soy

Viernes, 20 de julio de 2012

A LA VISTA

Festejamos dos años de la Ley de Matrimonio Igualitario

Fueron inscriptas las dos primeras niñas con dos mamás nacidas antes del matrimonio igualitario. Mónica Rolón y Vanessa Salías pudieron reconocer a sus mellizas Victoria y Ambar. La medida fue posible luego de que la presidenta de la Nación firmara el Decreto de Necesidad y Urgencia que iguala los derechos de las niñas y niños de parejas de mujeres nacidos antes de la sanción de la ley.

 Por Mónica Rolón

Nuestras nenas tienen dos años. Las gordas nacieron seis días después de que salió la ley, entonces no sabíamos cómo las iban a anotar. Nos hicimos ilusiones, con la ley pensamos que iba a estar todo bien, que las íbamos a poder anotar sin problemas como hijas de las dos, pero nos cerraron la puerta en la cara. Cuando yo fui a averiguar, las nenas tenían veinte días, me acuerdo de que hacía muchísimo frío, como hoy. Y ahí en el Registro Civil no tenían ni idea de qué hacer, tenían la misma información que yo, o hasta menos. Los empleados llamaron a La Plata y les dijeron que no. La excusa que nos dijeron era que algún día podía llegar a reclamarlas el padre. Yo traté de explicarles que padre no había, porque habían nacido por fecundación in vitro con espermatozoides comprados que son anónimos. Los óvulos eran de Vanessa y yo las gesté. Igual me dijeron que no.

Nos casamos y pensamos que estando casadas sí íbamos a poder anotarlas como hijas de las dos. Iniciamos los trámites de adición de apellido, pero nos terminaron rechazando por la misma razón, que el padre podía reclamarlas, que no eran hijas naturales de Vanessa. Todo esto te cierra un montón de puertas con respecto a la obra social. Había cosas que por estar casadas habíamos podido solucionar como, por ejemplo, juntar nuestros aportes. Pero ellas legalmente seguían siendo sólo hijas mías. Uno nunca sabe, te puede pasar algo, entonces, ¿qué iba a pasar con las nenas? Ese era siempre nuestro fantasma. Es una situación muy injusta y muy desesperante. Y la respuesta siempre era en forma administrativa. Lo que ahora cambió es que uno puede ir tranquilamente al Registro Civil y hacerlo como un trámite simple, como lo hace cualquier pareja que quiere anotar a sus hijos. ¿Cuántos casos hay de hombres que anotan a hijos como propios, los reconocen, cuando en verdad no son sus hijos biológicos? Las madres y los padres lo saben y, sin embargo, se hizo siempre.

Ambar es superinquieta. Es muy dulce y cariñosa. Nos vuelve locas a las dos porque es imparable. Es así desde que estaba en la panza. No me dejaba dormir. Victoria, en cambio, es mucho más tranquila. Tiene un carácter muy observador, es más callada y pensativa. Victoria no es tan cariñosa como Ambar, es más para adentro. Ella tiene el mismo carácter que Vanessa. Se parece físicamente más a mí, pero en la personalidad es igual a ella. Con Ambar es justamente al revés, físicamente se parece a Vanessa, pero en la forma de ser se parece mucho más a mí, también tiene mis gestos, mi forma de mirar. No lo digo yo sola, me lo dicen todos. Son hijas de las dos, vos las ves y no hay dudas. Si bien son muy chiquitas, se dan cuenta de todo. Por ejemplo, ahora están con una niñera, pero saben que a eso de las 14.30 llego yo de trabajar, entonces cuando escuchan la puerta gritan “mamá, mamá”. Y Vane siempre llega a eso de las 18.30, ellas ya saben que si alguien está entrando a esa hora, tiene que ser Vanessa, entonces, también gritan “mamá, mamá”. Eso es hermoso. Y ahora que Vanessa y yo estamos tan felices porque también legalmente son hijas de las dos, creo que también se dan cuenta, lo perciben.

Este reconocimiento es el broche de oro a nuestra historia de amor. Vanessa y yo nos conocimos en 2008. Si te lo ponés a pensar, no hace tanto. Pero fue una historia muy intensa. Fue el 18 de junio de 2008. Fue muy lindo porque en un año y pico de estar juntas ya no nos quedaban dudas sobre nada, sobre que somos la una para la otra. No sé si es porque las dos ya teníamos una edad más o menos madura y entonces te das cuenta fácilmente de que encontraste el verdadero amor o por qué. Al poco tiempo ya estábamos viviendo juntas y a los dos años decidimos tener hijos. Hay gente que tarda mucho en quedar embarazada. En nuestro caso fue rapidísimo. El 18 de agosto de 2009 consultamos con el doctor y el 1º de diciembre del mismo año yo ya estaba embarazada.

Que ahora Victoria y Ambar sean legalmente hijas de las dos es lo que nos faltaba para decir que tenemos una felicidad completa. No hace tanto lo veíamos lejos y obviamente no estuvimos solas en nada de esto, peleamos, pero lo hicimos acompañadas de la gente de Lesmadres y los chicos de 100% Diversidad y Derechos. Vanessa y yo les agradecemos infinitamente y todas las familias que se van a beneficiar con todo esto también; y, claro, también a la Presidenta, que nos escuchó.

Anoche, cuando las nenas se durmieron y Vanessa y yo nos fuimos a acostar, pensamos que ahora sí estábamos en paz. Ahora nuestras hijas tienen los mismos derechos que cualquier niño. Y ahora nosotras sabemos que, pase lo que pase, van a quedarse con alguna de sus madres o con sus familias, que ahora también incluye legalmente a los abuelos de parte de Vanessa.

Las familias pueden inscribirse en el Registro Nacional de Familias LGTB con hijos e hijas, ingresando a: www.reconocimientoigualitario.blogspot.com.ar

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.