turismo

Domingo, 14 de diciembre de 2008

CHUBUT > TEMPORADA DE PESCA

¡Hay pique!

La pesca deportiva en la Patagonia se afianza año a año y cada vez son más los adeptos a la pesca con mosca (“fly fishing” en inglés), una modalidad ideal para lagos y ríos. A continuación un recorrido, de Sur a Norte, por los principales pesqueros del oeste chubutense.

 Por Mariana Lafont

La zona cercana al pueblo de Río Pico es un paraíso para aquellos pescadores que buscan rincones aislados y bucólicos de la Patagonia. Al estar alejado de los circuitos turísticos tradicionales, esta parte de Chubut alberga lagos, ríos y arroyos solitarios que atraviesan bosques de lenga y ñire. Uno de los lugares preferidos es la confluencia de los ríos Pampa, Pico y Nilson. La cuenca del río Pico es una zona plagada de lagos y lagunas con una prolífica pesca de salmónidos en excelente estado (Arcoiris, Marrones y Fontinalis de todos los tamaños) y, en esta época se ve en algunos lugares Salmón del Pacífico.

Los cinco lagos de Río Pico merecen un capítulo aparte. Con tiempo y un buen vehículo se pueden recorrer del 1 al 5. El Lago 1 está a 12 km del pueblo y es un lugar tranquilo con costas rocosas. El Lago 2 está a 40 km de Río Pico y sólo se puede acceder a caballo o en 4x4. Para llegar al 3, el más pequeño y menos profundo de los cinco lagos, hay que recorrer 9 km desde el 1. Es uno de los mejores espejos de agua de la zona por sus hermosas playas y los ejemplares de Marrones y Arcoiris. El Lago 4 está en plena cordillera, a 22 km del pueblo. Por último, el Lago 5 es el más alejado (a 33 km) y de difícil acceso. Con vehículo apropiado vale la pena la aventura ya que del otro lado se atraviesa un camino tupido de lengas y ñires, casi en estado virgen y con un lago plagado de Marrones y Arcoiris de gran porte (en general de 3 a 5 kg, pero se han llegado a sacar de hasta 10 kg). Cinco lagos, cinco opciones.

LAGO VINTTER Y CORCOVADO Tan sólo 95 kilómetros al sur de Esquel se encuentra la villa de Corcovado. Basta pasar su particular arco de entrada para sentir que se ha llegado al Lejano Oeste. Esta pequeña localidad fue fundada en 1895 y sus primeros habitantes fueron colonos provenientes del Valle 16 de Octubre (actual Esquel-Trevelin). Su historia está íntimamente ligada a los rifleros del Coronel Jorge Fontana, una compañía de 29 voluntarios (mayoría galeses), equipada por el primer gobernador del Territorio Nacional del Chubut que exploró la provincia con el fin de encontrar nuevos lugares para poblar.

El río Corcovado o Carrenleufú, que, en mapuche, significa “río correntoso”, le hace honor a su nombre, ya que desde el Puente de Hierro, cerca del pueblo, se pueden ver sus agitadas aguas. Además se trata de una de las cuencas más ricas en piezas de gran tamaño, incluyendo el Salmón del Pacífico. Cada especie tiene lo suyo: la Arco Iris es incansable a la hora de luchar, la Marrón es muy firme en el pique y la Fontinalis es fuerte a más no poder. Sin embargo, la impresionante pelea que ofrece un Salmón del Pacífico de 8 ó 10 kilos deja sin habla a más de uno.

La boca del Corcovado es famosa por la calidad y cantidad de Fontinalis que allí hay. La mejor época es a fin de temporada, cuando los peces entran en el río para desovar. Aquí también se cobran grandes Arcoiris a comienzo y fin de temporada, de entre 2 y 5 kilos. Y si hablamos de record, se han registrado los mayores portes en Arco Iris y Fontinalis y los máximos valores sudamericanos, con piezas de Salmón del Pacífico de 17,5 Kg.

