turismo

Domingo, 26 de diciembre de 2010

CHUBUT. VERANO EN EL GOLFO NUEVO

Madryn es playa

Las aguas azules de Puerto Madryn invitan a disfrutar una de las playas más australes del país. Balnearios, salidas y por supuesto toda la naturaleza que rodea la ciudad, que también es la Capital Nacional del Buceo e invita a descubrir la belleza de sus fondos marinos.

 Por Graciela Cutuli

Treinta kilómetros de playas son más que suficientes para comprobarlo: además de ser famosa por la fauna que puebla las costas del Golfo Nuevo, Puerto Madryn es un excelente destino para disfrutar del verano en el sur. Ninguna de las playas es igual a otra; las hay de arenas finas y otras de canto rodado; las hay abiertas en un gran arco extendidas o más cerradas sobre sí mismas al modo del caracol; las hay accesibles o extendidas bajo la protección de los acantilados. Lo que comparten todas es el encanto del agua, azul como sólo se la ve a esta altura del mapa, no más fría que las de la costa atlántica bonaerense y con un grado tal de transparencia que la prefieren los buzos que hicieron de la ciudad la Capital Nacional del Buceo.

Siete balnearios se extienden, a lo largo de tres kilómetros, sobre el centro mismo de la ciudad. Las familias son las más habitués de Vernardino y Yoaquina, porque aquí encuentran juegos, servicios para los más chicos, escuelas de náutica y paseos en kayak. Ellos son los que más disfrutan de una excelente iniciación al snorkeling y el buceo en apnea, el windsurf, el manejo de una embarcación a motor y hasta la pesca con red y caña. La suave pendiente de las playas, además, las hace seguras para todas las edades. Para los adolescentes, entretanto, la movida del verano va cambiando según la temporada entre Vernardino y Sotavento: los primeros días son los que dictarán la norma para los meses siguientes; lo que está garantizado es la música, los juegos playeros y la imposición de las nuevas modas.

BRISA AL SOL Carmen, que es porteña de nacimiento y madrynense de adopción, sabe por qué prefiere los veranos de la ciudad donde eligió instalarse hace cinco años: “Los días son largos, mucho más largos que en Buenos Aires. Aquí las mareas, aunque se dan cada seis horas, modelan el paisaje pero no alteran la vida de playa. Hace mucho calor, como para dar ganas de meterse en el agua, casi no llueve y si el tiempo no es bueno tenemos a un paso toda la Península Valdés, donde sobra fauna para avistar. Personalmente, mi playa preferida es la de Puerto Pirámides y si puedo es hasta ahí donde voy para disfrutar el mar”. El lugar tiene otro secreto: por su ubicación, es uno de los pocos de nuestra costa donde es posible ver la puesta del sol sobre el mar.

También están quienes prefieren, sin alejarse tanto, pasar el día en alguna de las playas agrestes que se encuentran en las cercanías de Madryn: entre ellas son famosas por el paisaje las de Cerro Avanzado, a 16 kilómetros del centro de la ciudad. Sólo se recomienda tener en cuenta que no hay aquí ningún tipo de servicios y que es preciso ser muy cuidadoso con el suelo y los cercanos yacimientos de fósiles. Bajando hacia la playa, se puede caminar por las restingas, esa zona anfibia entre tierra y mar que tiene una vida propia y por donde suelen pasar las caminatas de interpretación que enseñan a descubrir los pequeños y casi invisibles misterios de la vida en el borde costero patagónico. En cuanto a los pescadores, una de sus favoritas es Playa Paraná (antes de llegar a Cerro Avanzado), donde se los suele ver cargando sus aparejos durante todo el verano, y sobre todo los fines de semana del resto del año.

