soy

Viernes, 20 de noviembre de 2009

Orgullo y diversidad

 Por Encuentros por la Diversidad Córdoba

A pesar de todos los pronósticos climáticos, la sequía generalizada y la termostática política, este sábado pasado nuestra Córdoba de las campanas amaneció con un arco iris radiante. Es así que la Marcha del Orgullo y la Diversidad se realizó con una convocatoria multitudinaria que contó con la presencia de miles de personas por el centro de la ciudad. Entre batucadas, fiesta, color, glamour, purpurina y plumas se marchó desde el Parque Las Heras hasta la plaza de la Intendencia, con más de cuatro cuadras de extensión.

El acento local fue puesto en la diversidad sexual y de géneros, ampliando la convocatoria a lo que es una temática exclusivamente gay. Se celebró la diversidad concreta y el orgullo particular de personas de carne y hueso: personas de distintas orientaciones sexuales e identidades de género como transgéneros, travestis, transexuales, gays, lesbianas, bisexuales, héteros y queers se dieron cita en lo que fue una fiesta cultural y colorida y por igual un acontecimiento político y social. Junto a la proclama general “Iguales derechos e iguales oportunidades para todxs” estaba la de la aprobación de la ley de identidad de género integral, la anulación de los códigos de faltas y contravencionales, el derecho al matrimonio civil y la adopción de hijxs; y también los derechos humanos de personas trans (como el derecho al nombre y al acceso al sistema público de educación y salud).

En sintonía con delegados y organizaciones de todo el país se repudió la actitud comercial del empresariado rosa (al menos un sector de éste). La diversidad sexogenérica son identidades, cuerpos y deseos (seres humanos con derechos), no así mercancías y productos exóticos con los cuales negociar sus ganancias. Distintas actitudes fóbicas, muy poco festivas y plurales como la “fiesta Glow” lo indican, discriminaciones y violencias de sus patovicas durante la marcha misma, entre otros actos violentos, llevaron a repudiarlos. Es así que desde el Encuentro por la Diversidad Córdoba (colectivo a cargo de la organización de la marcha) se rechazó la falta de acuerdo y sus violencias con este sector del empresariado, la ghettización de espacios amistosos con la comunidad Lgtbi (como si la diversidad se acabara en los boliches). Lo que no significa alentar el abandono, la entrada y la desvinculación con boliches, pubs y lugares de encuentro.

Más allá del show mediático, periodístico y estético, la marcha fue la culminación de la semana de la diversidad y el orgullo. Hubo un ciclo de cine y actividades culturales (la oveja multicolor), jornadas sobre diversidad y represión policial (por la anulación del código de faltas), un taller DragQueen (Bruno Viera y Juan Burgos), un taller sobre seguridad Lgtbi y otro sobre intersexualidad (a cargo de Mulabi: Mauro Cabral y Natasha Jiménez); una charla sobre política pública para la diversidad (Partido Socialista), y el festival por la diversidad de cierre en la plaza de la Intendencia.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.