Tras las marchas y protestas, la provincia dio marcha atrás con el cierre de la primaria y jardín en el Delta
La escuela que Vidal no pudo cerrar
Docentes, directoras, padres y gremialistas resistieron la medida del Ministerio de Educación para “optimizar recursos”. Este diario contó el domingo pasado cómo se movilizaba la comunidad. Dos días después, se anunció que seguía funcionando. Hoy empiezan las clases.
La escuela Nº 25, de arroyo Caracoles, continuará en funcionamiento.La escuela Nº 25, de arroyo Caracoles, continuará en funcionamiento.La escuela Nº 25, de arroyo Caracoles, continuará en funcionamiento.La escuela Nº 25, de arroyo Caracoles, continuará en funcionamiento.La escuela Nº 25, de arroyo Caracoles, continuará en funcionamiento.
La escuela Nº 25, de arroyo Caracoles, continuará en funcionamiento. 
Imagen: Joaquín Salguero

La escuela 25 y el jardín Jirim 1 del Delta de San Fernando finalmente no cerrarán y empezarán las clases hoy, luego de que PáginaI12 publicara el domingo una crónica sobre la situación del establecimiento centenario ubicado en el margen del arroyo Caracoles, de la segunda sección del Delta. Al igual que con la decisión que pesaba sobre otras seis escuelas isleñas que iban a ser cerradas, el gobierno de la provincia de Buenos Aires dio marcha atrás con la medida por el insistente reclamo de la comunidad isleña y las docentes, las directoras y los sindicatos: se organizaron marchas, actos, festivales y hasta una travesía en kayak por los canales del Delta para visibilizar el pedido. Pero fue recién luego de que integrantes de Suteba tomaran la Jefatura Distrital de San Fernando, el lunes, que los gremialistas lograron una reunión en la Secretaría de Educación provincial. En ese encuentro, el subsecretario de Educación, Sergio Siciliano, informó a la directora, Amelia Torrilla, que las escuelas no cerraban. 

“Costó muchísimo pero dieron el brazo a torcer. Los funcionarios del gobierno tenían en la cabeza el cierre de las escuelas, no cambiaban la postura y estaban esperando a que yo firmara en conformidad, a que la comunidad se rindiera o nos cansáramos de reclamar”, aseguró Torrilla en diálogo con PáginaI12. “La clave fue que siempre nos mantuvimos en unidad: las directoras de los otros colegios mantuvieron una postura firme contra el cierre de las ocho escuelas y, aún cuando el gobierno decidió no cerrar seis, siguieron apoyándome en todo momento, dándome fuerzas para que no firmara el cierre”, agregó. Destacó el apoyo de “los concejales de San Fernando de Unidad Ciudadana; los diputados bonaerenses del mismo bloque; los sindicatos ATE y Suteba. Nunca me sentí sóla, todos ellos estuvieron en todo momento para ayudarme a mí, a las docentes y las familias afectadas”. 

Ayer se cumplió un mes desde que las directoras de las escuelas del Delta fueron convocadas para informarles el cierre de ocho establecimientos, lo cual provocó repudio generalizado en la zona. “Fue muy emocionante ver la reacción de la gente, de toda la comunidad isleña, ver los muelles adornados con banderas de ‘No al cierre de las escuelas’”, recordó Roxana Accino, directora de la EP 19, que iba a cerrar. 

El 28 de febrero la Dirección de Cultura y Educación de la provincia anunció que seis escuelas iban a permanecer abiertas, después de que se hiciera “un análisis más en profundidad sobre la situación”, según un comunicado oficial. 

Torrilla afirmó que, a partir de entonces, “fue muy difícil visibilizar que el gobierno mantenía la idea de cerrar las escuelas del arroyo Caracoles porque todos creían que se había ido para atrás con la medida. El trabajo de los medios de comunicación locales fue muy importante para difundir que nuestra escuela se cerraba y la nota de PáginaI12 del domingo fue fundamental. El lunes todos sabían que dos escuelas iban a cerrar”.

Desde el 1 de marzo la consigna “No al cierre de las escuelas isleñas” se convirtió en “No al cierre de Caracoles”. El sábado 3 se realizó la travesía en kayak, de la que participaron más de 300 kayakistas escoltados por una columna de lanchas y una marcha terrestre. Accino destacó que esa jornada fue “muy impresionante y original” y que “nunca se había hecho una movilización en el agua”. El reclamo también fue llevado a la discusión de paritarias provinciales con el Ministerio de Educación y de Economía. “Roberto Baradel pidió en la reunión que se hablara de las escuelas del Delta”, señaló la directora. Además, los concejales de Unidad Ciudadana impulsaron una sesión especial en el Concejo Deliberante de San Fernando para anular la medida. 

El martes a la noche la concejal de Cambiemos Agustina Ciarletta publicó en su cuenta de Facebook: “Luego de encabezar desde el Concejo las reuniones con distintos actores del sector educativo, los concejales de Cambiemos confirmamos que las escuelas del Delta de San Fernando retoman su actividad normal a partir del jueves, incluyendo la escuela Caracoles. Después de trabajar junto con los sindicatos, reunirnos con los padres, con directivos de las distintas escuelas y funcionarios, avanzamos en una decisión que, entendemos desde el bloque de concejales de Cambiemos, es fundamental para los chicos y familias de la zona”. Sin embargo, recordó Accino, fue la propia Ciarletta quien leyó en el Concejo el documento que justificaba el cierre de las escuelas para “optimizar recursos”, a pesar del pedido de anulación que presentaron Unidad Ciudadana y del Frente Renovador. Todo el bloque de Cambiemos apoyó entonces el cierre de las escuelas.

“Fue un mes de ir de un lado para el otro; de San Fernando a Capital, viajar a La Plata, y que te digan que no en todos lados, que la decisión ya estaba tomada”, contó Torrilla. El quiebre se produjo, según ella, el lunes, cuando miembros de Suteba se concentraron dentro del edificio de la Jefatura Distrital de San Fernando y aseguraron que no se irían hasta conseguir una reunión en La Plata. “A las 22 la jefa distrital Clarisa Cea se fue y los dejó a todos ahí solos. Fue a la comisaría a hacer la denuncia para que los sacaran. Un rato después llegó la policía. Los sindicalistas hablaron con el comisario; Cea terminó retirando la denuncia”, indicó la directora. Al otro día, en una reunión con el subsecretario de Educación, Sergio Siciliano, le comunicaron a la directora que la escuela no cerraría. 

Ayer Torrilla, junto con las maestras, auxiliares y familiares de los alumnos, fueron a la escuela “para dejar todo acomodado y adornado, para poner a la escuela bien linda, fue muy emocionante”, contó. “Después de tanto luchar logramos conseguir lo único que pedíamos: hoy vamos a poder estar en nuestra escuela con los chicos, volvemos a empezar las clases”, agregó. 

Informe: Juan Funes.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