Conde Lai
Murió el escritor Alberto Laiseca
El autor de la monumental novela Los Sorias falleció hoy a los 75 años en la Ciudad de Buenos Aires. Rey del realismo delirante, escribió cuentos, novelas, poemas y ensayos.

Fue autor de Los Sorias, una novela de más de mil páginas y una de las obras más originales de la literatura argentina de las últimas décadas. Narrador, su primer plano con fondo negro contando cuentos de terror con su voz cavernosa en un ciclo de cortos del  canal I-Sat son un clásico que persiste en Youtube con miles de visualizaciones. Alberto Laiseca nació en Rosario en 1941, pasó su infancia y adolescencia en Córdoba y vivió en Buenos Aires su vida adulta, donde falleció hoy a los 75 años.

En 1976 apareció su primera novela, Su turno para morir, que fue reeditada en 2010. Su primer libro de cuentos se llama Matando enanos a garrotazos y es de 1982. Ahí hay casi un paneo de lo que vendría y sería su voz, su obra, comenzando por la contundencia del título y la ausencia de enanos en los textos. Un delirio humorístico que observa despiadado los aspectos más oscuros de la condición humana. Eso era, eso hizo el conde Lai.

Recibió la Beca Guggenheim y el Premio Boris Vian. A lo largo de sus más de 15 libros publicados fue forjando un estilo propio, casi único, de una especie de "realismo delirante" en el que retrató con humor negro el espanto y la belleza del mundo. Difícil de encasillar en un género, sus cuentos, novelas, poemas y ensayos pueden conversar con la literatura oriental, clásicos del terror y hasta best-sellers de otros tiempos como Las minas del rey Salomón, de H. Rider Haggard.

En sus talleres formó a decenas de escritores, entre otros Leonardo Oyola y Selva Almada. En 2011 se editaron en un solo volumen sus Cuentos completos. Desde hacía un año y medio Laiseca vivía en un geriátrico del barrio de Flores, su salud era delicada y era visitado por algunos de sus discípulos. Murió al mediodía este jueves 22 de diciembre en el Hospital Británico del barrio de Barracas.

 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