radar

Domingo, 11 de julio de 2010

VALE DECIR

El fruto del voto castigo

La gente de Islandia ha sufrido mucho. Víctimas de una especulación feroz que, con el crash económico, se llevó su moneda por delante, los islandeses decidieron castigar a la clase política por su rosario de malas decisiones.

Jon Gnarr, un comediante islandés, se presentó a las elecciones con su agrupación, el Mejor Partido. Sus promesas electorales fueron: osos polares en el zoológico, toallas gratis en las piletas públicas, un Parlamento libre de drogas antes del 2020. Fue una sátira genial del sistema político y el brillante remate fue que ganó.

“Es un voto de protesta”, explica un profesor de ciencias políticas Gunnar Helgi Kristinsson, al diario New York Times, y agrega que la gente estaba lista para votar a cualquiera que no fueran los sospechosos de siempre.

Gnarr ganó las elecciones para alcalde de Reykjavik con el 34,7 por ciento de los votos. En su primera conferencia de prensa luego de la victoria, para calmar el miedo del 65,3 restante que votó algo en serio, Gnarr declaró: “Nadie tiene que temer al Mejor Partido porque es el mejor partido. Si no lo fuera, se llamaría el Peor Partido, o el Mal Partido, y no trabajaríamos con una agrupación así”.

El Mejor Partido, además, se llevó seis de los quince asientos del Parlamento de la ciudad. Para tener la mayoría y poder gobernar, se vieron obligados a formar una coalición con otro partido. Pero Gnarr no quería saber nada con nadie que no hubiera visto las cinco temporadas de la genial obra de David Simon, la serie The Wire.

Finalmente se aliaron con los socialdemócratas, aunque Gnarr sospecha que pusieron a algún empleado a ver las cinco temporadas y a tomar notas para poder cumplir con el requisito. El comediante asumió como alcalde y está dispuesto a cumplir los cuatro años de su mandato.

“Porque algo sea gracioso no quiere decir que no sea serio”, declaró Gnarr, que supo irse de gira con The Sugarcubes —la banda de donde salió Björk— y hacer bromas telefónicas en su programa de radio llamando a la Casa Blanca para preguntar si habían encontrado su billetera. Ahora, como alcalde y político, puede terminar siendo más serio que aquellos que pretendían serlo y desbarataron todo.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.