CIUDAD › DECLARARON LOS DOS POLICíAS A LOS QUE SE LES "ESCAPó" RAMíREZ

Agentes comprometidos con la fuga

Seguirán detenidos acusados de "cohecho y facilitamiento doloso de la evasión". El 15 de enero pasado lo tenían bajo control a un hombre sindicado como testaferro de la banda narco Los Monos. Misteriosamente se safó las esposas y se escapó.

 Por Lorena Panzerini

Dos policías de la División Judiciales que debían custodiar a Juan Domingo Ramírez, cuando se fugó de Jefatura el 15 de enero pasado, fueron indagados e imputados por los delitos de "cohecho y facilitamiento doloso de la evasión", y seguirán detenidos. Rubén Z. y Luciana H. llevaban menos de un año en esa repartición policial, que investiga a la banda de Los Monos en la causa que instruye el juez Juan Carlos Vienna por el crimen de Martín "Fantasma" Paz, perpetrado en septiembre de 2012. Ayer, ambos negaron la acusación que se les hizo desde le juzgado de Instrucción 10, a cargo de Irma Bilotta, y se manifestaron "ajenos" a la fuga del acusado, que continúa siendo buscado. La Justicia instaló ayer el secreto de sumario en el expediente, y desde la fiscalía de Enrique Paz se solicitarán nuevas medidas tendientes a corroborar algunas cuestiones que surgieron de las declaraciones, y se prevé citar a más gente a testimoniar.

"Niego la imputación. No tuve participación en el hecho que se me imputa y no recibí dinero", dijo el sargento con 15 años en la fuerza y ocho meses en la División Judiciales. Es que las sospechas de los investigadores tienen que ver con la posibilidad de que Ramírez haya pagado para poder escapar de la oficina donde estuvo custodiado nueve horas, desde la detención en la zona sur, hasta la fuga que protagonizó al quitarse una de las esposas que tenía colocadas en la muñeca derecha, golpear al agente que lo vigilaba y salir por una puerta que aparentemente no tiene picaporte del lado de adentro, por cuestiones de seguridad.

"Usted cometió cohecho", le plantearon al sargento Z. en la declaración, pero cuando el abogado Carlos Racamato solicitó detalles de esa imputación, no obtuvo respuestas más que la instalación de secreto de sumario en el expediente. Para el letrado, tal situación es violatoria del derecho de defensa, por lo que se generó un entredicho.

Durante más de una hora y media, el policía realizó un relato en el que dio cuenta de que "no tiene vinculación" con el hecho y se proclamó "totalmente inocente" de haber facilitado la fuga o de haber recibido dinero. Su abogado recordó que el funcionario policial de 37 años, que antes de llegar a Judiciales pasó por la División de Informaciones, tiene un golpe en el ojo izquierdo, y aclaró que Ramírez --quien supuestamente lo golpeó-- tiene una contextura cercana a los cien kilos, mientras que el policía es un hombre de baja estatura.

Además, el acusado relató que el evadido tenía una de las esposas en su mano, mientras que la otra estaba amarrada a la baranda de una escalera, donde quedó colgando, tras la fuga.

Según la declaración de la oficial de guardia, también imputada, alrededor de las 6 de la mañana, cuando regresó del sanitario, su compañero --que había estado con el detenido hasta la 1 de la madrugada y regresó a las 5-- estaba tendido en el suelo. El otro relato indica que la mujer intentó reanimar al sargento, y ambos salieron de la oficina y "a los gritos", para dar aviso de la situación. Rubén Z. se subió a un patrullero conducido por otro policía y salieron a buscar al prófugo por el perímetro de Jefatura, sin éxito.

En tanto, la mujer policía aseguró que dentro de la oficina ella debía ponerse de pie para ver al detenido de cuerpo completo, por lo que tampoco advirtió qué sucedió con las esposas, que en principio habrían estado "falladas". Ahora, la jueza Bilotta determinó que sea Gendarmería Nacional quien perite el material de prueba, para especificar si el mecanismo estaba dañado. Además, el juzgado buscará verificar si las puertas de Jefatura no tienen picaporte del lado de adentro.

En tanto, el abogado del sargento ya presentó un pedido de excarcelación para el acusado; mientras que el defensor de la joven Luciana H., que lleva dos años en la fuerza y diez meses en la División Judiciales, hará lo mismo el próximo lunes.

En tanto, para el fiscal Paz continúan las dudas con respecto a la evasión, por lo que solicitará nuevas medidas que prefirió no adelantar.

El 15 de enero Ramírez se fugó horas después de haber sido capturado en la zona sur por personal de la División Judiciales de la Unidad Regional II, en un operativo del que el sargento Z. participó como "personal de apoyo". Además, este diario pudo saber que dentro de su actividad en la repartición, detuvo "en persona" a tres implicados de peso en el expediente de Vienna: Emanuel Chamorro, Leandro Vilches y Angel Villa (alias Pivu), todos de gravitación en las investigaciones.

En tanto, el evadido está sospechado de ser sicario, testaferro y lugarteniente de Los Monos, señalado de matar a un joven el año pasado frente a un kiosco de drogas. Hay indicios que abonan desconfianza sobre los policías a partir de la declaración de un testigo, a quien la esposa de Ramírez le habría solicitado un préstamo de dinero, horas después de la detención de su marido.

Compartir: 

Twitter
 

Ramírez recorrió un largo trecho por el interior de la Jefatura antes de fugarse.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.