El río nace en el lago Vintter, otro coloso, ubicado a 1200 msnm que desemboca en el Océano Pacífico a través del lago Palena, en Chile. El Vintter posee un clima muy variable y susceptible al viento. A la mañana puede estar planchado y ser fácil navegarlo pero en pocas horas puede picarse y la navegación se vuelve imposible. Sin embargo, con o sin viento, su inmensidad es notable y el cordón nevado que lo custodia lo hace aún más imponente.

EN AGUAS DE ESQUEL El bellísimo río Futaleufú –quizás el más extenso de la zona y de ahí su nombre, que significa “río grande”–, está a pocos kilómetros de Esquel. Sus aguas son azules y cristalinas (producto de los deshielos de glaciares), están rodeadas por densos bosques y custodiadas por hermosos picos montañosos como el Cerro La Monja. Como este río tiene la particularidad de tener vegetación en galería, es complicado acceder a los buenos pesqueros por tierra, por lo tanto lo ideal es pescar embarcado.

Los pesqueros de Esquel y alrededores fueron fuertemente castigados por las erupciones del volcán Chaitén en mayo pasado; sin embargo, no presentan complicaciones con respecto a la ceniza. En los lagos está decantada en el fondo y en los ríos prácticamente no hay ya que la misma corriente se llevó un 80% de ésta. Las truchas se ven normales, las Marrones con muy buena pigmentación así como las Arcoiris, que están terminando de desovar. Lo que se ha notado es que hay bastante cantidad de juveniles (en comparación con temporadas anteriores).

EN LOS ALERCES El río Rivadavia se encuentra dentro del idílico Parque Nacional Los Alerces. El parque se creó en 1937 para proteger los bosques de alerces milenarios y la importante cuenca hídrica, que comprende el lago Rivadavia, el lago Verde, el bellísimo río Arrayanes, el río Menéndez, el lago Futalaufquen –que se comunica con el Krugger a través del Estrecho de los Monstruos– y el río Stange, que desagua por medio del río Frey en el embalse Amutui Quimey. Aquí nace el río Futaleufú, que se interna en territorio chileno luego de recorrer aproximadamente 20 kilómetros de suelo argentino. Por último, completan este sistema el lago Menéndez y las lagunas Larga y El Martillo, haciendo de este parque nacional un lugar de excelencia para la pesca, complementado con su exuberante belleza.

Los salmónidos que pueblan las aguas del parque guardan una gran pureza genética. Una de las joyitas de esta cuenca es el río Rivadavia, uno de los más bellos de la Patagonia y que, a lo largo de sus 11 kilómetros, resulta un pesquero mundialmente reconocido por la cantidad y la calidad de las variedades que allí se encuentran: Arcoiris, Fontinalis, Marrones y Salmones Encerrados. Desde la costa o embarcados, la experiencia de pescar en este lugar resulta excepcional. Se puede caminar desde el lago Rivadavia hasta la boca del río homónimo y tener frente a sí un espectáculo impresionante. Una imponente pared montañosa se hunde en las aguas del río y frente a los cerros se alza el bosque, verde y tupido, formando un pasadizo por donde los pescadores se internan en busca de algún premio. El tono del agua y la vegetación se entremezclan generando un maravilloso efecto y desde la orilla se pueden ver, cual pecera, hermosos ejemplares de truchas.

EN TIERRAS DE VIEJOS FORAJIDOS Cholila (que en mapuche significa “Valle Hermoso”) se encuentra 70 kilómetros al sur de El Bolsón. No bien se deja atrás la Comarca del Paralelo 42 uno se adentra en la zona de transición entre la estepa y el bosque andino patagónico. Esta zona fue poblada, a principios de 1900, por inmigrantes de origen europeo y sirio-libanés que trabajaron como pastores debido a las buenas condiciones para la ganadería. Pero Cholila se hizo famosa por ser cuna de historias y leyendas en torno de Butch Cassidy y Sundance Kid. Esto legendarios bandoleros americanos habían asaltado, en 1901, un tren con caudales en el Lejano Oeste y, huyendo de la justicia, llegaron a Cholila, donde permanecieron hasta 1907 haciéndose pasar por prósperos ganaderos.

