soy

Viernes, 30 de agosto de 2013

TEATRO > LESBIANAS A LA VISTA

Decorar la torta

 Por Magdalena De Santo

Perfecto. Tengo que ir al Teatro Sarmiento, al lindo Teatro Sarmiento, donde a veces se escuchan los loritos cantar detrás del escenario. Para mi sorpresa, el Complejo Teatral de Buenos Aires en su paulatino pero ineludible vaciamiento privatista, me escatima el programa, que es una fotocopia blanco y negro con los eslóganes de telefonía móvil, universidad privada, etcétera. Había visto el gran estreno de Cineastas en Bruselas, en fotos, por supuesto. La escenografía de Mariana Tirante me conmueve, las luces de Le Roux también. Empieza la obra. El relato de la vida de Gabriel, el cineasta moribundo en secreto. Sigue la obra con la vida de Mariela, una cuarentona documentalista de musicales rusos. Otra más, la directora y guionista lesbiana, Nadia, hija de padre desaparecido. Por último, Lucas, empleado de McDonald’s, cineasta lumpen independiente. Doble caja. En las alturas se tejen las películas que los artistas están creando; al nivel del piso, sus biografías en un juego cíclico y simultáneo.

La obra está buenísima. El tema: la inseparabilidad de las esferas ficción/realidad, o mejor dicho, las ficciones que vivimos cotidianamente. Los procedimientos ya son marca registrada del autor: mixtura de lenguajes (narrativo, teatral y cinematográfico), despersonalización de personajes secundarios, utilero en escena, relato amplificado con micrófono, dramaturgia textual de lo sobredicho. No se contrabandea como en el teatro más clásico y representacional, por el contrario, se imprime sobre lo que una ve. A su vez, el meta-tema parece ser los padecimientos varios, caminos oblicuos que se transitan al crear una obra. Como sea, la singularidad de cada historia es el gancho para espectar profundidades que se habilitan sólo a través de lo superfluo.

¿Lesbianismo pour la galerie? La particularidad de la vida de Nadia se inaugura con los golpes a una bolsa de boxeo azul. Está en pareja con la iluminadora de su película. Pero su lesbianismo emerge como un detalle de color que no sedimenta, ni modifica la trama. Las otras especificidades narrativas sí, cada excusa hace al tejido narrativo. Ante todo, las vinculaciones heterosexuales vertebran progresivamente la vida de los personajes. ¿Será que el lesbianismo está allí como adorno periférico, como atractivo snob? O quizá, simplemente, hemos llegamos al punto en que se ha normalizado hasta que pasa inadvertidamente como un florero.

Cineastas. Jueves, viernes y sábados a las 21, domingos a las 20, Teatro Sarmiento, Av. Sarmiento 2715.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.