turismo

Domingo, 9 de enero de 2011

COSTA ATLANTICA. EN EL SUR BONAERENSE

La mar estaba serena...

Reta es un balneario del partido de Tres Arroyos con toda la tranquilidad de un pueblo. Playa ancha, aguas cálidas, médanos por doquier, silencio para la hora de la siesta y mucha pesca en el río Quequén Salado. Un lugar para sosegadas vacaciones junto al mar.

 Por Mariano Jasovich

Cuando se llega a Reta por el camino de ripio, todo parece indicar que el tiempo se detuvo en décadas pasadas. Las calles son de arena y respetan los antiguos médanos del lugar, las casas siguen siendo bajas y la vegetación surge por todos lados. Incluso en plena temporada estival se ven pocos autos y la hora de la siesta todavía es un rito respetado por los turistas que llegan al balneario en busca de paz y silencio. El centro del pueblo, con pocos restaurantes y hoteles, podría ser la locación elegida por cualquier director de cine que intentara contar el surgimiento de los balnearios más populosos de la costa atlántica.

Reta está en el partido de Tres Arroyos, extendido sobre 30 kilómetros de playas. La costa se encuentra en estado virgen, original y reparada de los vientos gracias a una bahía. Sus límites son el caracolero (cementerio de caracoles) al este y la desembocadura del río Quequén Salado por el oeste.

Allí, durante el verano, hay lugar para que los chicos jueguen sin temor a perderse, un clásico de las playas bonaerenses más concurridas. Pero en este balneario es diferente: en las horas pico de pleno enero hay espacio para el picadito de fútbol, los castillos de arena, los deportes acuáticos y para practicar la contemplación del mar, mate en mano.

Para hacer un alto al mediodía y resguardarse del sol y el viento costero, lo mejor es buscar uno de los pequeños bares frente al mar para saborear la pesca del día. Los pobladores recomiendan la siesta como hábito diario, ya que las tardes de Reta son largas.

El balneario tiene las aguas más templadas del mar argentino por recibir la influencia de una corriente cálida del Brasil que toca la costa de Reta como una varita mágica y se vuelve a alejar hacia las profundidades del Atlántico.

La pequeña villa turística de Reta está bien arbolada y predominan los eucaliptos, que le brindan al lugar un aroma particular. ¿Qué mejor entonces que respirar hondo y sentir cómo el aire limpio ingresa en los pulmones? La arquitectura de estilo mediterráneo le da a Reta un encanto particular, como salido de una película del neorrealismo italiano.

UN TUNEL AL MAR Reta lleva su nombre en homenaje a quien fuera uno de sus visionarios: Martín Reta, hijo de inmigrantes españoles que en la década del 20 soñaba con convertir este lugar en un importante centro turístico.

La historia dice que en enero de 1927 se conformó una sociedad integrada por el propio Martín Reta y Claudio Rodríguez Otero con el fin de promover la construcción del balneario. A mediados de julio de ese mismo año se realizó el trazado urbano y Rodríguez Otero asumió la representación de la Sociedad Pueblo Balneario Reta. Recién en el año 1929 se terminó de construir el Hotel Playa, un establecimiento de categoría que contaba con dos plantas, casi cuarenta habitaciones, vista al mar y algo inusual para la zona y la época: tenía un teléfono.

Otra de las atracciones que los turistas recorren todos los días en su “trabajo” diario de ubicarse frente al mar es el túnel que corre por debajo de los médanos frente a la costa y que permite un fácil y rápido acceso a las playas. Es que la ciudad posee una larga cadena de médanos, algunos de hasta 200 metros de altura. Por eso, para evitar el cansancio y alentar a los menos aventureros, el túnel es una buena opción para llegar directamente a la orilla sin quemarse los pies en las alturas de las dunas. Frente al túnel se encuentra el famoso barco hundido de la zona, a cuyos restos se puede acceder, cuando el mar está bajo, por la calle 40.

EL ARTE DE PESCAR El culto a la pesca se ve por todos los rincones del pueblo. Desde la venta de carnada hasta las casas que ofrecen cañas y otros elementos necesarios para probar suerte en el Atlántico. Además, durante el verano gran parte de los turistas que se acercan a Reta son pescadores aficionados. Por los alrededores del balneario corre el río Quequén Salado, conocido con el nombre de Mupunleufú, apto para la práctica de pesca deportiva de pejerreyes, lenguados y corvinas. Desde la costa misma también se puede probar suerte. La referencia, para encontrar la mejor zona de pique, es el Barco Hundido.

PASEOS Y EXCURSIONES Pero no sólo se puede pescar en el río. Para los impacientes que no puedan quedarse a contemplar el agua a la espera del pique, el Salado ofrece todo tipo de actividades. Es ideal para descansar de la playa y armar un paseo de un día completo. Otra de las opciones disponibles para los aventureros es la de realizar trekking, tirolesa, caminatas con o sin guía y campamentos.

La Cueva del Tigre es otro de los imperdibles de la zona. Este sitio tiene una cascada que protege un sistema de cuevas en la que, a mediados del siglo XIX, se escondía un famoso ladrón de la zona apodado “El Tigre del Quequén”; de allí el nombre del paraje.

Si la idea es caminar por la costa, hay que visitar el Molino de la Rosa, construido a fines del siglo XIX. Fue uno de los primeros equipamientos de la zona para la actividad del campo. Siguiendo río arriba se encuentra, además, la cascada Cifuentes. Se trata de dos saltos de agua de entre cinco y siete metros. Una de ellas oculta una cueva, a la cual se accede cruzando la cortina de agua. Es un excelente lugar para desenchufarse del mundo, ya que sólo se escucha el ruido del agua cristalina, acompañado por el “canto” de patos, cisnes y gallaretas.

Para terminar el día, se puede hacer una parada en el paraje del río conocido como Puente Viejo. Es un lugar propicio para realizar camping libre, prender algunos carbones para el asado o ascender por las barrancas para tener una vista imponente del lugar. Así, entre la espuma del mar y el apacible río Quequén Salado, Reta se abre como un pueblo de pescadores ideal para combinar descanso y contacto con la naturalezaz

Compartir: 

Twitter
 

Entrada al balneario de Reta, ubicado al sur de la costa bonaerense.
Imagen: Mariano Jasovich
SUBNOTAS
 
TURISMO
 indice
  • Nota de tapa> NOROESTE. Itinerario por Salta, Tucumán y Jujuy
    Gira norteña
    Una travesía sobre ruedas por los paisajes de Tucumán, Salta y Jujuy, donde los cerros...
    Por Julián Varsavsky
  • ST. MAARTEN. UNA ISLA CON ALMA DOBLE
    Caribe para dos
    Por Graciela Cutuli
  • TIGRE. VERANO EN EL DELTA DEL PARANá
    Cerca y lejos de todo
    Por Julián Varsavsky
  • COSTA ATLANTICA. EN EL SUR BONAERENSE
    La mar estaba serena...
    Por Mariano Jasovich
  • NOTICIERO
    Noticiero

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.