soy

Viernes, 25 de abril de 2008

PRIMER AMOR

Primero hay que saber sufrir

 Por Nati Menstrual

Mi primer amor me enseñó lo que era el dolor. Me fagocitó, me disecó. Venía de vivir en España durante tres años y medio y mi tierra natal me regaló de bienvenida los mejores años de sufrimiento. Joven judío de 19 años, heredero de una empresa peletera asesina de crías de zorros, nutrias y martas cibelinas que servían para abrigar pedanterías absurdas. Negador de su homosexualidad, respetuoso de su familia y de la sociedad, se esmeró en enseñarme que el amor era pura mierda. Que el amor desorienta, que jode, que te rodea de pánicos y escalofríos, que te disminuye la inteligencia transformándote en mononeuronal.

Así fue mi primer amor, al que odio y agradezco por enseñarme a defenderme, a conocer los niveles a los que podía llegar mi autoestima crota, a tantear el terreno antes de tener el barro al cuello asfixiándote sin remedio. No es un buen recuerdo. Me volví anoréxica, hipernerviosa, alejada de mis amigos y de todo lo que me hacía bien... Lloraba en la ducha, en el ascensor, en las veredas, cuando salía la luna, cuando me quemaba el sol... un asco el amor. O por lo menos el que me tocó. Era tan grande la pasión y el desenfreno como la autodestrucción y la humillación. Celosa patética, posesiva, descontrolada y deprimida. ¿Quién osa preguntarme por mi primer amor? ¿Quién? Estuve casi un año colgada de eso que me dañaba, me perseguía, no quería estar conmigo pero que yo no esté con nadie más, se metía en los lugares donde iba, me fagocitaba, me miraba con amor y no me tocaba, tenía un miembro ínfimo, pequeño y circuncidado, y yo ahí entendí que el tamaño no tenía nada que ver con el amor, que los besos que me daba eran mejor que una penetración, que el roce de su barba en mi cuello me dejaba sin respiración. Estaba enfermo, de mente y de salud, condenado por una enfermedad que tarde o temprano se lo iba a llevar, no quería condenarse a enamorarse pero no pudo contra eso y lo único que pudo hacer fue destruirme en pedazos.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.