CIUDAD

El hijo de Razzetti en los tribunales porteños

El juez Oyarbide, quien investiga los crímenes cometidos por
la Triple A en Buenos Aires, le tomó declaración testimonial
al hijo de Constantino Razzetti, asesinado en Rosario en 1973.

 Por Alicia Simeoni

Carlos Razzetti, el hijo menor del dirigente peronista Constantino Razzetti, asesinado en octubre de 1973, prestó declaración testimonial convocado por el juez federal porteño Norberto Oyarbide quien investiga los crímenes cometidos por la Alianza Anticomunista Argentina (AAA). En su declaración narró que un hombre a quien identificó como Pedro Saucedo y de quien dice que era "un pesado ligado al Sindicato de la Carne", llegó a explicarle cómo mataron a su padre y dijo que le suministró tres nombres que apartó a la Justicia. Razzetti se constituirá como querellante en el juzgado de Oyarbide y reclama que la causa en el fuero federal rosarino sea declarada expresamente como "crimen de lesa humanidad".

Razzetti hijo narró ante el juez Oyarbide los hechos que precedieron al asesinato de su padre, sobre el que siempre sostiene que fue el primer crimen de la Alianza Anticomunista Argentina. Con el juez federal, Razzetti recordó que en la noche del 14 de octubre de 1973 su padre fue muerto en la puerta del domicilio familiar en San Lorenzo 2674 y que al velorio concurrieron "alrededor de 16.000 personas" ya que se trataba de un reconocido dirigente del peronismo.

El hijo menor de quien había sido nombrado vicepresidente del Banco Municipal de Rosario recordó también los hechos que se conocieron como la "masacre de Ezeiza" donde había ido junto a su padre. "Cuando volvíamos, desde un Peugeot 404 una persona se asomó por la parte de arriba y nos disparó dos veces. En ese momento yo pude ver que esa persona tenía un brazalete con la inscripción MBS", es decir del Ministerio de Bienestar Social.

Razzetti le dijo al juez federal que dedica 10 a 12 horas diarias a seguir las alternativas y la investigación del crimen de su padre y también que pocos días después del asesinato, el ERP secuestró a Pedro Saucedo -de quien Carlos Razzetti dice que era "un pesado" relacionado con el Sindicato de la Carne- que pidió que "no lo mataran ya que él iba a decir quiénes habían dado muerte a mi papá. Dos personas del ERP se presentaron y me dijeron que me dirían quién había sido a condición de llevarme a un lugar con los ojos vendados". Carlos Razzetti accedió y manifestó que Saucedo le contó con detalles sobre la muerte de su padre y nombró a tres personas: Eduardo Aguilera, que según manifestó Razzetti hijo está vivo, José Echeverría y otro hombre de apellido Garcilaso.

Además narró ante el juez que lleva adelante la investigación por los crímenes de la Triple A que en aquel momento habló con el magistrado de la causa, Raúl Iturraspe, quien le dijo que el caso era "un fierro caliente y que por su sueldo no se iba a jugar".

Cuando Oyarbide le preguntó la razón por la que considera que fueron miembros de la Triple A los que mataron a su padre, Razzetti se refirió a la forma de operar. Así recordó que había llegado un anónimo manchado de sangre que fue entregado al ingeniero Gualberto Venesia y que decía "todos están muertos" firmado por el "comando José Ignacio Rucci". Allí figuraban varios nombres, entre ellos el de su padre y ese anónimo llegó hasta el expediente judicial "pero actualmente no está", dijo Razzetti.

Ante el magistrado, Razzetti recordó una situación que siempre menciona como reclamo al ministro de Gobierno Roberto Rosúa. Así dijo que en un programa radial, Rosúa señaló "haber tenido el expediente de la causa en su escritorio" y cuando él le preguntó como lo había obtenido le respondió que "un ministro preocupado por saber podía tener el expediente... No hay constancia de que haya sido enviado a Rosúa. De allí que yo tengo la sospecha de que él extrajo una parte, por eso faltan elementos y tiene como cuatro refoliaturas sin que se explique por qué motivo se hizo. Me enteré de esto en 2003, no antes".

Razzetti entregó a Oyarbide un listado de 1.600 nombres de víctimas de la AAA y pidió que se hiciera un mapeo del servicio de inteligencia "para ver cómo funcionaban las patotas, tanto de los servicios de información de las fuerzas armadas como de las policías federal y provincial. También hay que ver quiénes eran los empresarios que participaban económicamente detrás de esto", solicitó.

Oyarbide le preguntó si él daba su consentimiento para pedir la causa y anexarla a las que tiene en su jurisdicción con lo que "quedaría de inmediato declarada expresamente de lesa humanidad". El hijo del dirigente peronista se constituirá en querellante en Buenos Aires y volvió a expresar su disconformidad porque en los Tribunales Federales de Rosario el reconocimiento de que el asesinato fue un crimen de lesa humanidad "no está explícito".

Compartir: 

Twitter
 

Carlos Razzetti declaró la semana pasada ante Oyardibe. Se constituirá en querellante en Buenos Aires.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.