CIUDAD › INVESTIGAN LA ACTUACIóN DE TRES OFICIALES DE LA COMISARíA 11

Todo sin darle aviso al juez

El jefe, el subjefe y la sumariante fueron detenidos y pasados a disponibilidad por haber liberado a un hombre que había sido detenido con un arma, por amenazas contra su ex pareja, sin haberle dado intervención al magistrado en turno.

 Por Lorena Panzerini

La Justicia investiga el irregular accionar del jefe, subjefe y una sumariante de la seccional 11º de Policía, que fueron detenidos y pasados a disponibilidad tras apresar a un hombre armado y liberarlo a las pocas horas, sin avisar ni pedir autorización a la Justicia. Tras ser indagados ayer, los oficiales removidos de sus cargos quedaron en libertad. El llamado de una mujer al 911, la madrugada del 14 de junio pasado alertó al Comando Radioeléctrico sobre una amenaza de muerte por parte de su ex pareja, que merodeaba su casa en zona sur. Cuando llegaron los efectivos al lugar, detuvieron en la vía pública a un hombre de unos 50 años, que portaba un arma calibre 38, con municiones de 9 milímetros. Tras ingresarlo a la comisaría de Lamadrid al 100 bis, a las 0.30, fue liberado alrededor de las 4. Tanto el jefe como el subjefe se defendieron diciendo que no estaban en la dependencia a esa hora, y la sumariante se negó a prestar declaración ante el juez Correccional Nº 8, José Luis Suárez, que imputó a los tres oficiales por "incumplimiento de los deberes de funcionario público y omisión".

La irregularidad salió a la luz cuando esta semana llegaron las actuaciones policiales del hecho ocurrido hace casi 15 días. El magistrado mandó a consultar a la División Judiciales de la Unidad Regional II si el juzgado de Instrucción que estuvo en turno esa semana fue anoticiado sobre la detención y posterior liberación del acusado. Es que el delito de portación de arma corresponde ser investigado por la Justicia de Instrucción. Las actuaciones deberían haber llegado a la justicia 24 horas después del hecho.

El jefe de la División Judiciales de la URII, Daniel Corbellini, expresó que anteayer llegó el oficio de Suárez y la división se constituyó en la seccional 11º. De allí surgió que no se había dado aviso al juzgado en turno. Corbellini confirmó además que los oficiales fueron pasados a disponibilidad por orden del Ministerio de Seguridad Provincial. Además, reconoció que la persona detenida estaba armada con un revólver que por su calibre debía ser puesto a disposición de la Justicia. Sin embargo, las actuaciones llegaron ayer, pero al juzgado Correccional.

Los tres empleados policiales fueron detenidos anteanoche y ayer al mediodía fueron liberados, tras ser indagados. El entonces jefe Alcides B. declaró que él se retiró de la dependencia a las 23.50 --antes de la detención del acusado-- y regresó a las 8 de la mañana siguiente. Al volver firmó el acta de la noche anterior, pero según declaró, no advirtió que la detención había sido por portación de arma, sino que creyó que se trataba de una "amenaza simple". Sin embargo, este diario pudo saber que en las actuaciones figura tal dato, y que el revólver fue enviado a la sección Balística para su análisis.

El ex subjefe, Lucas S. --con 15 años en la fuerza-- dijo que tampoco estuvo en la comisaría cuando sucedió la detención y liberación del hombre armado, y ante la consulta del juzgado agregó: "A mí nadie me dejó a cargo". Al respecto, su superior aseguró que la sumariante --que hacía dos meses prestaba servicio en esa seccional-- quedó encargada de la dependencia. Dijo que "siempre se manejaron de esa manera" y que "la sumariante debió haberlo llamado". Ella se abstuvo a declarar.

Las dudas tienen que ver con el manejo de los turnos en la comisaría. Según indicaron fuentes ligadas al caso, lo correcto habría sido que si no estaba el jefe de la comisaría, lo hubiera suplantado el subjefe, o en su defecto una persona específica que esté a cargo por orden del comisario. Además, se investiga si existió un "arreglo" para la liberación.

"Te voy a matar", le habría dicho el hombre a su ex pareja, la noche que fue detenido por esa amenaza. La mujer llamó al 911 y dio aviso de la situación. Cuando los efectivos llegaron al lugar, le encontraron el arma en la cintura, tapada por el pulóver.

El juez Suárez investiga las responsabilidades de los empleados policiales imputados, junto con la fiscal Cristina Herrera; mientras que el juzgado de Instrucción 8º trabaja desde ayer en el caso del hombre armado que quedó en libertad pese a estar acusado por "amenaza calificada".

Compartir: 

Twitter
 

Las irregularidades investigadas ocurrieron el 14 de junio, en la seccional de Lamadrid al 100 bis.
Imagen: Alberto Gentilcore.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.