soy

Viernes, 19 de septiembre de 2008

X 4

Brandon Cinemanía

Cuatro películas obligatorias para ver, de esas que nunca se estrenan comercialmente, pero que marcan el pulso queer
de los festivales internacionales. Se proyectan en el Cosmos (Av. Corrientes 2046) en el marco de la 3a edición del Cine Queer de Bs. As. que empieza este jueves.

 Por Diego Trerotola

Glue
Alexis Dos Santos

Domingo 28 a las 22.

Autodefinida como la “historia de un adolescente en el medio de la nada”, esa nada en realidad es la Patagonia, paisaje inhóspito donde se instala una mirada amplia sobre esa edad de mutación hormonal. Y sobre el deseo pegajoso trata esta película, triángulo de amores esquivos de adolescentes descubriendo las posibilidades del sexo, sin formas predeterminadas y sin caricias dirigidas por premisas morales. Así las cosas, el cuerpo del protagonista Nahuel Pérez Biscayart es un territorio donde se dibuja un mapa de recorridos andróginos, bisexuales o heteroflexibles, según elija el ojo deseoso del observador. Porque la imaginación erótica se estimula gracias a un minucioso registro sensorial de la luz patagónica, con un sol que crea pequeños oasis sensualmente luminosos en medio de la oscura rutina de un pequeño pueblo.

One Night Stand
Emile Jouvet

Sábado 27 a las 24.

Presentada como una porno queer, dirigida por una lesbiana y protagonizada por lesbianas y trans, esta película se plantea salir de la mecánica idea de la performance sexual que asfixia a la producción hardcore. Una propuesta lúdica guía One Night Stand: lxs participantes eligen compañerx sexual y discuten sus fantasías sexuales antes de llevarlas a la práctica frente a una cámara de video. Ningunx de lxs participantes es actor/actriz profesional, y eso aleja a la película del cuerpo arquetípico del cine XXX. Además, el rango de representación del género va de la butch a la femme, del cuerpo andrógino al trans, siempre en plan de electrizar el deseo hasta convertir cada una de las imágenes en una performance sexual soñada por una afiebrada mente diversa.

She´s a Boy I Knew
Gwen Haworth

Lunes 29 a las 22.

Documental en primera persona con la particularidad de ser uno de los primeros largos en ser dirigido, escrito, editado y producido por una transexual: un triunfo de la independencia más radical para retratar con libertad las ideas sobre la propia identidad. She’s a Boy I Knew traza la vida de la cineasta Gwen Haworth desde su infancia hasta la juventud, cuando decidió operarse para una reasignación sexual. La directora logra captar tanto la complejidad como la sencillez del proceso, en un gesto de autoexposición más desmitificadora que exhibicionista. Una visión bien dinámica sobre el género rige el documental, ilustrada perfectamente por creativas secuencias animadas, con una descripción frontal de la infancia de una persona trans a través de imágenes de películas caseras y testimonios espontáneos de familiares y amigos.

We´re Dad
Michel Horvart

Martes 30 a las 20.

Testimoniar el compromiso y el dolor, exponer tanto la segura felicidad de la rutina diaria como la incertidumbre del futuro, esos son los pequeños y grandes objetivos de este documental sobre una pareja gay y cinco niños en la lucha por sobrevivir y ser reconocidos como una familia homoparental. En Florida, Rodger y Steven crían a un grupo de cinco niños que les fueron dados en custodia a raíz de que nacieron seropositivos. A pesar de haber criado a uno de ellos durante quince años, el estado de Florida les niega la adopción por ser una pareja gay. La custodia sólo durará hasta que consigan padres y madres heterosexuales. La realidad de este documental retrata tanto la estupidez legal y sus parámetros heteronormativos como el heroísmo de una familia que subsiste a pesar de que la sociedad le niega cualquier derecho.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.