CIUDAD › IMPUTAN A LA ABOGADA DEL OBISPADO DE RECONQUISTA POR ENCUBRIR ABUSOS

El escándalo llega hasta la cúpula

El Ministerio Público Fiscal presentó escuchas telefónicas como prueba de la activa participación de la máxima autoridad eclesiástica para proteger a Néstor Monzón, sacerdote acusado de abuso sexual agravado hacia una niña de tres años.

 Por Juan Carlos Tizziani

Desde Santa Fe

La semana pasada, el Ministerio Público de la Acusación ponderó las escuchas telefónicas al cura de Reconquista, Néstor Monzón, como pruebas de que "la Iglesia puso en marcha todo su aparato para proteger" al sacerdote que estuvo 60 días en prisión domiciliaria por supuesto "abuso sexual gravemente ultrajante" a una niña de 3 años. Así lo planteó en la audiencia del martes, ante juez Irineo Berzano, quien -a pesar de las evidencias- dejó en libertad a Monzón. Ayer, el fiscal Alejandro Rodríguez avanzó en el destape: acusó a la abogada del Obispado de Reconquista, Gabriela Contepomi, por supuesto "encubrimiento agravado" a Monzón. "Lo ayudó a hacer desaparecer pruebas de sus delitos, le dijo reiteradamente que borre todo. Lo repitió en siete oportunidades y esto es lo que hemos imputado", explicó el fiscal. Los otros en la mira son el obispo de Reconquista, Angel José Macín, a quien la querella ya denunció por el mismo cargo que pesa sobre Contepomi y podría ser imputado en los próximos días, según fuentes consultadas por Rosario/12. Y su antecesor y hoy obispo de Posadas, Juan Martínez, al que otro fiscal que interviene en la causa, Rubén Martínez, lo acusa de haberlo "abordado" afuera del Tribunal -en la audiencia imputativa a Monzón- con "una actitud de entorpecimiento de su trabajo investigativo". El fiscal regional Eladio García ya dijo en público que "hay un encubrimiento claro", así que ahora evalúa si el Ministerio Público imputará a los dos obispos. Mientras que Macín escribió una carta a la "querida comunidad diocesana de Reconquista" en la que pidió "perdón por el escándalo" y se declaró dispuesto "a colaborar con la justicia".

Contepomi integra el Tribunal de Disciplina del Colegio de Abogados de Reconquista y en la audiencia de ayer fue asistida por su colega Ricardo Degoumois. En las escuchas a Monzón (citadas por el juez Berzano en la resolución que lo dejó libre), la abogada le recomendó al cura que "borre todos los mensajes y contactos que tenga" y que busque un "abogado penalista". Después, lo volvió a llamar y le anunció que "Degoumois" asumirá su defensa y "el Obispado se hará cargo de los honorarios". Sin embargo, Macín la desmintió en su carta, dijo que "no se ha realizado ningún pago al abogado defensor del sacerdote por parte del Obispado ni está previsto hacerlo, aún cuando el protocolo de la Conferencia Espiscopal señala que, llegado el caso, el Obispado debiera hacerse cargo de este tipo de gastos".

El fiscal Rodriguez imputó a Contepomi un presunto "encubrimiento agravado por tratarse de un delito grave que se pretendió ocultar" y recordó que la figura prevé penas de 1 a 6 años de prisión. En su descargo, la imputada admitió que le había pedido al cura que borrara "los mensajes" del celular, pero alegó que fue "un consejo de abogada". Y no aceptó contestar preguntas de los fiscales.

"El hecho que se le atribuye a Contepomi es haber ayudado a Monzón a hacer desaparecer pruebas de sus delitos, manifestándole reiteradamente por teléfono que borre todo. Lo repitió en siete oportunidades y esto es lo que le hemos imputado", explicó el fiscal. "El objetivo era borrar todas las pruebas que pueden incriminar" al sacerdote.

Las pruebas que la Policía de Investigaciones (PDI) sumó a la causa son 19 discos informáticos de escuchas a Monzón. "En el CD número 7 hay una conversación de Contepomi, quien llama por teléfono a Monzón y le solicita que borre todo tipo de evidencias. No lo dice en estos términos. Le dice: 'Borre los mensajes, llamadas, 'WhatsAap', que puedan perjudicarlo a él, a ella, al obispo, a otros sacerdotes o a gente de la parroquia", reveló el fiscal.

Después de la imputación de los hechos, Contepomi hizo su descargo durante 55 minutos. "En concreto, reconoció haber llamado a Monzón y que le pidió que borre, tal cual fue imputada, pero por supuesto alegó en su defensa que lo hizo en calidad de abogada" del sacerdote, dijo Rodríguez.

Ayer, el obispo de Reconquista pidió disculpas por "el escándalo y el desconcierto", en una carta que distribuyó la agencia católica AICA. "Estimo que muchos estarán pasando momentos de desconcierto y perplejidad, por los últimos sucesos, que son de público conocimiento. Lo lamento mucho y pido disculpas a todo el Pueblo de Dios que peregrina en la Diócesis de Reconquista y a las personas de buena voluntad, por el escándalo y el desconcierto que causa toda esta situación por la que estamos atravesando", escribió Macín .

Frente al caso, el prelado manifestó que "seguirá asumiendo el compromiso firme de colaborar con la Justicia Civil, para que se pueda alcanzar la verdad sobre los sucesos investigados", dijo estar dispuesto a "seguir acompañando a todas las personas involucradas" y ratificó su confianza en la fuerza de la oración.

Compartir: 

Twitter
 

La querella ya denunció al obispo de Reconquista, Angel José Macín, por encubrimiento.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.