UNIVERSIDAD › DISEñOS UNIVERSITARIOS PARA AYUDAR A PERSONAS DISCAPACITADAS

Prototipos del saber aplicado

En el marco del programa Universidad, Diseño y Desarrollo Productivo, equipos de estudiantes y docentes de carreras vinculadas con la ingeniería y la tecnología elaboran propuestas innovadoras para enfrentar problemas concretos de discapacitados.

Un adaptador para escritura para personas con dificultades motrices, un audífono programable y de bajo costo, una bipedestadora para niños con discapacidades motoras. Estos dispositivos son sólo algunas de las innovaciones pensadas y producidas por estudiantes y docentes de universidades nacionales en el marco del programa Universidad, Diseño y Desarrollo Productivo, que lleva adelante el Ministerio de Educación. Se trata de un programa dirigido a estimular en los estudiantes el desarrollo de capacidades innovadoras y apunta a carreras vinculadas con la ingeniería, el diseño y la tecnología de instituciones nacionales y provinciales. Los proyectos seleccionados son financiados para obtener un prototipo industrial. Con una idea de fondo: impulsar a los jóvenes a aplicar sus conocimientos para generar productos que permitan atender necesidades sociales.

Uno de los cinco ejes temáticos que tiene el programa es el de accesibilidad, que busca desarrollar productos que permitan mejorar las condiciones de vida de personas con discapacidad o de los adultos mayores. Movilidad, diseños para espacios públicos, software de acceso a la información, mobiliario apropiado, en cualquiera de esos campos los estudiantes y sus docentes pueden aportar sus saberes.

Diseñadores industriales de la Universidad Nacional General Sarmiento elaboraron, por ejemplo, un adaptador para escritura que básicamente modifica el modo de sujeción de un elemento de escritura –una lapicera o un lápiz– de manera “fácil y práctica”. El adaptador sustituye la presión con tres dedos, como se utiliza habitualmente al escribir, y permite al usuario escribir “sin mayores dificultades y con un mínimo esfuerzo”.

Alejandro Uriz es ingeniero de la Universidad Nacional de Mar de Plata. En 2009, mientras preparaba su tesis de doctorado, detectó que muchas de las personas que tienen alguna discapacidad auditiva en el país –según el censo de 2010 hay unas 300 mil– no podían acceder a una solución tecnológica debido a su alto precio. “En Argentina, hace años se consiguen unos audífonos analógicos que sólo permiten subir el volumen. Pero los más nuevos no son así. Son como microcomputadoras, pero con el paso del tiempo eso no se fabricó en el país, no se pudo traer la tecnología. Los equipos similares que vienen desde afuera han tenido un importante incremento de costos, entonces es difícil acceder a ellos”, explicó.

Uriz contó a Página/12 que entonces empezó a trabajar en un dispositivo para personas que tienen problemas de audición: no sólo para los hipoacúsicos, sino también para los acúfenos, los que escuchan algún ruido permanente. El dispositivo diseñado permite generar una especie de ruido blanco. La nueva técnica enmascara el pitido que oye la persona afectada y reduce su percepción, aunque no deja de oír las conversaciones. A partir de esto, afirmó Uriz, se puede pensar en producir el equipo, cuya ventaja es que “al ser programable, el especialista lo puede adecuar a la necesidad de cada persona, con el tipo de la discapacidad que cada una tiene”.

Catalina Bonavía, diseñadora industrial, integra un equipo de la UBA también seleccionado por el programa Universidad, Diseño y Desarrollo Productivo. El prototipo que elaboraron es BeeP, una bipedestadora que busca mejorar la calidad de vida de niños de 5 a 14 años que sufren discapacidades motoras, sobre todo en los miembros inferiores. “En Argentina no hay este tipo de productos para chicos, hay algunos estáticos, pero para quienes necesitan cambiar de posición dos o tres veces por día eso genera una situación incómoda, cuando en realidad debería ser un buen momento para el chico”, explicó. Por eso, los investigadores empezaron a contactarse con madres de chicos que tenían esta discapacidad, con médicos, kinesiólogos y clínicas que hacen este tipo de terapias, para identificar cuáles eran las principales necesidades. Así, concluyeron que el bipedestador debía ser móvil, tener un motor, que fuera plegable y, sobre todo, adaptable, porque si una madre quería comprar uno para el hijo, debía poder durar mientras el chico creciera.

El resultado, BeeP, es un prototipo que permite adoptar una posición bípeda y logra, según sus creadores, una mayor integración de los niños al favorecer su desarrollo físico evolutivo. El prototipo está compuesto de una plataforma móvil, de una mesa, un joystick y sujeciones para los pies, las rodillas, la cadera y el pecho, que pueden regularse según el caso. Además, su característica móvil favorece que cada chico “pueda tener independencia y una vida social adecuada en el colegio o en su casa, que pueda mantener su vida cotidiana”, añadió Bonavía. El prototipo estuvo exhibido en Tecnópolis.

Muchos de estos prototipos se vinculan con las nuevas Políticas de Discapacidad para Estudiantes Universitarios (Podes), recientemente presentadas por la Secretaría de Políticas Universitarias. Cuando se lanzaron las Podes, se introdujo el proyecto La playa es de todos, de estudiantes de la Universidad Nacional de La Plata. Este prototipo, aún en etapa de conclusión, se enfoca en las necesidades de personas con motricidad disminuida para brindarles la posibilidad de disfrutar del entorno de la playa con su familia y en sociedad, al intentar sortear los trastornos que se les pueden presentar a esas personas cuando quieren movilizarse en una playa u otros suelos blandos.

La primera edición del programa Universidad, Diseño y Desa-rrollo Productivo se llevó a cabo en 2013, con la participación de 597 docentes y 909 estudiantes de 30 universidades, que presentaron 126 proyectos, de los cuales fueron seleccionados y financiados 117 proyectos. Este año tuvo lugar la segunda edición, con 1399 estudiantes y 792 docentes de 37 universidades, que prepararon 249 proyectos, 197 de ellos resultaron seleccionados.

Informe: Aldana Vales.

Compartir: 

Twitter
 

 
UNIVERSIDAD
 indice
  • DISEñOS UNIVERSITARIOS PARA AYUDAR A PERSONAS DISCAPACITADAS
    Prototipos del saber aplicado

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.