CIUDAD

"Es una ley dura, de muy difícil aplicación y demasiado represiva"

La opinión sobre la Ley Antitabaco corresponde al juez de
Faltas de Santa Fe, Héctor Valli. El magistrado anticipó que
traerá conflictos y habló de la intervención de la policía.

 Por Guillermo Zysman

"Es una ley muy dura, que obliga a los propietarios de bares y confiterías a cumplir un rol inquisidor y será de difícil aplicación". La reflexión, en torno a la implementación de la norma antitabaco que comenzó a regir esta semana en la provincia, la formuló uno de los jueces provinciales de Faltas, a la sazón, encargado de aplicar la normativa. El juez santafesino Héctor Valli reconoció además que la ley tiene algunas imperfecciones entre las que mencionó "la imposibilidad de habilitar locales exclusivamente para fumadores". El magistrado advirtió además que los fumadores infractores que se nieguen a pagar la multa de 250 pesos, podrían permanecer detenidos hasta tres días.

Días atrás, la ministra de Salud, Silvia Simoncini había asegurado que la polémica ley estaba vigente y que el Ministerio no tenía competencia para fiscalizar su cumplimiento. "Los jueces de falta son los encargados de aplicarla", indicó, escueta, la titular de la cartera sanitaria

Ayer, en diálogo con Radio Dos, Héctor Valli, juez provincial de faltas de la ciudad de Santa Fe admitió que la normativa sancionada por la Legislatura conjuntamente con la reglamentación efectuada por el Poder Ejecutivo es "de difícil aplicación. Es una ley muy dura, los legisladores buscaron seguramente resguardar la salud de la población pero parece excesivamente represiva. Con los camiones y colectivos que contaminan las calles de las ciudades de la provincia no hay leyes tan severas".

El magistrado no dudó en afirmar que la aplicación taxativa de la le "traerá aparejado conflictos". En ese sentido indicó que "cuando el propietario de un bar o confitería detecta un fumador, lo invita a apagar el cigarrillo y no lo hace, puede llamar a la policía. Los inspectores municipales también pueden actuar como denunciantes penales calificados.

Los dueños de los locales terminarán cumpliendo un rol inquisitorio".

Pese a que en la Legislatura analizan aprobar una ley complementaria a la Ley antitabaco para especificar las sanciones que corresponden aplicarse a los infractores, Valli aclaró que las multas contempladas en el Código de Faltas son de un jus (250 pesos según una acordada de la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe), aunque también pueden establecerse sanciones menores -como medio jus-. "Si el infractor no la paga pese a las intimaciones, puede ser detenido por hasta tres días", acotó.

Según el magistrado "lo grave de esta ley es que no permite abrir por ejemplo, lugares exclusivamente para fumadores, locales que existen en otros lugares del mundo donde también hay leyes que no permiten fumar en la mayoría de los espacios públicos, pero no en todos".

- Los empresarios del rubro analizan por estas horas hacer una presentación en la Justicia para suspender la implementación de la ley por considerarla inconstitucional. ¿Qué opinión tiene?

- Es probable que haya algunos aspectos discutibles de la norma como el recién mencionado. Es materia opinable.

Compartir: 

Twitter
 

El dueño de un bar puede llamar a la policía si un fumador se niega a apagar su cigarrillo. "Lo grave de esta ley es que no permite abrir lugares exclusivamente para fumadores", dijo Valli.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.