satira

Y mañana serán votos

Por Rudy

¿Cómo le va, lector? ¿Cómo está usted? ¿Qué tal este sábado a la mañana? ¿No es un momento ideal para regalarse un delicioso desayuno, y unas risas? Mire: las risas no engordan, estimulan, sientan bien, mejoran el aliento bucal, evitan el tránsito lento, seducen; su efecto no termina a las 18 hs., actúan más a fondo cuando más se necesitan, realzan la natural belleza de su cabello, evitan las arrugas, mantienen la dentadura en su lugar, son un buen sistema anticonceptivo (si se usan adecuadamente), o conceptivo (lo mismo), y por sobre todas las cosas, como diría mi abuela, “no le va a hacer mal”.

La risa, lector –insistimos– no le va a hacer mal. ¿Y por qué insistimos con esta afirmación (en verdad negación) en este sábado particular de agosto invernal (como todos los agostos en el Hemisferio Sur)? ¡Porque lo conocemos, lector!, ¡porque ya van casi 28 años consecutivos de SátiraI12, más de 1400 suplementos de 4 páginas cada uno, ¡¡o sea, hace como 5600 páginas que lo conocemos, lector!!

Y por eso sabemos que usted está inquieto. Que este sábado no es “este sábado” sino “el ayer de este domingo”, la víspera de ese día en el que usted, como todos los argentinos y argentinas, argentineiyers (mayores de 16, si gustan), argentinazos, argentos y argentas y argentes, todos ellos, todos ustedes, todos nosotros, vamos a emitir... ¡sí, vamos a emitir nuestro voto!

Vamos a “empezar a elegir” al hombre o la mujer que regirá... no, regir no, que esto no es una monarquía..., bueno, que presidirá nuestros destinos durante los próximos 4 años, o quizás 8, vaya uno a saber.

Bueno, es cierto, estamos exagerando, un presidente tiene poder, pero no es para tanto, tampoco. No puede, por ejemplo, decidir que comamos milanesa a la napolitana el próximo lunes a la noche. Tampoco está en su poder determinar que nuestra suegra finalmente nos valore, y decida regalarnos un viaje al Caribe con todo pago para dos personas (y que además nosotros elijamos a la otra persona que nos acompañara en dicho viaje).

No, un presidente no decide esas cosas.

Y si lo pensamos un poco, está muy bien que no lo haga, ya que esas milanesas, o ese viaje, puede ser algo muy importante para usted, o para mí, pero para los destinos nacionales, para la sociedad en su conjunto, no tienen relevancia.

Y los mandatarios, aunque los elija usted, aunque los elija yo, son para todos.

Quiero decir: supongamos que usted vota mañana en las PASO y su precandidato es electo candidato. ¡Bien por él, bien por usted! Vamos más allá: resulta que en octubre su candidato gana las elecciones. ¡Maravilloso, ha cumplido usted el sueño del mandatario propio!

Sí, bueno, pero no se lo tome monopólicamente, porque se va a sentir muy frustrado, luego.

Sí, usted va a tener el troquel que garantiza su voto, pero eso no le da derecho a ir después hasta la Casa Rosada, y decirle al granadero de puerta:

n “Llamalo al Presidente, decile que deje de hacer lo que sea que esté haciendo, que acá está Juan Pérez, el que lo votó, que viene a traerle las órdenes correspondientes a la semana”, o

n Mire, granadero, disculpe que lo moleste, pero yo vengo a verlo al Presidente. No, no tengo cita previa, pero no hace falta, porque yo soy el tipo que lo votó, él ahora es “mi” presidente, y ¿dónde se ha visto que el dueño de algo tenga que pedir hora?, o

n A ver si se mete en la Casa y le dice a al mandatario que no me gusta mucho cómo está gobernando, que yo no lo voté para eso, y que él es presidente gracias a mi voto, así que mejor me da bolilla y hace lo que le digo, porque si no me voy al shopping y elijo otro presidente que me quede mejor y listo, o

n Decile al presi que ayer con los muchachos en el bar de Pedrito estuvimos debatiendo acaloradamente, y decidimos que la pizza grande de muzzarella debe tener once porciones, y no ocho como viene hasta ahora. Que sería muy bueno para el país, un índice de crecimiento. Y sobre todo de inclusión social, por lo cual lo instamos a que lo decrete ya mismo. Por favor que no se olvide de decir que las porciones de ninguna manera deben disminuir su tamaño, ni la cantidad de tomate y aceitunas que lleve cada una, ya que en ese caso estaría traicionando los ideales de aquellos que lo llevamos al cargo que ahora ostenta, ¿se entendió?,

Los presidentes no hacen milagros, no pueden sancionar un “Fondo de Reparación Xeneise”, dado que River salió campeón de la Libertadores (felicitaciones, primos), y la mitad más uno quedaría “excluida” del festejo. Tampoco pueden decretar una “Resignación Universal por Hijo” que obligue a los progenitores a aceptar calladamente cada vez que su adolescente vástago postergue alguna cuestión, o le responda, simplemente, “Obvio” o “después” ante cualquier requisitoria.

Los presidentes gobiernan, pero no son magos. No pueden volver buenos a los Fondos Buitre. Ni pagarles con tapitas de gaseosa (o con las viejas chapitas de otros tiempos) y que le vayan a cantar a Griesa.

Hacen lo que pueden, lo que mejor les sale, lo que les dejan/mos hacer, Y nosotros, también.

Mañana, estimado lector, vamos a elegir candidatos. Y hoy hay veda electoral. O sea que usted puede estar extrañando los spots, afiches carteles, denuncias, caminatas, alpargatas y empanadas que engalanaron estos últimos días.

O simplemente relajado, descansando de tanta cosa política, diciendo... ¡por fin, mañana voto y a otra cosa. O puede estar debatiendo con sus padres, sus hijos, sus amigos, sus ex, su futura/o y su actual, ¡todos juntos que es más lindo! por quién votar, a quién favorecer, a quién perjudicar.

Nosotros, lector, como siempre, lo acompañamos, con lo que nos gusta, lo que nos sale, como manera de estar con usted desde entonces, ¡los chistes, el humor!

Hasta la semana que viene.

Satira12 actualiza todos los Sábados a las 18 hs.

anterior  siguiente
Sábado, 8 de agosto de 2015
Tapa satira

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.