satira

Señor juez

Por Rudy

¿Cómo le va, lector, cómo anda? Quédese tranquilo, lector, es una pregunta retórica que no implica ningún compromiso o, en todo caso, no más que el que usted quiera contraer con nosotros, su suplemento de humor, que todos los sábados lo visita, llueve, truene o relampaguee, sin pedirle nada a cambio (bueno, sí, que compre el diario).

En serio, lector, no es nuestra intención preguntarle qué opina usted de nuestra relación, nosotros qué somos, si el origen de la vida es extraterrestre, si hay que democratizar o no la Justicia.

Ni siquiera si no le pareció que en estos días algunas noticias se habían mudado, sin explicarnos por qué, de la página de chimentos, a la de política, o peor aún, a la tapa de los diarios, las revistas y los noticieros. Ellos/as sabrán por qué lo hacen.

Por nuestra parte, ya que nos lo pregunta, o ya que no nos lo pregunta, todo bien. Bueno, es una forma de decir, usted ya lo sabe. No es que todo esté bien, pero si podemos seguir disfrutando del humor que tanto nos gusta, entonces, algo anda bien.

Porque siempre es así la cosa, lector, hay cosas que andan muy bien, y otras, mal. Y las que para unos andan bien, para otros andan terriblemente mal, y viceversa. Y reviceversa, y recontraviceversa.

Por ejemplo, para usted es malo que aumente el boleto de colectivo, y para los empresarios de transporte, capaz que también. Pero si aumenta, para alguien debe estar bien que aumente. Capaz que para los taxistas. Alguno puede pensar que si el colectivo se pone caro, la gente va a preferir viajar en taxi.

Pero si más gente viaja en taxi, capaz que aumenta el taxi. Los taxistas podrían estar contentos, pero como la gente no tiene más plata, al final tienen menos trabajo.

Y algún peatón puede pensar: “¡Más espacio en la calle para mí!”. Y capaz que se ponen contentos los fabricantes de bicicletas, o de monopatines. Y los que fabrican cascos. Y los vendedores ambulantes de churros, porque si hay más gente caminando, aumentan sus clientes. Y los fabricantes de medicamentos digestivos, porque si se venden más churros, capaz que aumentan los trastornos digestivos.

¿¡Quién le dice que mañana mismo los vendedores de churros ambulantes no se unan a los laboratorios que fabrican medicamentos digestivos, y hagan una manifestación juntos para pedir que aumenten ya mismo la tarifa de los taxis!?

Cualquier noticia es buena para algunos, y mala para otros. Por ejemplo, hoy es 20 de abril. En 1889, nació Hitler. Si estuviera vivo, hoy cumpliría 124 años. Si estuviera vivo, cientos de millones de personas quizá no lo estaríamos.

También hoy es conmemorado el Día de la Marihuana. Difícilmente a uno se le ocurran dos imágenes tan opuestas como la de Hitler y la de la marihuana. Sin embargo, es el mismo día.

Y siempre fue así. Fíjese. En el año 121 nace el emperador romano Marco Aurelio, y en el 571 nace Mahoma. Y en 1998 Bill Gates presentó Windows 98. ¡¿Qué tiene que ver una cosa con la otra?! Para nosotros, nada, pero en cualquier momento aparece alguien que encuentra “la conexión 20 de abril”. Y nos puede desarrollar una interesante teoría conspirativa. O paranoica. O astrológica. O esotérica. O socioeconómica. O, póngale el nombre de la disciplina que usted prefiera, lector, que va a ver que algo consigue.

Y quizá por eso el inicio de esta columna preguntándole cómo anda. Porque vivimos tiempos que a veces se ponen un poco confusos. Y a veces, muy.

Porque puede ser que mañana haya una movilización para impedir que la Justicia prohíba la venta ambulante de churros. Y quizá tal venta no esté prohibida. Pero, si no aumenta el colectivo y la gente los sigue tomando, y camina menos, los vendedores pueden sentir que se están vulnerando sus derechos.

Y habrá un canal que nos muestre a los churreros reclamando. Y otro que nos presente un documental sobre cómo la ingestión de churros puede provocar diversos males. Y otros, explicando que esos males no son inherentes al churro, sino a la calidad de los productos que se usen en su fabricación, y al estado metabólico previo de las personas que los consumen. Y otro reclamando “la igualdad ante los churros”. Y otro pidiendo “churros para todos y todas”, y otros diciendo que no discriminen a la medialuna.

Y mientras tanto, pasan cosas que quizá sean más importantes. O no, depende para quién.

Y en vez de churros, podríamos hablar de remeras de algodón. O de bicicletas. O de la Justicia. De hecho, esta semana quisimos hablar un poco de la Justicia. De cómo anda. De si podría andar de otra manera. De si eso sería bueno para algunos. O para otros.

Y si logramos que usted se ría, entonces ¡se hizo Justicia!

Hasta la semana que viene.

Satira12 actualiza todos los Sábados a las 18 hs.

anterior  siguiente
Sábado, 20 de abril de 2013
Tapa satira

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.