CIUDAD › LA PRESIDENTA CELEBRó LA DECISIóN DE JOHN DEERE DE FABRICAR AQUí TRACTORES

Una ratificación del modelo K

Vía teleconferencia, Cristina Fernández destacó la inversión de 598 millones de pesos que encaró la multinacional en Granadero Baigorria. "Estoy contenta, hoy es un día de generación de puestos de trabajo", dijo la Presidenta.

 Por Luis Bastús

La planta de John Deere, en Granadero Baigorria, volvió a dar marco a una ratificación del modelo K por parte de la presidenta Cristina Fernández, quien vía teleconferencia celebró la decisión de la multinacional de volver a fabricar allí sus tractores con piezas nacionales, y de empezar a hacerlo con cosechadoras. Como suele hacer en sus apariciones públicas, la jefa de Estado hilvanó el acto de John Deere con la ampliación de la tecnológica Sensor SA en Totoras y con la inauguración de otra planta de la fábrica Grimoldi, en Pilar, todo en simultáneo y con pantalla gigante. "Durante mucho tiempo hubo un trabajo quirúrgico para no formar argentinos, para convencer de que lo que se fabricaba en Argentina se rompía, no servía. Ya no. Estoy muy contenta, hoy es un día de industrias, de generación de puestos de trabajo", dijo la Presidenta.

La mandataria sentó a su mesa a Alejandro Ramos y lo nombró de manera recurrente, no porque sea secretario de Transporte, sino porque el acto acontecía en su pago chico. Eso, sumado a la ausencia del diputado Agustín Rossi, hizo que alguno tomara nota para la interna peronista que el año próximo deberá definir una lista para la elección legislativa.

La jefa de Estado evitó polemizar con la oposición. Enfocó su discurso en destacar la inversión de 598 millones de pesos que encaró John Deere, y se explayó sobre un condimento ad hoc del acto político empresario: la ampliación de un centro de capacitación laboral en el ex Hogar Escuela Eva Perón. Luego de dialogar con el gerente de John Deere Argentina, Antonio García, y con el responsable de ese proyecto de formación laboral, Humberto Cancela, la presidenta pareció divisarlo: "Gobernador ¿cómo le va? Lo saludo porque sino van a decir que estamos peleados". A lo que Antonio Bonfatti, condescendiente, festejó "que esta fábrica vuelva producir tractores, que se comiencen a producir cosechadoras y que lo hagan con componentes argentinos; es el compromiso de la empresa en forma paulatina y nos pone contentos porque se sigue agregando valor y se sigue dando trabajo". Fue el único y breve intercambio entre ambos jefes de gobierno.

Bonfatti pudo explayarse luego, cuando la teleconferencia terminó y marcó la retirada de la militancia kirchnerista en el fondo de la carpa instalada junto a la línea de montaje. "Recuerdo aquel viejo 730, un símbolo del tractor argentino; luego la empresa dejó de fabricarlos aquí para producir motores para diversos mercados del mundo, y ahora volvemos a recuperar esta producción con un capítulo nuevo, las cosechadoras. En esta provincia con producción tan variada, la agropecuaria, metalmecánica, las industrias de base tecnológica, y siendo pioneros de la siembra directa, esto es un complemento formidable. Avizoramos una Argentina que va a producir 160 millones de toneladas de alimentos para el mundo. Hay que estar preparados y que una empresa fabrique tractores y cosechadoras entre nosotros forma parte de ese desafío", señaló el gobernador. A su lado estaban el intendente interino, Mario Rosales, los ejecutivos de la compañía para Latinoamérica, Aaron Wetzel, y en Argentina, Antonio García, y la diputada provincial Erika Gonnet.

La Presidenta puso de relieve que la producción nacional de maquinaria agrícola pasó de ocupar el 36% del mercado interno en 2003 al 57% actualmente, y que los tractores industria argentina hoy representan el 46% del parque, contra el 13% de hace 9 años.

La inversión de John Deere Argentina, que asciende a 598 millones de pesos, se anunció el Día de la Lealtad del año pasado, con la visita de la ministra de Producción, Débora Giorgi. Hasta entonces, importaba sus unidades que fabricaba en Brasil, México o India. Ahora suscribirá contratos con 20 proveedores locales para llevar la composición nacional del ensamblado al 60 por ciento de las piezas en tractores y cosechadoras.

La firma de origen estadounidense ayer pudo inaugurar formalmente las líneas de fabricación de siete modelos de tractores y cuatro de cosechadoras, que se suman a la producción de motores. John Deere importaba estas máquinas desde que dejó de fabricarlas aquí en 1996. En 2015, al cabo de las sucesivas etapas de inversión, la planta producirá 7 tractores y 4 cosechadoras por día. Para entonces, habrá sumado unos 300 puestos de trabajo a esta planta fundada en 1958.

"Esta inversión permitirá sustituir importaciones por 120 millones de dólares al año, y generará exportaciones por u$s 155 millones más", celebró CFK. "Que Argentina no se tranque -arengó-, como hoy le pasa al mundo. Vamos por más inversión, más valor agregado. Durante mucho tiempo hubo un trabajo quirúrgico para no formar argentinos, para convencer de que lo que se fabricaba en Argentina se rompía, no servía. Ya no. Estoy muy contenta -concluyó-, hoy es un día de industrias, de generación de puestos de trabajo".

Compartir: 

Twitter
 

El gobernador Bonfatti festejó "que esta fábrica vuelva producir tractores".
Imagen: Alberto Gentilcore.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.