soy

Viernes, 6 de enero de 2012

SOY POSITIVO

Querido Baltasar

 Por Pablo Pérez

La agencia donde Ricardo había conseguido el trabajo de Papá Noel era una ratonera. Cristian entró desconfiado, pero su ánimo se recuperó enseguida cuando vio el sobre con el pago que le entregaba a su ex; según pudo calcular, eran más de 5 mil pesos. De pronto le pareció estar en el paraíso. Mientras la jefa les explicaba cómo debían desempeñarse en el rol de Reyes Magos, Cristian soñaba despierto, esa plata le venía muy bien hasta que lo indemnizaran o consiguiera otro trabajo. Pero sobre todo tenía la esperanza de reconciliarse con su ex, de quien se había separado de muy mala manera cuando éste le contó que era portador de VIH. Ahora estaban en la misma situación: serían Melchor y Gaspar seropositivos. Volvió en sí cuando la mujer les explicaba que todavía no habían encontrado un Baltasar adecuado, querían que esta vez fuera un negro de verdad, porque los niños estaban cada vez más avispados y desconfiaban de los que se maquillaban de negro o usaban barbas postizas. Se alegró de que los dos fueran barbudos y se contuvo para no saltar de felicidad cuando escuchó que por cada jornada de trabajo de 12 horas diarias les pagarían 325 por barba. Además era una agencia de actores, así que si se desempeñaban bien podrían conseguir trabajo en alguna comedia musical, y así concretaría el gran sueño de su vida. Cuando salieron de la agencia, en la calle, Ricardo le pasó el brazo sobre el hombro; fue entonces que Cristian se dio cuenta de cuánto lo había extrañado. Quedaron en encontrarse a desayunar el día siguiente antes de pasara buscar los trajes de Reyes Magos.

Como preparación para su rol, Cristian se metió en un cibercafé a buscar videos. Navegando llegó a la página parabebés.com. En un primer paso debía escoger a su rey mago preferido; eligió a Baltasar para ver si era negro de verdad. En el segundo debía decir cómo se había portado, las opciones eran “muy bien”, “bien” y “no muy bien”. Eligió la tercera. Cuando le tocó escribir la carta, se dejó llevar y escuchó sus deseos más íntimos: “Querido Baltasar, a pesar de que no me porté bien, quería pedirte para este Día de Reyes una vacuna que termine con el VIH. También te pido trabajo y poder alquilar un departamento lindo y céntrico donde vivir felices con Ricardo. Les dejaré para los camellos agua y hierba de la buena”. Enseguida llegó en video la respuesta de Baltasar, un oso negro y barbudo real, que con voz seductora lo reprendía: “¿Qué me dices? ¿Que te has portado mal? ¿Cómo puede ser eso? Debes intentar ser más bueno, estudiar más, eso. Bueno, vamos a ver tu carta. Mmmm... ¡me pides muchas cosas! Bueno, de ti depende, de aquí al Día de Reyes, he de notar que has sido más bueno. Si veo que has sido más bueno, tantos más regalos te voy a traer. ¿Vale? Venga, el día cinco me saludas en la cabalgata y te guiñaré un ojo”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.