OPINIóN indice
|

La presión del lobby demoledor

› Por Leo Ricciardino

Antiguas construcciones de estilo arquitectónico singular que caen demolidas, barrios que pierden su fisonomía para siempre, torres de departamentos levantadas en función de la renta y no del interés social. La presión de las empresas demoledoras-constructoras es fuerte sobre la Municipalidad para que habilite la construcción de grandes edificios en barrio Pichincha. Pero el Estado debe mantener su potestad de regulador.

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.