CAPITAL NACIONAL DEL BUCEO La bandera roja con una franja blanca que identifica a los buceadores es uno icono frecuente en Puerto Madryn, que se consolidó desde hace años como uno de los destinos favoritos en el país para quienes buscan explorar los fondos marinos. Hay razones para eso: la forma del Golfo Nuevo y su particularidad de ser muy cerrado en la desembocadura al océano lo convierten en algo así como una “pileta gigante”, de aguas tranquilas y transparentes. Mariana Carrieri, que brinda servicios de buceo en la zona, agrega que “los vientos predominantes en la región, estesuroeste, no generan oleaje ni mar de fondo; esto favorece la transparencia del mar en la inmersión”.

En Puerto Madryn es posible, desde los ocho años, intentar un “bautismo submarino”. Así se conoce a la primera inmersión, que se realiza de la mano de un buzo después de haber recibido una instrucción básica del manejo del equipo. Y ahí está de pronto el mundo subacuático, al alcance de la mano: los salmones y los meros, que se acercan a comer de la mano, las vivientes estrellas de mar, los pulpos y los calamares, las esponjas y las medusas. No es de extrañar que las aguas del Golfo Nuevo sean muy buscadas por los fotógrafos submarinos, que el año próximo podrán volver a probar sus habilidades con la cámara gracias a un nuevo concurso que está organizando, para mayo de 2011, la Asociación de Operadores de Buceo.

Para bucear, recuerda Mariana, no es preciso saber nadar. Y por eso está al alcance de cualquiera no sólo esta experiencia, sino también otra que es la última estrella de las actividades veraniegas: el buceo o snorkel con lobos marinos (la primera opción es únicamente para buzos certificados; la segunda, para cualquier aficionado). Esta actividad se realiza en Punta Loma, una reserva situada a unos 15 kilómetros de Puerto Madryn, a la que se llega en 25 minutos de navegación para vivir una experiencia única en contacto directo con los lobos. Otra opción es aprovechar los muchos lugares naturales y artificiales que se encuentran en los alrededores de la ciudad, sobre todo en los buques hundidos que se convirtieron por acción de la naturaleza en auténticos parques submarinos.

SE VIENE EL VERANO En los últimos años, el calendario veraniego de Puerto Madryn se multiplicó para ofrecer nuevas opciones a los visitantes. En el mes de enero ya se hizo tradicional la Fiesta del Cordero, cuya próxima edición será del 6 al 9 del mes próximo: durante estos cuatro días se habilita un paseo comercial con elementos relacionados con el campo; también se organiza un paseo gauchesco por las calles de la ciudad y hay muestras de artesanía criolla, cuchillería, tejidos y madera. El momento favorito del público son, claro, los fogones y los corderos –entre 30 y 50 por vuelta– asados por especialistas de la leña y el fuego. Del 21 al 23 de enero, además, se realiza el Madryn Rock, con tres días de presentaciones de bandas locales y nacionales, y a lo largo de varias noches se organizan recitales gratuitos junto a la costa. Además, para los deportistas hay encuentros de skate, campeonatos de natatlón y triatlón, handball, torneos de fútbol, rugby, windsurf y voley playero. Como para que, una vez más, la playa, el mar y el aire libre vuelvan a ser los protagonistas del verano en las costas chubutensesz

Compartir: 

Twitter
 

 
TURISMO
 indice
  • Nota de tapa> COLOMBIA. Imágenes del Amazonas
    La serpiente de agua
    Desde la colombiana ciudad de Leticia, un recorrido cámara en mano por la vida que late a...
    Por Graciela Cutuli
  • MENDOZA. LLANCANELO, EL GRAN HUMEDAL DEL SUR MENDOCINO
    La casa de las aves
    Por Pablo Donadio
  • CHUBUT. VERANO EN EL GOLFO NUEVO
    Madryn es playa
    Por Graciela Cutuli
  • GRECIA. ITINERARIO EN LA ISLA DE CRETA
    Mitos del Mediterráneo
    Por Astor Ballada
  • NOTICIERO
    Noticiero

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.