radar

Domingo, 13 de julio de 2014

SALI

SANDWICHES PERFECTOS

 Por Cecilia Boullosa

UN LUJO LLAMADO HAMBURGUESA

San Gennaro es un lugar que va a dar que hablar. Si se lo busca en Internet todavía no aparece, porque prefirieron debutar con bajo perfil, ganarse primero el público del barrio –una zona muy residencial de Belgrano– y encontrarle la vuelta a la propuesta (una atractiva combinación de rotisería-almacén y pequeño deli) antes de empezar a hacer correr la voz. Pero no por mucho tiempo. Abrieron hace poco más de un mes, y algunos de sus sándwiches y, sobre todo, su hamburguesa, ya califican entre los mejores de la ciudad.

Al frente de San Gennaro está Cristian Quintiero, que además de fotógrafo cuenta con una larga trayectoria en el rubro: Santino, Soul Cafe o La Rotisería. O sea: buena parte de la historia gastronómica de La Cañitas, construida de la mano de su padre y su hermano, el Zorrito Von Quintiero. El chef Santiago Ferrer asesoró en la apertura, concretada hace poco más de un mes, después de un año y medio de obra, y el jefe de cocina es el joven y prometedor Germán Torres, surgido de las huestes de Pablo Massey.

Techos altos, materiales nobles, un gran mostrador, banquetas y dos barras contra el ventanal de la esquina y un aire de almacén de pueblo. El corazón de fuego de San Gennaro –llamado así por el patrono de Nápoles– es el spiedo a leña de siete espadas, de donde salen los vacíos, los pollos dorados y crocantes y las bondiolas que luego se desmechan. Todo, desde el pan hasta los aderezos, se hace desde cero y eso marca la diferencia. Hay que probar: la hamburguesa del día ($ 90), un lujo, con carne de primera picada in situ y pan brioche preparado con chuño de canela, el sándwich de pastrami, mostaza dulce, pepino y pickles, el de mortadela, hinojo y manzana, el de bondiola desmechada y barbacoa casera (le agregan whisky, alcaparras y un poco de humo líquido). Y ser feliz. No hace falta nada más.

San Gennaro queda en Sucre 898 (esquina Dragones). De martes a domingo, de 9 a 23.


BONDIOLITA DE BARRIO

El perfume de la carne y los chorizos asándose en la parrilla la delata a varios metros en cualquier dirección. El Litoral es de esas parrillas de barrio que nunca faltan y nunca fallan, con una clientela orgullosamente “laburante”, ruidosa hasta la sordera y con poca afición por los detalles que componen el ambiente. Las paredes son color mostaza, los manteles de hule, la luz de tubo, la tele sintonizada en Crónica TV, las capas de grasa geológicas. Está claro que uno no va a lugares como El Litoral para buscar un sentido estético. Va por la comida. En el caso de esta parrilla, que funciona en la esquina de Pasco y Moreno, el anzuelo es su recomendable sándwich de bondiola ($ 40).

Uno tiene la opción de pedirlo en el salón o comerlo al paso sobre el mostrador que da a la calle Moreno, siempre abarrotado de gente, sobre todo a la hora del mediodía. Sabroso, rendidor (hasta se puede llegar a compartir), con varias capas de carne cortadas bien finitas y pan apenas tostado por el lado de la miga. Cuando se le pregunta al encargado, Fidel, cuál es el secreto, asegura muy convencido que no hay ninguno. Limón, un poco de criolla o de provenzal, a elección del cliente, y con eso alcanza. La perfección de lo simple.

La oferta de sándwiches de El Litoral también incluye buenas versiones de los infaltables choripán, de vacío y de cuadril. Fuera de lo que es parrilla continúan los clásicos, de milanesa y de matambre casero. Todos oscilan entre $ 20 y $ 40.

Si la preferencia es comer en el salón, la opción más conveniente es la parrillada (para 3, $ 350 y para 4, $ 400) o el bife de chorizo mariposa ($ 80). Hay platos del día, minutas y postres clásicos. Hace catorce años que El Litoral funciona en la misma esquina de San Cristóbal, siempre a salón lleno y con buena parte de la vereda también.

El Litoral queda en Moreno 2201. Teléfono: 4953-2438. De lunes a sábados, de 12 al cierre.


RAPIDO PERO SALUDABLE

Tres años en el mercado, cinco locales y una meta clara: ofrecer una opción de comida saludable para lapsos cortos de tiempo. Fast-good, que le dicen. Lo rápido ya no es sinónimo de “chatarra”. Detrás de Green Eat están los mismos dueños de Tea Connection, que lograron expandir el negocio de una manera inteligente sin sucumbir al modelo de franquicias. “Arrancamos con un primer local en el Microcentro porque sabíamos que ahí estaba nuestro público: oficinistas que no tienen más que una hora y necesitan almorzar rico y a la vez sano”, dicen desde la marca.

Por eso, prima el autoservice. Uno toma su sándwich, su ensalada, su bowl de ceviche o su caja de sushi de las heladeras o algún plato caliente –sopas, guisos, tartas– de los “warmers” y se lo lleva o lo come en el local. El lema es “lo probás hoy, lo hicimos hoy” (lo que no se consume en el día se dona a un comedor).

Pero la frescura no es sólo de palabra, resalta en cada plato. Entre los sándwiches el de mayor rotación es el bagel de salmón ahumado con palta, brotes con queso crema, eneldo y limón ($ 68), el de pechugas de pollo, queso gouda, barbacoa propia y champignones ($ 54) y el vegano ($ 48). Los postres, en pequeñas porciones, también funcionan. Chocotorta, espuma de mango y maracuyá, y key-lime pie son algunos. Además cuenta con un pequeño mercado en el que se puede comprar desde mermelada de naranja y cardamomo, mostaza, granola (excelente), chocolate 60 por ciento cacao (también muy bueno) hasta dulce de leche.

Entre los cinco locales de Green Eat, se destaca el de avenida Santa Fe. Luminoso, espacioso, con cómodas mesas comunales donde abundan los enchufes –para alegría de la patria freelancera– y sillones comodísimos para retozar (muchos lo eligen para estudiar o trabajar). Plantas, mucha madera, bibliotecas, techos altísimos. Green Eat es una buena opción. Y no únicamente cuando se está apurado.

Green Eat queda en Santa Fe 1661 y sucursales. Cada sucursal tiene su propio horario, consultar en greeneat.com.ar


Fotos: Pablo Mehanna

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.