radar

Domingo, 12 de julio de 2015

NO SOMOS LAS VIUDAS DEL PUNK

 Por Patricia Pietrafesa

Cuando me relacioné con el punk rock en 1983-84 lo primero que aconsejaban tus colegas era que había que leer este libro sí o sí. Contaban que Kreimer lo había escrito en 1978 y había estado en la explosión punk en Londres. Nada más sabíamos de él. A mí me lo envió por correo Tommy Gun desde Wilde y en dos días lo leí. Ahí encontré palabras para muchas sensaciones que tenía: el punk era un desafío a la normalidad, yo me sentía afuera y quería estar afuera pero existía una manera de desarrollarme manteniendo este espíritu crítico. En este libro decía que aunque no supieras hacer nada, podías hacerlo igual: esa piedra libre creo que fue algo que socializó las posibilidades artísticas de montones de personas que jamás podrían haber ingresado en el mundo de la música, o de la escritura, o de nada, de no haber tenido esa habilitación que tan bien me hizo que decía: “hazlo tu mismo: aunque no sepas como, podés descubrirlo” . Lo importante es querer y hacer pero primero obviamente es desear. Hacerlo uno mismo ahora suena corriente y hasta parece un slogan comercial pero en esos momentos era un concepto al que había que llenar de significado por medio de la acción y la experimentación. Juan Carlos Kreimer explica en el libro la pasión que guía a quien escribe y edita un fanzine. Eso me fascinó, la diferencia entre ser un periodista de rock o escribir con el corazón y en carne viva.

Cuando vi la nueva edición del libro y encontré mi foto en la parte inédita que puso Kreimer, me impacté. El capítulo Historias Paralelas agregado, donde Kreimer cuenta el momento en el que escribió este fundacional libro es emotivo. Te transporta a Londres de la ebullición punk y cómo un joven periodista llega a involucrarse con la crème del movimiento y logra hacer un escrito de eso. Lo personal y los detalles que alimentaron la data del libro no tienen desperdicio. Soy super afortunada en contar con cierta atención por parte de Juan Carlos, que me pidió la foto punk mas vieja que tuviera: le pase una de ensayo de Sentimiento Incontrolable en 1985. Pero cuando abrimos con Nico, mi pareja, el libro (que Juan tuvo la deferencia de ir a dejarme especialmente a un lugar) me quede inmóvil cuando vi mi foto en ese texto tan significativo para mí. El libro que traía las primeras fotos de punk que veíamos en Argentina. Soñaba con esas fotos y mi joven y recontra febril imaginación se armó una historia y una vida a partir de ese libro tesoro. Verme ahora ahí en una foto que refleja los momentos en que comenzaba a componer y creer en lo que quería transmitir no hacen mas que darle una vuelta al sentido de todo eso. Emoción, alegría, agradecimiento. Es un disparador ¡Juan, no has podido zafarte de la sombra existencialista de este punk que aún vive!

Patricia Pietrafesa, actual integrante de Kumbia Queers, es una de las primeras punks argentinas y editora del fanzine Resistencia!

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • LA VIDA JOVEN
    Por Juan Carlos Kreimer
  • NO SOMOS LAS VIUDAS DEL PUNK
    Por Patricia Pietrafesa
 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.