radar

Domingo, 9 de enero de 2005

FENóMENOS > EL VALE TODO, ENTRE LAS ARTES MARCIALES Y EL CIRCO ROMANO

El club de la pelea

Salvo morder, hacer piquete de ojos y pegar en los testículos, todo lo demás es libre y a gusto del luchador: trompadas, codazos, llaves, luxaciones, rodillazos, agarres, cabezazos, ahorcamientos. Bienvenidos al vale todo, la forma de lucha brasileña que prescinde de rounds, árbitros y categorías de peso y hace furor en clubes nocturnos de Buenos Aires.

por Paloma Fabrykant

Su nombre solo ya es bastante sugestivo: vale todo. Una gentil invitación a la creatividad. Y más sugestivo aún es verlo en vivo: estos tipos saben sujetarse de formas más que sugerentes. Abróchense los cinturones y apaguen sus celulares: vamos a sobrevolar el excitante mundo del combate extremo.
Cualquier arte marcial, sistema de defensa o deporte de contacto se define por las técnicas que emplea. El judo pone en juego lances y retenciones; el jujitsu, palancas y estrangulaciones; el karate, taekowndo y kung fu, golpes y patadas; el boxeo, puñetazos. Vale todo es la única forma de lucha cuya definición es negativa. Aunque suene contradictorio, es una práctica que se explica por lo que no vale: ni mordidas, ni dedos en los ojos, ni golpes a los testículos. Todo lo demás, libremente y a gusto del practicante: piñas, codazos, rodillazos, llaves, luxaciones, enganches, agarres, cabezazos, ahorcamientos. Todo lo que resulte efectivo está permitido y se usa.
Las combinaciones de patadas, barridas y guillotinas son realmente llamativas, pero lo que hace de una pelea de vale todo un espectáculo completamente fuera de serie es el factor sorpresa: nunca se sabe qué se va a ver. En la versión libre y completa, hasta ahora nunca practicada en la Argentina, los luchadores se enfrentan dentro de una jaula, vistiendo tan solo una mallita de lycra y protectores bucal e inguinal. No hay limitación de tiempo, ni división en rounds, ni árbitro, ni categorías de peso. Puede participar cualquiera que se atreva, no importa su contextura física, edad o experiencia. Y puede pasar cualquier cosa.
A veces la definición es inmediata, con una trompada certera que termina el encuentro en el primer segundo; otras veces se viven varios minutos de inmóvil tensión, con los contrincantes mirándose fijo, estudiándose mutuamente antes de atacar. Por lo general, lo que se ve es una de esas encarnizadas luchas de piso donde los cuerpos se trenzan en confusos nudos humanos y los brazos y piernas funcionan como tenazas rompehuesos. También se permiten golpes directos sobre el adversario caído, y nadie acude a separar a los contendientes hasta que uno de los dos se rinde. De ahí esa fuerte impresión de realidad que pone al vale todo en el centro de la polémica: ¿deporte o salvajismo?

Del monasterio al gimnasio
El vale todo –o combate extremo– nació en Brasil a mediados del siglo pasado, como consecuencia o efecto colateral del enorme auge que los sistemas personales de combate conocían en todo el mundo. De ser instrumentos bélicos milenarios, fuertemente arraigados en la cultura de cada pueblo, que exigían de los budokas (guerreros) una disciplina religiosa, las artes marciales –desalojadas del campo de batalla por la aparición de las armas de fuego y la tecnología bélica– no habían tardado en salir de los monasterios y ofrecerse al mundo. Como una secta cerrada que de pronto decide convertirse en religión ecuménica, los maestros abrieron las puertas de su sabiduría y permitieron al profano -en particular al occidental– acceder a conocimientos antes reservados para monjes y guerreros. Las artes se popularizaron, evolucionaron y se combinaron entre sí. La pregunta, claro, es dónde quedaron los principios morales que infundían las largas horas de esfuerzo continuado, y dónde los ecos de filosofía budista que resonaban en la renuncia y el sacrificio. Si ya es difícil encontrarlos en los deportes de contacto actuales, convertidos en espectáculo circense, es toda una proeza reconocerlo en las mixed martial arts o combates multidisciplinarios, en los que se inscribe el vale todo.

