radar

Domingo, 17 de agosto de 2014

VALE DECIR

CANDY CRUSH

Los monstruos edulcorados del fotógrafo James Ostrer (Inglaterra, 1979) aluden a variopintos asuntos: la historia del arte primitivo, el consumo de azúcar sintética, las pesadillas alrededor de la desilusión nutricional. Empero, en lo concreto, sus criaturas encapadas en comida son capaces de despertar la inquietud de cualquier desprevenido, listo para abandonar caramelos o chocolates por terror a que la alegoría se vuelva realidad. A tal punto la siniestra reacción que genera Wotsit All About, serie con reminiscencias ceremoniales y religiosas donde abundan bocas de merengue, y que bien podría retratar a un clan perdido adorador de la crema pastelera. Actualmente en exhibición en la Gazelli House Gallery de Londres, la muestra —nutrida de sensibilidad pop, mirada extraterrestre y obsequiosos volúmenes de dulce— pone sobre el tapete (y el rostro, el torso, los brazos...) el tema nutricional, sin resignar humor negro. “He tenido sueños donde estos personajes me dicen cómo debería vivir mi vida. Para mí, es como si alguien hubiera derramado ácido sobre el Tigre Tony. Como si se estuviera derritiendo...” Habrá que sacar a la bestia que hay en uno. O echarla definitivamente.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.