SANTA FE › EL SENADOR NACIONAL ANALIZA LA POSICION DEL JUSTICIALISMO EN TIEMPOS DE MACRI

Perotti no quiere un solo líder del PJ

El rafaelino entiende que el PJ vive "una instancia difícil" y que no debe esperar alguien que lo conduzca ni cerrarse en criticar lo diferente. ¿Palo al kirchnerismo? ¿Una ventana a Cambiemos? Igual tiene críticas para el gobierno.

 Por Pablo Fornero

Hacia el interior del peronismo de Santa Fe, el senador Omar Perotti cree que "pretender que alguien conduzca y sea el que unifique no sería bueno". Moderado, fiel a su estilo declaracionista, el legislador nacional habló de dialogar y pidió "respetar a cada uno en su opinión" porque "lo peor sería encerrarse en no discutir o criticar a alguien aparte porque no se coincide". Reiteró que la inseguridad y el resguardo del empleo son "prioridades" por sobre la reforma de la Constitución y se distanció de los dirigentes que consideran que, a la hora de construir política, el límite es Cambiemos.

-¿Cómo analiza la situación del país en la actualidad?

-Estamos en una situación difícil, en una etapa donde la realidad económica, y en particular en nuestra región, golpea. Con gente que mantiene expectativa y muchos otros con real preocupación con respecto a algunas indefiniciones, algunas medidas tomadas y a la falta de señales claras. Tenemos una provincia que desarrolló en los últimos años un sector industrial de pequeñas y medianas empresas vinculado al mercado interno, a la sustitución de importaciones; cuando no hay señales claras de fortalecer el mercado interno, de cuidar el ingreso de productos, sin dudas que estos sectores son los afectados, afectados directamente porque hay algún nivel de importación que ha entrado al país o de incertidumbre si eso va a pasar. No tener clarificadas las señales hacia ese sector es una dificultad importante, sumado a una equivocada estrategia de recuperación de valores en las tarifas. Me parece que el gobierno va a tener que ordenar a los jugadores: impulsa por un lado con buen criterio una ley pyme que tiene una instancia de diálogo en el Congreso, dónde termina saliendo un instrumento para la estructura de pequeñas y medianas en la Argentina, y en particular, en la provincia de Santa Fe, que hubiésemos querido tener tiempo antes. Pero lo hace en un contexto de tarifas muy altas y de tasas diferentes. Entonces, esto es lo que genera las dificultades propias de la caída de nivel de actividades y de la incertidumbre misma de cómo va a seguir la actividad. Ojalá que el gobierno, después del fallo de la Corte sobre las tarifas, ordene una estrategia diferente y pueda comprender que Argentina tiene un escenario internacional muy difícil. Brasil no pasa el mejor momento, nuestro principal socio comercial, al que no le estamos pudiendo vender y el que sí tiene mucha voluntad de vocación de vender porque no tiene niveles de actividad. Ante ese escenario lo que queda es resguardar el mercado interno.

-¿Observa un gobierno con intención real de revisar esas medidas?

-Es cambiante, cuando escuchó y dialogó se obtuvieron logros importantes y, al menos en la relación con el Congreso, apoyo en leyes importantes. Cuando no lo hizo, como en el caso tarifas, todos sabemos la situación que se dio. Ojalá en el tema importaciones controle y revea de una manera diferente las situaciones que se han dado, en particular en electrodomésticos, en lo que se ha dado en cerdos y otras producciones que tranquilamente la Argentina puede estar proveyendo. Quizás en esto la necesidad de un mayor diálogo con los sectores productivos, con los sectores del trabajo le haría mucho bien. Sería bueno tener una instancia de Consejo de la Producción y el Trabajo donde el gobierno dialogue permanentemente, donde el Congreso pueda ser parte y estar cerca. Nos generaría una instancia de otro diálogo, porque entre algunas cosas que había que corregir y cambiar a algunas que están pasando, es una transición y no puede ser brusca. Tiene que haber gradualidad, las reglas de juego para algunos sectores productivos se han cambiado de la noche a la mañana, tener potencial de trabajo a no tenerlo, o verlo claramente disminuido, de la noche a la mañana nadie puede reacomodarse.

-En esa transición brusca que usted observa, ¿se ha dejado afuera a sectores vulnerables?

