turismo

Domingo, 27 de septiembre de 2015

EE.UU. LA GRAN MANZANA ENTRE LIBROS Y PANTALLAS

Nueva York “déjà-vu”

Aunque se llegue por primera vez a la deslumbrante ciudad de los rascacielos, es inevitable cierta sensación de “ya visto”. Porque Nueva York nunca duerme pero brinda la calma familiar que da el haberla conocido en decenas de libros, series y películas inspiradas y filmadas entre sus barrios y torres.

 Por Jimena del Mar González

Fotos de Jimena del Mar González

Nueva York es inagotable. Tiene tanto para ver que se puede elegir un recorrido por la historia del arte si se visitan sus museos, arquitectónico por sus rascacielos o literarios para perderse en sus bibliotecas. Sin embargo, un paseo cinematográfico permite unir todas estas opciones.

Algunos símbolos de la ciudad -como el Empire State, Times Square o el Central Park- fueron retratados en decenas, por no decir cientos de películas, y seguramente aunque nunca se haya ido antes una sola imagen bastará para identificar cada uno de estos lugares. Pero Nueva York tiene algunas perlitas que aún no son tan, tan populares.

El gran emblema neoyorquino es la Estatua de la Libertad, regalada a Estados Unidos por el gobierno de Francia al cumplirse los primeros cien años de su independencia en 1876. Para llegar a la estatua, se toma un ferry desde el puerto de Nueva York. Subir a la escultura ofrece una vista panorámica de Manhattan, un panorama siempre sorprendente: pero la verdadera perla de este paseo en ferry es seguir hasta la siguiente parada, Ellis Island. En este pequeño islote se encuentra el Museo de la Inmigración.

La película pochoclera Hitch, con Will Smith y Eva Mendes, permite aproximarse al interior del museo. En la película el protagonista lleva al personaje de Mendes como regalo, para que pueda encontrar en los registros la llegada de su bisabuelo. De eso se trata el museo. A fines de 1800 y hasta mediados de 1900 Ellis Island era el lugar al que llegaban los inmigrantes en busca del “sueño americano”. En el edificio que hoy funciona como museo se los recibía, se trataba a los enfermos y se apartaba a los que se creía tenían enfermedades contagiosas. Hoy el edificio funciona como un homenaje a todos esos hombres, mujeres y niños que llegaron masivamente al país. Emociona ver en exposición parte del equipaje con el que llegaban, fotografías, documentos en los que se explicaba cómo hacer para obtener la ciudadanía, informes estadísticos de su procedencia y los trabajos y honorarios que recibían. La Estatua de la Libertad es un emblema mundial, pero un poquito más allá se encuentra este museo que tiene mucho que ver con la ciudad, su crecimiento y su gente.

En toda la ciudad se anuncian filmaciones: Nueva York es un gran set al aire libre.

HIGH LINE Y EL PUENTE Otro lugar con encanto es High Line, donde se filmaron escenas de Soy Leyenda. High Line son vías en altura construidas en la década del ’30 para que circularan los trenes de carga y, de esa manera, descongestionar el tránsito de las calles. Pero algunos años más tarde quedaron en desuso, y el lugar estuvo a punto de ser demolido a fines de los ’90. Afortunadamente una asociación presentó un proyecto para revitalizar el conjunto, hoy convertido en un paseo donde se conjugan de manera única la naturaleza y el urbanismo. El color del cemento, mezclado con flores lilas y mucho espacio verde para caminar y descansar, hace de este recorrido en las alturas un lugar para atesorar.

Mientras tanto el puente de Brooklyn, que une esta ciudad con Manhattan, es un emblema muy popular que no puede quedar afuera de ningún recorrido. Comenzó a construirse en 1870 y por algunos años fue el puente colgante más grande del mundo. Imagen clásica de postales de Nueva York, fue elegido también para el afiche de Manhattan, la película de Woody Allen con Diane Keaton. Se puede atravesar caminando, porque además de los carriles para automóviles tiene sendas para peatones. Llegar a Brooklyn y sentarse a orillas del East River para observar Manhattan vale toda la caminata. Contemplar los rascacielos y sus inmensas siluetas a la distancia es puro disfrute.

En lugar del Central Perk de la serie Friends, aparece The Little Owl, un lindo restaurante para probar platos típicos.

RUTA GASTRONOMICA Estados Unidos puede no caracterizarse por una comida deliciosa y elaborada, como las pastas de Italia, los pescados de España o el asado argentino. Basta recorrer los supermercados para tener una idea de los cimientos alimentarios estadounidenses: pero eso no quita que con una pequeña idea se pueda disfrutar de la comida y, de paso, vivir algunas experiencias que nos recuerden series o películas que hemos visto seguramente más de una vez.

