soy

Viernes, 21 de septiembre de 2012

LUX VA A LA TUMBA DE LOS MANICURAS, EGIPTO

Gays pioneros

Por fin alguien más prehistóricx que yo! Enrostrarles esta prueba es lo único que me gratifica de mi viaje relámpago a Egipto, donde aterricé la semana pasada enviadx para hurgar en tumbas ajenas, y les advierto que por más fama que tenga de que levanto hasta la de un muerto, con las momias no me llevo. Dejo arriba la imagen de lo que se supone es la más pionera iconografía queer de la humanidad y que la disfruten, no me extiendo en palabras por aquello de que una ídem vale más que mil de las otras ídem. Sobre todo porque quedé agotadísimx de subir y bajar pirámides hasta que di con estos dos señores que están a punto de darse un piquito. Sí, parece que el amor que no osaba decir su nombre estaba dibujado ya en años de Tután-ka-món. ¿Están contentos ahora? Lo de ir a tratar de sumar años de antigüedad a la vida no heterosexual no sé si se ha hecho costumbre en la comunidad lgbttiq en función de conseguir alguna jubilación en la ardua tarea de ser diversx o para encontrar justificativos, lo cierto es que la idea de mandarme a la otra punta del mapa no fue mía sino de Yoli, que como acá ya no saben a qué antro de la disidencia mandarme, ella se puso a opinar. ¡Ella! que hasta hace poco era bien conocida por antropófaga y que ahora, gracias a que las cosas cambiaron para bien y en la facu empezaron a llamarla por su nombre verdadero, se recibió en un periquete de antropóloga... ¡Que Lux vaya a Egipto!, mandó. Sí, que viva en carne propia cómo se han endurecido las leyes homófobicas en los últimos años y que escriba una crónica, dijo otra ideólogx, de lo más brillante que tenemos. Por suerte la tarea de Yoli consistía en relacionarme con los muertos y no con los vivos.

La tumba en cuestión está situada muy cerca de la pirámide escalonada de Zóser, que es la principal atracción turística de Saqara, necrópolis de Menfis, la antigua capital de Egipto. La tumba, con sus correspondientes ilustraciones, fue descubierta en 1964 por el arqueólogo egipcio Ahmed Musa. Estos dos señores, que supieron hacer de las suyas a juzgar por las ilustraciones que acompañan la tumba donde están enterrados juntos, vivieron allá por el 2500, años más, años menos, pero todos antes de Cristo. Desde entonces, aunque los guías turísticos se empeñen en discutirlo y los arqueólogos en tomarlo con pinzas, esta tumba se considera el ejemplar más antiguo de la iconografía gay en este mundo. El hecho de que se los pueda ver en escenas cotidianas como sólo se ilustra a las parejas de hombres y mujeres no es nada comparado con el dato de que las dos locas eran nada menos que dos manicuras del reino, cartón lleno. Nyankh Khnom y Khom Hotep, así se llamaban los encargados de la manicura del faraón Nyuserra (2500-2350 a.C.). Estaba escribiendo lo que ustedes leen aquí cuando un guía turístico me agarró de las mechas y me advirtió que no fuera tan burrx, que es muy posible que estos señores fueran hermanos y que además los hombres egipcios solemos saludarnos dando besos en la boca. Dicho y hecho, me encajó un lengüetazo tan profundo que estoy dispuestx, si me lo pide así, a poner en duda la homosexualidad de los señores de la foto y de quien sea.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.