, incluyendo una vieja cortadora de carnes, los azulejos blancos y un piso de baldosas en damero blanco y negro, símbolo de la estética porteña de los años ’30. Sin dudas, Gran Parrilla del Plata apuesta a una mirada nostálgica del pasado de arrabal, aprovechando además su ubicación en pleno San Telmo como destino perfecto para los turistas que lo eligen cada mediodía y cada noche, convirtiendo al salón en una ruidosa torre de babel. De hecho, a veces cuesta encontrar comensales que hablen castellano. Por suerte, esta preferencia que muestran los turistas no hizo que Gran Parrilla del Plata pierda su esencia más honesta: ofrecer toneladas de carne argentina a precios correctos, en un ambiente popular. Vale la advertencia: parejas en plan romántico, silencioso e íntimo, mejor optar por otro lugar.

La carta es amplia y bien clásica, con todos los platos traducidos al inglés. Mollejas de corazón ($77), baby beef de 450 gramos ($95), bondiola ($65). Lo más original viene por el lado de la colita de cuadril entera (es para tres personas y demora 60 minutos, un signo de que se hace en el momento) a $164. También destaca el asado ancho, hoy difícil de conseguir en las típicas parrillas porteñas, que por $72 trae dos grandes huesos con la carne al punto pedido. En este caso, las pastas cumplen sin duda un papel menos protagónico que las brasas (no es casual que se llame Gran Parrilla del Plata), pero aún así se defienden con una propuesta interesante que va mucho más allá de lo puramente testimonial. Los trilette de ricota, nuez y provolone salen $50 con las salsas básicas (fileto, crema o pesto), pero vale la pena pagar los $25 extra de la Luccio di Roma, que trae oliva, ajo, tomate fresco, rúcula y aceitunas negras. Los raviolones de verdura y parmesano ($47) se llevan muy bien con la salsa Gigi, de panceta, ciboulette, crema y almendras ($24), y los tagliatellis frescos ($42) con la Carmela ($25, incluye verdeo, ajo, fileto y berenjenas fritas).

En el centro histórico de la ciudad porteña, entre las calles empedradas y el espíritu de San Telmo, que va de lo bohemio a lo trash, de lo tanguero al diseño de autor, del rollinga al artesano, allí Gran Parrilla del Plata exhibe su pasado de carnicería y lo actualiza poniendo ahora las carnes sobre las brasas. Turistas y locales, todos sentados a la misma y carnívora mesa.

Gran Parrilla del Plata queda en Chile 594. Teléfono: 4300-8858. Horario de atención: todos los días de 12 a 16 y de 20 al cierre.


Fotos: Pablo Mehanna

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.