CIUDAD › LA FAMILIA PIDE AVANCES EN LA CAUSA POR LA MUERTE DE VANESA CELMA

Carátula: Violencia de género

La investigación por ahora está caratulada como "Incendio". En 2010, Vanesa Celma fue internada por graves quemaduras. Estaba embarazada su hija nació pero ella murió en el Heca. La familia apunta a la discusión que tuvo con su pareja antes de las llamas.

 Por Lorena Panzerini

A tres años del violento episodio que dejó a Vanesa Celma internada en el hospital de Emergencias, donde murió meses después, su familia no baja los brazos: Exige a la Justicia un cambio de carátula en la causa y reclaman que se investigue como un caso de violencia de género. Frente a su pequeño hijo de cinco años y embarazada de ocho meses, durante una discusión con su pareja, el 29 de junio de 2010, Vanesa quedó envuelta en llamas. El pequeño fue quien salió a pedir ayuda a la calle porque su mamá se quemaba. "Mirá lo que te hiciste", repetía una y otra vez su pareja, culpándola a ella. Al día siguiente, nació su hija, y ella murió poco después. La causa está caratulada como "incendio", en manos de la jueza Mónica Lamperti. En una reunión con personal de la Corte Suprema de Justicia, su padre, hermanos y una cuñada de Vanesa reclamaron avances concretos en la causa. Pero ya pasaron más de dos meses, y no recibieron respuestas. La familia de la joven de 27 años, que cuida a sus dos hijos, está convencida de que Vanesa no se quemó sola. Aseguran que la muchacha sufrió durante años la violencia de Omar Díaz. Todavía esperan que la jueza lo cite a declarar.

Eva Domínguez, cuñada de la víctima, se puso al hombro el reclamo de justicia por Vanesa, pero lamentó el "desgaste familiar". Además, este 29 no habrá marcha. Es que en las últimas semanas, estuvo enfermo el hijo de 8 años de Vanesa, el mismo que presenció la escena del fuego, porque hace dos meses atrás Díaz se le presentó en la escuela para pedirle que vaya con él. La familia de Vanesa no niega que el pequeño vea a su padre, pero aseguran que "le hizo muy mal". Tras una denuncia por amenazas a la hermana de Vanesa -quien cuida a sus hijos- y al niño, ahora una medida judicial le prohíbe acercarse a menos de 200 metros de donde está el nene. "Tuvimos días malos, pero estamos más tranquilos con la medida cautelar", dijo Eva, y lamentó que con el pequeño "se vuelve a foja cero". Ya cuando la Justicia ordenó una Cámara Gesell para escuchar al niño, éste "se escondió abajo de la mesa". Sin embargo, se peritaron dibujos familiares del niño, en los que "la madre era pequeña y el padre más alto, con manos enormes", que para la familia da cuenta de la violencia a la que fue sometida Vanesa, y que su hijo presenció.

En tanto, el pasado 12 de abril el padre de Vanesa; su hermano y Eva, fueron recibidos por un funcionario de la Corte, que les pidió unos 30 días para evaluar la causa, y les indicó que se haría un llamado de atención a la jueza y la fiscal. La entrevista fue confirmada luego de que en noviembre, los familiares entregaran un petitorio a la presidenta de la Corte, María Angélica Gastaldi. Allí plantearon que "se trajeron testimonios de vecinas que dieron cuenta de la violencia a la que era sometida Vanesa, por su pareja; y de la enfermera del Heca que escuchó todo lo que pasó directamente de boca de la víctima" y aunque la fiscal Lucía Aráoz había desestimado las pruebas, ahora aceptó que ingresen al expediente seis testimonios. "Esto es una novedad importante, pero todo es muy lento", lamentó Eva.

El acta de aquella audiencia apuntaba a denunciar "la demora en la resolución de la causa". La familia mantiene su reclamo de que Díaz sea citado a indagatoria. Eva lamentó que aunque le pidieron un mes para contestarle, le dijeron que pese a la demora se estaba evaluando el pedido en la Corte.

Eva no se cansa de reclamar: "Le pido una vez más a la jueza que tenga en cuenta los once años de concubinato de Vane con Díaz, porque esto no fue un simple noviazgo. La violencia de género la padeció año tras año. Lo dicen vecinas en distintas etapas de la vida de Vanesa, que fue socavada, intimidada y totalmente vulnerada. Nunca se atrevió a hacer denuncias porque estaban todos sus derechos vulnerados. Reclamamos que le den una vuelta al expediente con perspectiva de género, porque hay una ley de la cual agarrarse". Y adelantó que este año "la causa va a llegar hasta la oficina de la mujer en Buenos Aires".

Desde la noche del 29 de junio de 2010, Vanesa estuvo cuatro meses internada en el Heca. Durante los días que estuvo entre la terapia intensiva y la sala de quemados, la muchacha suplicaba que no la dejaran sola. Tenía miedo. Su familia se turnaba para cuidarla. Cuando Díaz iba a verla repetía lo que le dijo mientras los médicos la cargaban en la ambulancia aquella noche: "Mirá lo que te hiciste". Aterrorizada -como lo sigue estando su hijo- Vanesa habló con una enfermera, y le contó lo ocurrido; pero no quería cargar con eso a su familia. A fines de octubre le dieron el alta, pero una semana después sufrió un cuadro de deshidratación y volvió al hospital. El 22 de noviembre murió.

Compartir: 

Twitter
 

La familia cree que Vanesa "no se quemó sola" como dijo Díaz.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.