soy

Viernes, 29 de agosto de 2014

HISTORIETA

Deseo atómico

Minas, el fanzine de Cons Oroza, ofrece una representación estética del amor y del sexo entre mujeres

 Por Diego Trerotola

“Dibujo chicas que aman otras chicas para mantener la sanidad mental en un sistema estropeado... El sistema que pide a gritos que te mutiles, que cambies, que te depiles, que te trata de desperdicio cuando no estás con alguien del género opuesto. Precisamente, el sistema que te dice que los géneros son opuestos, y no hermanos”, es el fragmento del breve texto inicial de Minas, fanzine que Cons Oroza dibujó con maestría para participar del último Crack Bang Boom, evento multitudinario de historietas de Rosario, donde agotó todos los ejemplares. Y sus palabras podrían parecer un manifiesto-guía o una simple declaración de intención, pero son más bien una reflexión más, superpuesta sobre cada línea de Oroza, que no parece estar regida por un principio rector, al menos estable, porque su búsqueda estética y sensual tiene un sentido dinámico de la experiencia del género y del deseo que busca esquivar un marco predeterminado que asfixie las imágenes, las alucinaciones, las vivencias. “Los primeros dibujos salieron espontáneamente, para mi propio disfrute, sin intención de enmarcarlos en ningún proyecto. Algunas personas que los vieron me hicieron notar que si hay algo que escasea son comics/dibujos sobre erotismo y relaciones entre mujeres. Entonces decidí darme rienda libre y dibujar lo que tenía ganas de dibujar, pero con el objetivo de que salga a la luz, e intentar ayudar, aunque sea un poquito, desde mi lugar, a visibilizar algo que pide a gritos más representación.” En sus 30 páginas –que fraguan retratos, escenas de pareja y una breve historieta final–, Minas es un tablero de cruces entre la libertad del grito del deseo primario de los buenos fanzines aguerridos y una lucidez gráfica que, para una dibujante de 22 años, es más que inusual. Por eso, a vuelta de página, se puede ir de una pin-up Tomboy de trazo grueso a una chica de tapa de pulp de expresionismo sadomaso, pasando por el cálido costumbrismo de un abrazo sensual mientras se huele una taza de café o por el diálogo desubicado en plena performance sexual. En esa multiplicación de cuerpos no hay lugar para totémicos modelos de belleza, ni para la sensualidad petrificada en la pose, porque líneas y formas de Oroza buscan agitar y agigantar las anatomías: del grisado geométrico sobre la piel a la mancha insurrecta, de la rugosidad a la superficie lisa, hasta llegar al trazado prodigioso de estrías en chicas trenzadas para el goce. “Busco la visibilización de la sexualidad queer, sí, pero el fanzine nació en principio de una búsqueda, o más bien una celebración de la propia sexualidad, que es en realidad algo más acotado que lo que el término queer sugiere. Quise mostrar particularmente el erotismo y algunas relaciones entre personas que se identifican como mujeres (lo que sea que signifique ‘ser mujer’ para cada persona), y eso deja afuera a priori la representación de otras sexualidades, así que no podría calzarme el estandarte de la representación queer ni mucho menos. Fue más bien un acto de liberación personal, de alguna manera, y un regalo para mí, porque es el tipo de publicación que me encantaría consumir”, explica la autora de esta publicación autogestionada. La mina sobre el papel hace su trayecto queer, porque ese “ser mujer”, esas chicas que aman otras chicas, también incluye mujeres trans y figuras andróginas, sin ningún límite restrictivo para lo lésbico. Pinta tus deseos y harás tu propio retrato cubista, porque así termina Minas: con un autorretrato de Oroza destrazado, con líneas garabateadas, imprecisas, por donde surgen otras Orozas pequeñas que rondan, opinan, miran asombradas: la dibujante y sus otras-yo, el uno múltiple, el átomo fragmentado, la explosión nuclear del cuerpo deseante. Y devenir otras siempre es un final feliz.

Más dibujos
de Cons Oroza:
consoroza.blogspot.com

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared