soy

Viernes, 10 de junio de 2016

JAJAJA

Como la mona

Descubrieron pingüinos gays, descubrieron hasta langostinos amanerados, perros morfones, y canarios en pareja monogámica que refrendan que la homosexualidad está también en la naturaleza. Los que obedecen a lo que dice esta madre, se quedaron tranquilos con el dato. Descubrieron que Shakespeare y Miguel Angel, que Sócrates y también el papa Benedicto han sido tan gays como los pingüinos. Estos ilustres señores avalan con sus nombres y trayectoria las costumbres que hasta hace poco estaban fuera de la ley en todas partes. Pero de lesbianas, ni las moscas. ¿Es posible que la famosa invisibilidad también se sufra en el mundo animal?

Bueno, chicas, se terminó. Sépanlo. En África, concretamente en Ruanda, acaban de descubrir, fotografiar y filmar a las primeras gorilas lesbianas. Y bueno, ya hemos dicho que una sexualidad disidente no te hace de izquierda ni buena persona ni más o menos mona. No deja de ser una buena noticia para las familias y amigos que todavía no terminan de hacerse a la idea de que las lesbianas estamos en todas partes y desde aquí damos la bienvenida a estas chicas que desde que las han descubierto han comenzado a sufrir las típicas observaciones desviadas de los expertos que luego de verlas lamer, gritar, gozar y gemir como locas han concluido: “Ha sido comprobado que dos hembras que se suben una sobre la otra, se frotan las barrigas y sus genitales, se están dando placer una a la otra”.

Y no solo eso, ya empezaron las teorías. Para explicar este “fenómeno” los científicos tienen la hipótesis de que “este comportamiento se debe a que antes han sido rechazadas por los machos. Otros dicen que las gorilas tienen sexo entre ellas para atraer a los machos.” Cualquier parecido con el mundo humano es plena coincidencia. Y hay más: “Cada tanto algunos machos proceden a interrumpir el acto agresivamente porque lo encuentran desconcertante. Los investigadores observaron que las gorilas buscan intimidad y que dichas copulaciones se llevan a cabo en lugares aislados con vegetación densa probablemente para evitar una respuesta de desaprobación por parte de los machos por estar dándoles la espalda.” ¿Algo de todo esto les suena familiar?

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.