Lo mejor del domingo en el Bafici
Robar a Rodin, Cry Baby y Cerdo
Imagen: Bafici

16.15: Robar a Rodin (Cristóbal Valenzuela, Chile)

Auguste Rodin es un escultor ineludible en el acervo de los principales museos latinoamericanos. Y claro, fue objeto de algunos robos. Uno en Argentina, otro en Chile. En este caso, un joven lo devolvió y arguyó que lo había robado como “una intervención artística”. De ahí parte esta película.

Village Caballito, sala 8.

 

19.00: Cry Baby (John Waters, Estados Unidos)

Un jovencísimo Johnny Deep es “Cry Baby”, un muchachito capaz de hacer llorar a todas las chicas del mundo. Ambientada en la Baltimore natal de Waters durante la década del 50, con rockabilly, camperas de cuero y cierta incursión en una criminalidad tanto real como fílmica.

Anfiteatro Parque Centenario

 

20.00: Parvana, una infancia en Afganistán (Nora Twomey, Irlanda)

La nueva película del estudio Cartoon Saloon narra la historia de una niña afgana de 11 años que debe encontrar un modo para que su familia salga del país, asediado por los talibanes. Poética visual y social para todo público en manos de una de las mejores directoras de animación.

Plaza Francia

 

20.30: Cerdo (Mani Haghighi, Irán)

Haghighi propone una película retorcida, fascinante y graciosa con una premisa espeluznante: si el protagonista de la película es un director de cine hay un asesino serial cargándose a todos sus colegas iraníes, ¿por qué no le toca al protagonista?

Artemultiplex Belgrano, sala 3.

 

21.15: Competencia oficial de cortos argentinos – programa 2.

Comedias, (casi) documentales, ficciones sobrias, aventuras y mundos adolescentes que cambian. Todo eso en los cinco cortos de este bloque de la competencia oficial, por distintos cineastas argentinos que, en su mayoría, son muy jóvenes y representan el futuro de la disciplina.

Sala Lugones

 

22.40: E il cibo va, el viaje de la comida italiana (Mercedes Córdova, Argentina)

No sólo en Argentina triunfa la pasta dominguera y la pizza. Córdova dedica su documental a explorar los derroteros geográficos, sociales y pasionales de la comida italiana. Desde la península a Nueva York y Buenos Aires, con una buena cantidad de salsa y queso.

Village Recoleta, sala 5.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