radar

Domingo, 5 de noviembre de 2006

HITOS > LA REVISTA DE HISTORIETAS FIERRO VUELVE A LOS KIOSCOS

La vuelta de Fierro

Desde que cerró, en 1992, no hubo ninguna otra revista que pudiera ocupar su lugar, o que siquiera lo intentara: durante sus ocho años de existencia, Fierro fue la gran publicación argentina de historieta, la única masiva, y la casa de los mejores guionistas e ilustradores del país. Y ahora, desde el sábado próximo –y cada segundo sábado del mes, con Página/12–, vuelve para recuperar su lugar, casi con el mismo equipo de artistas, nuevas promesas y regalos especiales.

 Por Mariano Kairuz

El arte de ser un pelotudo, Max Cachimba

El primer efecto es una suerte de viaje en el tiempo: todo parece estar ahí, en el mismo lugar en que fue dejado en 1992, o incluso casi en el mismo lugar en el que todo empezó en 1984. Casi todos los mismos autores que durante ocho años se identificaron directamente con Fierro, la última revista argentina de historietas verdaderamente masiva. Ahí están, entre otros, El Marinero Turco, Muñoz y Sampayo, Patricia Breccia, Trillo (en su primera colaboración con el dibujante argentino residente desde hace muchos años en Inglaterra, Oscar Grillo), Mandrafina y Saccomanno, Pablo de Santis, Sáenz Valiente, Nine. Y están de vuelta con el estilo que los hizo inconfundibles: las figuras geométricas de Tati, los brillos melancólicos de El Tomi, los contrastes en blanco y noir de Muñoz y Sampayo. Incluso Enrique Breccia decidió reanudar los viajes de El Sueñero, que después de todo es una especie de criatura atemporal que supo combinar sus marcas de época con sus bestias a la vez históricas y anacrónicas. En las “contraindicaciones” –así se llamaba y así se volverá a llamar el editorial que abre cada número–, Juan Sasturain –quien fue el jefe de redacción de su primera etapa, desde el primer número hasta el 47, en 1988, y ahora dirige nuevamente la revista– promete además los eventuales regresos e incorporaciones: Altuna y Rep, Juan Giménez, María Alcobre, Crist, Peiró, Flores, Birmajer, Nine (hijo); Liniers, Lucas Varela, El Niño Rodríguez; Podetti, Fayó, Quattordio y Gustavo Sala; Solano, la gente de publicaciones como La Productora y de Barcelona. Y seguirán las tiras inolvidables de Copi. Todos aquellos personajes diversos y en algunos casos aparentemente inconciliables y que convirtieron a la revista en un espacio que como le dijo Sasturain a Radar un par de años atrás, cuando se cumplieron dos décadas de su creación, “no le podía gustar entera a nadie, ni siquiera a los que la hacíamos: a los que les gustaba Juan Giménez y Moebius y por ahí para ellos era la historieta de ciencia ficción moderna, no lo podían soportar a Muñoz o puteaban contra El Marinero Turco o Max Cachimba”.

Mentol, Tati

Fierro regresa dieciséis años después –el segundo sábado de cada mes, con Página/12, desde el próximo 11 de noviembre– con algunos que no estuvieron, pero que bien podrían haber estado, y principalmente con los que ya estaban.

HAY EQUIPO

Sasturain explica la nueva formación con un paralelo futbolero perfectamente claro: “Esta revista la hace Basile, no La Volpe: se eligen los jugadores. Es el mismo mecanismo de cuando se creó en 1984. Uno elige a los artistas y los artistas traen lo suyo, no laburan a pedido. Partimos, en esta primera etapa, de ver qué están haciendo: hace veinte años que no nos vemos”. Primero debieron salir a buscarlos, explica Lautaro Ortiz, el jefe de redacción de esta nueva etapa. “Algunos no estaban haciendo nada que tuviera que ver con la historieta. Nada. Vivían de la publicidad. Había otros casos, como El condenado, de Saccomanno y Mandrafina, que tiene muchísimos capítulos y nunca se había publicado acá.”