Desayunar en el mismo lugar en que lo hacían Jerry, Elaine y George, el entrañable trío de amigos de la serie Seinfeld, es una gran manera de comenzar el día. En la esquina de Broadway y la calle 112 se encuentra este típico restaurante, ideal para desayunar huevos revueltos y esperar que las meseras vengan a ofrecer una segunda taza de café, tal como lo vemos en las series. La fachada de Tom’s Restaurant es tal cual la mostraban en la serie y el interior también es parecido. En el bar conviven turistas curiosos con habitués que van en busca de un café mientras leen el diario o miran la televisión. Lo mejor es que los precios son muy accesibles y a pesar de que los turistas entran y salen todo el día, sigue siendo un bar bien local.

Entre el desayuno y el almuerzo se puede visitar Grand Central Terminal, la estación de trenes del centro de Nueva York, ubicada en 42 Street y Avenue Park. Este edificio imponente fue inaugurado en 1913 y en los ’90 tuvo algunas reformas. Alrededor de 100 mil personas por día circulan para tomar trenes y se calcula que otros miles pasan sólo para tomar fotografías, pasear o comprar en las tiendas del subsuelo, que son la frutilla del postre. El Central Market es un mercado boutique en el que se pueden comprar quesos, postres, pastas y pescados tanto para comer en el momento como para cocinar al llegar a casa. Hay incluso un restaurante de ostras. En los ’50 la estación perdió su brillo por, entre otras cuestiones, el uso masivo del automóvil. Para recuperar su esplendor decidieron construir locales en la parte de atrás de la estación y poco a poco la iniciativa ayudó a revitalizar la zona.

Charles Chaplin, Gary Grant y Al Pacino, entre otros grandes actores, caminaron y corrieron por el hall principal de la estación en películas como Tiempos Modernos, Con la muerte en los talones y Carlitos’s way. Más cerca en el tiempo Justin Timberlake arma un flashmob para conquistar a Mila Kunis en Amigos con Derechos, una película que no quedará en la historia del cine, pero nos permite tener un pantallazo de la arquitectura de este edificio.

Después del recorrido por andenes, el hall y los puestos boutique que con sólo mirarlos despiertan el apetito, la siguiente parada puede ser Katz´s Deli, donde se filmó la ya clásica escena de Cuando Sally conoció a Harry, en la que el personaje de Meg Ryan le cuenta al de Billy Crystal cómo se puede fingir un orgasmo. Ubicado en Ludlow y East Houston, este lugar también mantiene su espíritu local a pesar de ser muy concurrido por turistas. Lo mejor: el sándwich de pastrón con pepinillos.

A la hora de merendar es recomendable Magnolia Bakery, una pastelería sencilla pero famosa por sus cupcakes. Más de una vez las amigas de la serie Sex & the City compraron allí una de estas deliciosas tortitas. La pastelería abrió en 1996 en la calle Bleecker, en el barrio de Greenwich Village, y desde entonces inauguró varias sucursales, pero la casa central sigue manteniendo filas y filas de personas ansiosas por conseguir una cupcake con un café. Lo mejor es comprar y seguir recorriendo, saboreando de a poco tanto el postre como los escenarios que regala Nueva York.

Para los amantes de las series norteamericanas, sería imperdonable no mencionar Friends. En Bedford Street y Grove, en el West Village, está la fachada del café Central Perk’s: allí funciona el restaurante Little Owl. Lo ideal es reservar para cenar y probar platos típicos, aunque se puede ir sin reserva y esperar un buen rato por una mesa mientras se fantasea con que por esas casualidades de la vida Joey, Ross, Chandler, Monica, Phoebe y Rachel estén en alguna mesa tomando café.

Compartir: 

Twitter
 

Central Market, el “mercado boutique” de Central Station, para descubrir nuevos sabores.
SUBNOTAS
 
TURISMO
 indice
  • Nota de tapa> ARGENTINA. Senderos de largo recorrido
    Un país, cinco caminos
    Cinco senderos invitan a sumergirse a pie por paisajes del país, desde el sur al norte.
    Por Graciela Cutuli
  • BUENOS AIRES. UNA CIUDAD CON ALTURA
    De arriba abajo
    Por Graciela Cutuli
  • EE.UU. LA GRAN MANZANA ENTRE LIBROS Y PANTALLAS
    Nueva York “déjà-vu”
    Por Jimena del Mar González
  • CHILE. LAS CONVERSACIONES DE SEGUNDO LLAMIN
    Nütram para recordar
    Por Guido Piotrkowski
  • NOTICIERO
    Noticiero

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.