En el lago Cholila nace una bella y gran cuenca hídrica interconectada entre sí por ríos de color verde, azul y turquesa. Su pureza, claridad y color son, por sí solos, una irresistible tentación. Este lago está poblado por gran cantidad de Arcoiris y Marrones aunque también abundan las Fontinalis y los Salmones Encerrados (una subespecie del Salmón del Atlántico). El tamaño promedio de los peces oscila entre 1 y 1,5 kg pero pueden alcanzar 2,5 kg, e incluso, se pueden encontrar portes de mayor tamaño en salmones (se han cobrado piezas de hasta 4 kilogramos). El principal afluente del lago es el río Tigre, cuya desembocadura, así como la boca del río Carrileufú, resultan excelentes pesqueros. Este río nace en el lago Cholila y luego de un corto recorrido con una pendiente muy suave vierte sus aguas en el lago Rivadavia. Se trata de un curso de medianas dimensiones, muy transparente y con fondo de piedras pequeñas y redondeadas, que resulta perfecto para flotar y pescar. Al ser un típico río de montaña, a lo largo de sus 38 km se encuentran correderas, curvas y grandes pozones, garantizando la máxima diversión.

EN EL PARQUE NACIONAL LAGO PUELO Las aguas azul verdosas –y por momentos turquesas– del lago Puelo están custodiadas por el Cerro Tres Picos de 2650 metros y nieves eternas. Aquí se encuentran truchas Arcoiris (de no más de 2 ó 2,5 kilos), Marrones, Percas (una especie autóctona) y Peladillas (un tipo de pejerrey).

El lago está emplazado en un estrecho y alargado valle de origen glacial con un microclima especial. Al estar a 200 msnm sus aguas son relativamente templadas en comparación con otros lagos y, por esa razón, el pescador no encontrará truchas de gran porte aunque sí cantidad. Algunos puntos clásicos para pescar en este lago son la desembocadura del río Azul –que tiene la ventaja, si no se tiene embarcación, de poder acceder por la costa–, y la del río Turbio, sitio preferido de las truchas Marrones más grandes ya que es una zona de mayor profundidad. Pero el favorito es el límite con Chile (llegando al río Puelo inclusive) por su excelente rendimiento durante toda la temporada.

Lago Puelo también ofrece la oportunidad de pescar Salmones del Pacífico. Esta especie, que nace en agua dulce y luego migra al mar, comenzó a llegar al lago a raíz de las actividades de piscicultura que se llevan a cabo en Chile: los salmones se crían en grandes jaulas sumergidas en el mar que los lobos marinos rompen al acercarse en busca de alimento. De ese modo, los salmones se escapan y muchos arriban finalmente aquí. Normalmente, comienzan a llegar a principios de diciembre y los últimos ejemplares se ven en abril, hacia fin de temporada.

Compartir: 

Twitter
 

En gomón por el río Tigre. Nace en el lago Cholila y sus transparentes aguas son ideales para pescar.

A orillas del inmenso lago Vintter. El cordón nevado que lo custodia lo hace más imponente.

A las aguas azul verdosas del lago Puelo suelen llegar salmones del Pacífico.
Imagen: Arnaldo Pampillón
 
TURISMO
 indice
  • Nota de tapa> CHUBUT > Temporada de pesca
    ¡Hay pique!
    La pesca deportiva en la Patagonia se afianza año a año y cada vez son más los adeptos a la pesca...
    Por Mariana Lafont
  • SIERRAS BONAERENSES > TANDIL, AZUL Y SIERRA DE LA VENTANA
    Cumbres de la pampa
    Por Graciela Cutuli
  • BRASIL > PRAIA DA PIPA Y LA CIUDAD DE NATAL
    Tropical nordestino
    Por Julián Varsavsky
  • PARQUES URBANOS > LOS PULMONES DE LAS CIUDADES
    El Edén terrenal
    Por Maribel Herruzo
  • Noticiero

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared