radar

Domingo, 23 de octubre de 2005

FAN > UN MúSICO ELIGE SU CANCIóN FAVORITA: CHRISTIAN BASSO Y “DON’T STOP ME NOW”, DE QUEEN

No voy a parar

 Por Christian Basso

Una de mis canciones favoritas ha sido “Don’t Stop Me Now”, de Queen. Una verdadera oda a la alegría, una invitación a la juerga y al desenfreno. Mercury es un héroe. Un valiente arquitecto del tiempo. El tema sube, música y letra, de una manera increíblemente sensual y adrenalínica. Una energía análoga al movimiento sideral. Universo en movimiento eterno y multidireccional que se abre paso inevitablemente. Manifiesto de libertad, de autodeterminación, de invitación a la saraza. Una flor primaveral con su pistilo erecto. ¿Quién lo para a Freddie?

Quién me para a mí, ahora que descubrí las verdaderas mentiras del mundo. Don’t stop me now.

Yuppies y empresarios de la lujuria, groupies vividores del glamour ajeno, dealers de venenos certeros y el falso amor han perdido la batalla. El verdadero espíritu se eleva como gigante, aprovecha la estrategia del marketing, y la convierte en pura sapiencia.

Amor a la música, la buena diversión y placeres, los hijos, la familia, y a algún/a compañera/o de viaje que realmente valga la pena.

Energía y fuerza, salamines y frutas. Un cohete en el camisón me despierta cada día. Las cosas no me chupan un huevo. Desprecio cada día más la mentira. La sed del poder. Los vendedores de cocaína. Los plagiadores light, los que pagan a los jóvenes artistas con bonos de esperanzas. Lo viví alguna vez. Se acabó. Que se acabe. Hagamos que se acabe. Responsabilidad en la locura propia y desconfianza de la ajena. Afortunadamente los intermediarios se desvanecen aceleradamente.

No le des de comer al que te está comiendo la cabeza. No te detengas ni me detengas, el control se puede perder si la búsqueda es en el amor y el bien, aunque sean valores relativos. No hay culpa, el crimen solito deviene en santidad.

Estoy prendido fuego. Mi nueva música refleja este estado y estoy muy ansioso por presentarla en público. Apocalipsis del establishment. Anarquía es más fuerte que vanguardia. Subversión desde adentro de la radio. Dance el trance, porque mejor bailar que aburrirse.

Soy un caballo con alas, voy a volar con Freddie y con los que quieran animarse a llegar al más allá. La hipocresía no existe en el mundo que no se detiene. El verdadero mundo del movimiento se nos manifiesta, grazie Dio, eso es música.

Don’t stop us.

Es el río, el viento, el fuego, los átomos que no se detienen, cambian, tienden a Dios.

El freno, la mentira, el silencio tramposo detiene la vida y la alegría: la physis muerta.

Los negocios pueden arruinar las almas. ¡Cuidate!

El arte salva, el dinero sólo sirve para vivir artísticamente mejor.

Tomemos todos del buen vino. Me gustaría ver que las personas valen por su sinceridad, por su sensibilidad y capacidad de encauzar sus vidas hacia destinos elevados. Me gustaría alejar definitivamente de mí a los espantapájaros. Esos seres que asustan a los niños, y a los pájaros, por supuesto.

¡Paz en el mundo!
Don’t stop hasta conseguirlo.
Alhamdulillah.

Don’t Stop Me Now

Letra y musica: Freddie Mercury

Esta noche la voy a pasar verdaderamente bien.
Me siento vivo y el mundo dándose vuelta, ¡sí!
Y flotando alrededor en éxtasis.
Así que no me detengas, ahora no me detengas.
Porque la estoy pasando bien, la estoy pasando bien.
Soy una estrella fugaz saltando a través del cielo
como un tigre desafiando las leyes de gravedad.
Soy un auto de carreras que pasa como Lady Godiva.
Voy a ir, ir, ir.
No me detiene nada.
Cruzo el cielo ardiendo, ¡sí!
Doscientos grados.
Es por eso que me llaman Señor Fahrenheit.
Estoy viajando a la velocidad de la luz.
Quiero convertirte en un hombre supersónico.
No me detengas ahora, la estoy pasando tan bien.
Lo estoy disfrutando, no me detengas ahora.
Si querés pasarla bien, simplemente llamame.
No me detengas ahora (porque la estoy pasando bien).
No me detengas ahora (sí, la estoy pasando bien).
No quiero detenerme para nada.
Soy un cohete camino a Marte
y voy a chocar.
Soy un satélite fuera de control.
Soy una máquina sexual lista para recargar.
Soy una bomba atómica a punto de...
oh oh oh oh oh explotar.
Cruzo el cielo ardiendo, ¡sí!
Doscientos grados.
Es por eso que me llaman Señor Fahrenheit.
Estoy viajando a la velocidad de la luz.
Quiero convertirte en una mujer supersónica.
No me detengas, no me detengas.
No me detengas, ¡ey ey ey!
No me detengas, no me detengas, ooh ooh ooh (me gusta).
No me detengas, no me detengas.
Pasala bien, pasala bien.
No me detengas, ¡ah!

Para muchos de sus fans, prácticamente ninguna banda encarnó “el puro exceso de los ’70” como lo hizo la siempre operística y desbordada Queen, y puede que eso mismo sea lo que expresa la vertiginosa letra de “Don’t Stop Me Now”, que es, junto con “Bycicle Race”, la canción más conocida de un disco para muchos menor como fue Jazz (1978). Aunque nunca fue un simple en los Estados Unidos, alcanzó el top ten en los charts británicos y fue durante años uno de los puntos más emocionantes en las presentaciones en vivo del grupo.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.