Las bellas artes (marciales)
No es casual que esta práctica salvaje haya surgido en Brasil, cuyo deporte nacional (como sucede en Japón con el sumo) es una forma de lucha, la capoeira, fenómeno cultural complejo queconjuga danza, defensa personal y folklore. Originalmente es un sistema desarrollado por los esclavos africanos, provenientes en su mayor parte de Angola, cuyas técnicas y movimientos se escondían tras extravagantes pasos de baile. También es originario de Brasil el jiujitsu brasileño, una variante del jiujitsu japonés que se ocupa exclusivamente de la lucha en el piso. Con dos disciplinas como ésas conviviendo en la misma tierra, no es raro que haya surgido allí la idea del combate sin reglas.
En vale todo, cada competidor representa de alguna manera al arte marcial que lo formó. ¿Puede funcionar este deporte como juicio último entre los distintos sistema de combate? El Mestre Marcos Gytauna, nacido en Brasil y fundador de la Asociación Argentina de Capoeira, opina que no:
–No existe un arte marcial mejor que otra. Existe la que es mejor para cada uno. Yo elegí capoeira porque su esencia es la libertad. Es el arte que corta las cadenas de la esclavitud de la carne y la opresión del espíritu. Pero todas las artes marciales son buenas. Tienen distintos caminos, pero apuntan al mismo objetivo: conocerse a uno mismo.
En la Asociación Argentina de Capoeira, el Mestre también prepara atletas para vale todo. El Mago y Dende, los principales competidores del rubro, se mantienen invictos tras las peleas que libraron este año en gimnasios y clubes nocturnos como el Big One de la calle Alsina. Para formarlos, el Mestre utiliza un entrenamiento inteligente que incluye puño, pierna y agarre. Porque para sobrevivir a un vale todo no basta con dominar una disciplina, por experto que uno sea. Hay que saber varias; como mínimo: boxeo para las manos, muay thai para pies, rodillas y codos, lucha libre por los takedown –derribos– y jiujitsu para dominar en piso. Los mejores resultados suelen obtenerlos quienes practican jiujitsu, porque casi todos los encuentros terminan en el suelo, donde nadie los supera. Los representantes del wrestling –lucha libre o grecorromana–, expertos en agarrar al rival y plancharlo sobre la lona, también han demostrado un alto rendimiento.

La bestia de dos lomos
Esto prueba que cuando todo vale, la pelea cuerpo a cuerpo se impone sobre la distancia larga. Sin reglas ni prohibiciones que los separen, los hombres se enroscan entre sí como víboras.
–Es la lucha que más se acerca a nuestra propia naturaleza –explica el Mestre Gytauna–: todos los animales se enredan cuando se confrontan.
Y estos animales se enredan tanto, en posiciones tan ambiguas, que un observador no del todo familiarizado con el ciclo de vida humano confundiría fácilmente un encuentro de vale todo con un acto sexual.
Los primeros en caer son los boxeadores. Los pocos kamikazes que confían en sus puños lo suficiente para medirlos contra cualquiera, sin conocimientos extra, duran segundos en las arenas del combate extremo: contra un tackle a la altura de la pelvis no hay jab ni cross que valgan. Hay quien dice que fue por eso –y no por considerarlo demasiado violento– que se prohibieron las veladas de vale todo en la Federación de Box.
–Es que el vale todo no es violento –dice el Mestre–, es agresivo, pero no violento. Violencia es energía no canalizada: la del tipo loco, sin carril, que puede dañar a otro. El atleta de vale todo, cuando está bien preparado, puede definir una pelea en segundos sin que nadie salga lastimado. Mucho más peligroso es el boxeo, que son doce rounds de piñas a la cara.
Feddy Sukata, también brasileño, principal introductor del jiujitsu en la Argentina y famoso organizador de torneos extremos, está de acuerdo con el Mestre:
–El vale todo está muy mal visto en la Argentina. Falta apoyo empresarial e incentivo para organizar bien los eventos, porque la gente tiene prejuicios. Pero la verdad es que ninguna persona murió jamás en un vale todo. En Brasil, en cambio, los valetodistas son muy respetados: hablantres lenguas, manejan autos importados, son profesionales como los médicos o los ingenieros. Pero acá la cultura es distinta. Los argentinos son muy europeos y se preocupan mucho por ciertas cosas, pero al mismo tiempo permiten otras mucho peores.
Alrededor de la jaula
Zukata fue responsable del torneo de vale todo más importante del país. Llenó Obras en 2003 y está planeando llenar el Hilton en 2005. Pero se queja de las trabas legales.
–Acá el vale todo verdadero está prohibido. Para empezar, está prohibida la jaula: hay una legislación que dice que las jaulas son sólo para los animales... ¡Pero son lo más llamativo! Hacen las peleas más sangrientas, más carniceras... Acá se hizo en un ring oficial, y no es lo único que tuve que cambiar para conseguir el permiso: tuve que agregar guantes, protectores, tiempo. ¡Ni me permitieron poner vaselina en el piso para que los luchadores se patinen!
¿No cree que esas cosas desvirtúan la esencia de las artes marciales?
–El vale todo no tiene esencia. No transmite ningún principio porque no es un arte marcial ni un deporte; es simplemente un evento. No hay profesores que lo enseñen ni luchadores formados. Así que si un valetodista ataca a una persona en la calle y la mata, la culpa es del profesor que le enseñó el arte marcial que había aprendido antes.
Si no sirve para definir entre las distintas disciplinas ni transmite una filosofía de ningún tipo, ¿para qué sirve, entonces?
–Yo entrené juijitsu durante quince años –dice Sukata con frialdad–, y quiero saber si mi aprendizaje valió la pena. La única manera de probarlo es subiendo a un vale todo y midiéndome con otro tipo que también sepa defenderse. El combate extremo es la única prueba real, porque a esta altura, si yo salgo a pelear a la calle... ¡Me cago de risa!

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.