-Esta semana recibimos a muchos de los sectores sociales, expresados en distintas organizaciones. ¿Qué plantean? No dicen que no tengan diálogo, lo que ven es una demora o falta de aplicación concreta de acciones sobre el día a día. Y cuando hay gente que depende del ingreso de una cooperativa, y eso tiene que estar y es su único esquema, y frente al aumento de precios en alimentos, energía, transporte, toda esta suma de costos y tener una incertidumbre, eso que requiere de una acción concreta en el terreno. El diálogo debe estar acompañado de respuestas y señales donde esperar para mucho de estos sectores significa pasarla muy mal. Allí es donde quizás esté el reclamo de muchos sectores sociales, no en el diálogo sino en el nivel de respuesta después de haberlos escuchado.

-¿Es un gobierno de mucho diálogo y poca acción?

Debería tener más dialogo y más acción. En esto lo cotidiano, en una instancia de transición, obliga a tener un vínculo mucho más cercano a la gente y eso no se da en todas las áreas. Hay esfuerzos en algunas por hacerlo y uno entiende que en el inicio eran los primeros meses de algo que no se conocía, pero esperaría un nivel de respuesta mayor a esta altura.

-En la búsqueda de fortaleza del PJ, ¿hay que integrar a todos los sectores, incluso al kirchnerismo más duro, que es el más opositor al gobierno nacional?

-Mirá, yo creo que lo importante de esta etapa es dialogar, es respetar a cada uno con su opinión. Lo peor sería encerrarse en no discutir o criticar a alguien aparte porque no se coincide. El peronismo vive una instancia difícil después de perder una elección, después de que se den cambios bruscos después de esa instancia en algunas provincia, entonces de la noche a la mañana no se va a arreglar. Pretender que alguien conduzca y sea el que unifique no sería bueno, porque eso clausuraría la discusión. Y yo creo que analizar profundamente con la sociedad qué cosas no estuvieron, qué cosas faltaron, es central para poder mantener ese diálogo con la sociedad y que pueda valorizar las cosas que se hicieron bien. Cuando uno se cierra en ver que se hizo todo bien y a partir de ahí ve todo mal lo que está haciendo otro, no vamos a tener un diálogo rico con la sociedad ni vamos a poder tomar como experiencia concreta aquellas cosas que había que corregir y aquellas que había que hacer y no se han hecho.

-¿Todos los sectores del PJ tienen ese mismo objetivo?

Uno alienta a que eso pase, creo que mayoritariamente se tiene y eso es bueno. Es bueno mantener respeto con todos, no descalificar a nadie, todo proceso requiere de tiempo.

-¿Alguno descalifica?

(Se ríe, bastante, y piensa) Por allí alguno puede equivocarse, pero...el general Perón decía que cuando alguien criticaba a un compañero se estaba pasando a otro bando. Entonces a esas cosas hay que cuidarlas, porque son cimbronazos muy fuertes, hay que dialogar mucho con mucha gente joven, incluso que se incorporaron a la instancia de la vida política en los últimos años y es un proceso que ellos tienen que llevar. Y eso se hace con reflexión, con análisis de la situación, cerrar los debates es malo, no generar una instancia de autocrítica no ayuda. Hay que volver porque uno está trabajando y demostrando que es mejor, no porque el otro se equivoque, no sepa o haga las cosas mal. Eso sería muy malo para la Argentina, malo para la provincia.

-A la hora de construir políticamente, dirigentes del socialismo y el peronismo trazaron el mismo análisis, el límite es el macrismo, ¿coincide?

-Yo creo que los límites en estos casos los va a poner la realidad y la sociedad. Yo quiero tener claro y saber que los límites son el resguardo de las posibilidades laborales, de la industria nacional, de tener un mercado interno pujante, de trabajar para la mayor productividad de nuestros sectores. El límite está en el que no quiere eso, en el que se pone fuera de estas cosas. Partir de conceptos tan marcados busca realineamientos rápidos y me parece que hay que estar muy cerca de la gente. Cuando vengan las instancias electorales tendremos seguramente estas definiciones. Quiero que los límites sean aquellos que no se preocupen por la inseguridad, que no se preocupen por la lucha contra el narcotráfico, que no se preocupen por las inversiones básicas que necesita la población, esos tienen que empezar a ser los límites, porque si no nos quedamos atrás de ciertos eslóganes, definiciones, y la realidad concreta nos pone al lado de quienes no hacen nada para mejorar nuestra calidad de vida.

Compartir: 

Twitter
 

El senador sí cuestionó la política económica que atenta contra la producción nacional y el mercado interno.
Imagen: Sebastián Granata.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared