Me duele la plaza tras las rejas
Imagen: Guadalupe Lombardo

Símbolo de un tiempo miserable        

esas rejas pretenden clausurar

una historia preciosa y popular

Solo las palomas entran

libremente

como en las cárceles

donde entran, salen y vuelan

curiosas, inquietas, salvajemente libres

Nuestra plaza encarcelada

nuestra plaza enrejada

Pobrecita nuestra plaza

Tan noble y tan heroica

tan violada por los odiadores

y los esbirros del olvido

Como en 1810 o en el 45

Como en el 55 cuando los cuervos

la bombardearon y le mataron

tantos hijos tantos hermanitos y hermanitas que

han de haber muerto puteando

a los asesinos de plazas

a los clausuradores, los enrejadores de la libertad

Nuestra plaza tras las rejas está triste

y se le nota

Y es claro pobrecita si la dejaron sin pañuelos

le robaron los pañuelos de las rondas

de la memoria y la dignidad

Ahora nos mira triste nuestra plaza

con los ojos llorosos y sumida

en un silencio sutil porque es silencio con recuerdos

de cuando lo quebraban los cantos

las voces populares y las palomas libres tan libres

que solamente respetaban la llama votiva de las cenizas

del General San Martín

Qué lindos esos cantos ingeniosos

cachafaces, atrevidos

que ahora son susurros puteadores

como de quien se prepara para volar y toma impulso

para derribar esas rejas

Inadmisibles

Oprobiosas

Neoliberales

mientras nosotros serena, tranquilamente

nos preparamos para volver hechos futuro

y alegrías y caricias y esperanzas

Y entonces secreta, internamente le prometemos

a la plaza querida nuestra plaza

hoy enrejada y clausurada

que nuestras broncas son originarias y justicieras

en realidad gajitos de futuro a cuenta

y son promesas

de que la vamos a abrir a liberar

para nuestras madres nuestras abuelas

nuestros siempre pueblos cantores

que cantan que volveremos

porque nosotras y nosotros siempre volvemos

Para desenrejar

Para desalambrar

Para abrir los senderos del mejor vivir

o sea con trabajo y dignidad y respeto y decencia

esas cosas chiquitas que nosotros sí valoramos.

Yo quiero decirle a la plaza nuestra plaza

secreta, amorosamente,

que liberaremos los bancos y sobre todo las fuentes

para que se colmen otra vez de patas populares

sumergidas en el agua bendita de la igualdad

como debe ser

Porque no hay de otra, la plaza esta plaza nuestra plaza

serena y orgullosamente nuestra

volverá a ser

otra vez

plaza abierta libre liberada

Un día luminoso como hoy, otro 25 radiante.

Y entonces cantaremos.

Por la libertad y la igualdad y la fraternidad.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