soy

Viernes, 28 de septiembre de 2012

DOCUMENTOS

Presente con aviso

Un instituto de Bahía Blanca. Un profesor que se transforma en profesora. El impacto en sus alumnos, en el resto de los docentes y en la misma protagonista, María Eva Rossi, aparece registrado en el corto documental Transformadora.

 Por Paula Jimenez Españas

Para la familia, la institución, la sociedad bahiense, todo resultó muy rápido. De pronto, con más de cuarenta años, había nacido la profesora y ciudadana trans María Eva Rossi y las personas que estaban cerca de ella debían hacer su proceso personal para asimilarlo. Un proceso que, según Facundo Guerra, uno de sus compañeros de trabajo del Instituto Avanza, les reveló también zonas desconocidas de sus propias historias. Pero esto llevó un tiempo –seguramente sigue llevándolo– y las primeras reacciones dentro del instituto tuvieron más que ver con el alboroto, la ajenidad y la incomodidad que con la identificación. En aquel momento, Patricia, su hermana, también docente del Instituto Superior de Pedagogía Julio César Avanza, no supo qué hacer. Renunciar a su puesto, pensó, sería lo más parecido a una solución. Cada vez que ella estaba por entrar a la sala de profesores escuchaba las bromas, las risas que enmudecían ante su presencia. “Y yo sentía vergüenza de mi propia vergüenza”, confesó honesta, con lágrimas en los ojos, a la cámara de Silvia Pascual, realizadora junto con Viviana Becker y la misma María Eva del corto documental Transformadora. Pero cuando llegó el día y estuvo a un tris de pedir el pase, lo que la mayor de las Rossi le terminó informando a la rectora fue que había decidido no dejar sola a su hermana por una razón de hierro: amor.

El Julio César Avanza es un instituto superior de pedagogía donde, como su nombre lo indica, se enseña a enseñar. Y la visibilidad es, probablemente, la forma más didáctica de toda transmisión. Cuando las personas trans, cuyo proceso interior queda absolutamente a la vista de lxs otrxs, se van de su ciudad o su pueblo para evitar el maltrato –que proviniendo de las propias raíces duele el doble– el efecto rebote que se produce es la exclusión de la diferencia, negación de una diversidad de la que nada se puede aprender si se la trata como si no existiera. La historia de María Eva Rossi es todo lo contrario, porque ella no se fue de Bahía Blanca para vivir su identidad, sino que volvió allí para recuperarla. Todo empezó cuando Leonardo, licenciado en Psicología, regresó de Nueva York, donde vivió muchos años. Fue entonces, cuenta María Eva, que hizo, como diría Freud, consciente lo inconsciente y supo que quería ser mujer, o mejor dicho que ya lo era desde su infancia. Al tiempo de comenzar a trabajar como docente en el Avanza decidió concretar su transición. En el corto documental Transformadora se reúnen los testimonios de compañerxs de trabajo y alumnxs que hablan sobre cómo experimentaron la transformación de María Eva, algo que para ellos arrancó el día en que se presentó en la institución con su nueva identidad. “Al principio me sorprendí, pero con el transcurso de los días ya no, fui dándome cuenta de que era la misma persona”, dice uno de sus alumnos. Y cuenta la propia María Eva que una ex alumna le explicó que lo que había percibido como diferente entre aquel profesor varón que daba clases sentado y esta nueva profesora –a quien la cámara toma de pie, radiante, delante de un pizarrón– fue la vitalidad conquistada, como si una gran carga de tristeza y postergación se hubieran dado vuelta.

Transformadora, con la dirección de Viviana Becker y música del gran Gabo Ferro, ya fue presentada en La Plata y en Bahía Blanca –a sala llena– y se volverá a proyectar en la Alianza Francesa de esa ciudad hoy, 28 de septiembre.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.