Trillo-Grillo, Carlos Trillo y Oscar Grillo

Una vez convocados, tuvieron lugar tres o cuatro reuniones en un restaurante cerca de Corrientes y Montevideo. Para muchos significó un extraño reencuentro, pero todos, dicen, respondieron con entusiasmo. “Nadie nos dijo que no”, cuenta Sasturain. “Muchos de ellos habían dejado de publicar acá. Eso es lo que los ha unificado en estos últimos años, y es válido para dos o tres generaciones: la de Nine, pero también la de Tati, y la de Max Cachimba, que empezó a los 15 (fue una de las revelaciones del suplemento Oxido de la revista, que tenía unas 16 páginas y era un eficaz reclutador de nuevos talentos) y tiene menos de 40 ahora. Desde los ’90, la mayoría de las revistas cerraron y muchos pasaron a publicar afuera.

El Sueñero, Enrique Breccia

Hoy la situación en términos laborales es diferente. Hay un grupo de dibujantes que ha saltado directamente al mercado externo sin publicar acá; algunos de ellos muy buenos. Y estas historietas tienen como rasgo –sin necesidad de hablar de una ‘historieta argentina’– que no se publicaron acá.” No se trata, tampoco, aclaran Ortiz y Sasturain, de que no les interese lo que se ha estado publicando en los últimos años en la Argentina en materia de comics. De hecho, antes de decidirse por rastrear al viejo batallón a pleno, rastrillaron muchas de esas publicaciones y se encontraron con una gran diversidad de material. “Es más –dice Ortiz–, se podría decir que la nueva salida de Fierro en cierta manera la posibilitaron los pibes, los que quedaron, los que hicieron barricada.” Los responsables de publicaciones como las de La Productora (para darse una idea: www.laproductora.ahiros.com.ar), Historietas Reales (historietasreales.blogspot.com); “y todos los que siguieron, a pesar de todo, después de que cerró Skorpio”. En otras palabras, los sobrevivientes.

Pica Pica Bajada y Cordón, Patricia Breccia

El condenado, Saccomanno y Mandrafina

SOBRE LA SUPERVIVENCIA

Y precisamente, Historietas para sobrevivientes era el subtítulo o slogan de la revista. Eran otros tiempos y la revista venía con sus fuertes marcas de época. Era el retorno democrático, y no es que los dibujantes estuvieran prohibidos, aclara Sasturain: “Decir eso sería ser oportunista. Pero sí es cierto que se abrió todo un campo que había pasado por una larga temporada de quietud. La dictadura y la guerra de Malvinas se tematizaron insistentemente en aquella primera etapa; y en ese sentido puede decirse que la nueva Fierro puede ganar una gran libertad”.

Las costumbres incas, Copi

Como lo explica Sasturain en las “contraindicaciones” de este primer número, no hubiera sido apropiado volver a recurrir a aquel slogan: “Sólo un poco de pudor y la resistencia al golpe bajo nos impide seguir subtitulando a Fierro como Historietas para sobrevivientes”, escribe. Pudor, dice, porque “hubiera sido demasiado obvio; y hay que tratar de no ser redundantes. En la Argentina se lo podríamos poner en cualquier momento”.



POSTALES

Desde el primer número, Fierro traerá un poster con historia. Historia en el sentido de narración, y también de agua bajo el puente. De un lado de la lámina, la imagen; del otro, el relato que se aloja en esa imagen. El primero de todos será “¿Dónde está Oesterheld?”, hecho a fines de 1983 por Félix Saborido. Veterano dibujante de dibujantes, Saborido era capaz de imitar a la perfección los estilos de todos los artistas gráficos; de dibujar como Uderzo, uno de los creadores de Astérix, o como Hugo Pratt. Esta primera lámina es la que Saborido dibujó de la noche a la mañana en las vísperas de las elecciones del ’83, para la fugaz revista Feriado Nacional (que también contó con Sasturain en sus filas), cuando se dio a conocer el testimonio del ex detenido Eduardo Arias, quien decía haber visto al creador de El Eternauta en el centro de detención “El Vesubio”. Con unos cuantos ejemplares de las revistas Hora Cero y Frontera a mano, Saborido dibujó a todos los personajes de Oesterheld, reclamando el paradero de su creador, en una imagen –sin firma– que adquirió un estatuto simbólico con el tiempo y en innumerables reproducciones. Para próximos posters se anuncia a otro perdido en el tiempo: Oscar Chichoni, el ilustrador que hizo, con su combinación única de metales pesados y elementos orgánicos, las mejores tapas de la revista durante sus primeros años. Imágenes ferrosas que se resisten al óxido.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared