El pueblo de San Javier repudia a un represor
Escraches cordobeses

“Volvemos a escrachar porque no hay nada más peligroso, nada más inseguro que tener un genocida de vecino. Es una amenaza para todos”, sostienen desde H.I.J.O.S. Córdoba. El miércoles pasado en la capital cordobesa fue escrachado el genocida Enrique Alfredo Maffei. Este miércoles será el turno de Luis Gustavo Diedrichs, a quien le concedieron la prisión domiciliaria en el pueblo de San Javier, en Traslasierra. Maffei fue personal civil de inteligencia (PCI) del Ejército e integró los grupos de tareas de los centros clandestinos de detención de Córdoba, particularmente el que operaba en “Campo La Ribera”. Fue condenado a 21 años de prisión por 199 secuestros y 197 Tormentos agravados. Fue beneficiado con la libertad hasta que su condena quede firme y vive en su casa de barrio panamericano.

En el verano, la organización HIJOS recibió la noticia, por parte de vecinos de San Javier, de que a Diedrichs le habían concedido el beneficio de la prisión domiciliaria en este pueblo, ubicado en el Valle de Traslasierra, en el interior de la provincia. Diedrichs fue jefe de la Sección Política del Destacamento de Inteligencia 141. Estuvo a cargo de la puesta en marcha y perfeccionamiento de los grupos de tareas de los centros que actuaban bajo su requerimiento y supervisión. En la Megacausa “La Perla” fue condenado a cadena perpetua por 222 secuestros, 396 torturas, 46 homicidios, 211 desapariciones forzadas y la desaparición del nieto de la Abuela Sonia Torres. El escrache a Diedrichs se realizará el miércoles 21 en San Javier, una localidad de no más de 3.000 habitantes. Habrá una radio abierta en la plaza del pueblo a las 16 y una hora después se marchará hasta la casa del genocida.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