Lo que dejó la cumbre de Trump y Kim en Singapur
Una foto nunca es suficiente
En una conferencia de prensa después de que concluyeron las sesiones de trabajo, Trump sonó optimista y agradeció al líder norcoreano de 34 años “por dar el primer paso audaz hacia un nuevo y brillante futuro para su gente”.
Trump y Kim se retiran del salón donde firmaron el documento de la cumbre en Singapur.Trump y Kim se retiran del salón donde firmaron el documento de la cumbre en Singapur.Trump y Kim se retiran del salón donde firmaron el documento de la cumbre en Singapur.Trump y Kim se retiran del salón donde firmaron el documento de la cumbre en Singapur.Trump y Kim se retiran del salón donde firmaron el documento de la cumbre en Singapur.
Trump y Kim se retiran del salón donde firmaron el documento de la cumbre en Singapur. 
Imagen: AFP

Desde Singapur

Vinieron, vieron, se dieron la mano e intercambiaron palabras cálidas y, simplemente por el hecho de reunirse,  hicieron historia.

Pero cuando Donald Trump y Kim Jong-un partieron de Singapur, habiendo hablado durante más de cuatro horas y aparentemente acordando trabajar para la desnuclearización de la península de Corea, no estaba claro si los dos países estaban en camino de lograr un verdadero acuerdo de paz, o, en esencia, se había comprometido solo a una gloriosa oportunidad fotográfica.

En una conferencia de prensa después de que concluyeron las sesiones de trabajo, Trump sonó optimista y agradeció al líder norcoreano de 34 años “por dar el primer paso audaz hacia un nuevo y brillante futuro para su gente”. Anteriormente, Kim dijo que los líderes habían “decidido dejar atrás el pasado” y juró: “El mundo verá un cambio importante”.

Sin embargo, aunque los dos hombres firmaron un documento que fue visto por los medios comprometiéndose a trabajar para deshacerse de las armas nucleares, los detalles que contenía eran escasos. Poco antes de abordar el Air Force One para partir hacia Estados Unidos via Guam, el presidente Trump dijo que Estados Unidos verificaría la desnuclearización de Corea del Norte. “Vamos a tener que verificarlo. Lo comprobaremos. Total y completamente “, dijo.

Trump dijo que había decidido que Estados Unidos detuviera las operaciones militares en la península de Corea, en lo que representaría una gran concesión de Washington. China y Rusia habían propuesto propusieron tal “congelación para una congelación” o “doble suspensión” en noviembre, pero el líder estadounidense había rechazado la  propuesta como imposible.

Dicho esto, para cuando el avión de Trump salió de Singapur, las fuerzas militares de Estados Unidos en Corea del Sur no habían recibido ninguna instrucción de interrumpir los ejercicios militares conjuntos. “USFK [Fuerzas estadounidenses de Corea] no recibió ninguna guía actualizada sobre la ejecución o el cese de ejercicios de entrenamiento, para incluir el Ulchi Freedom Guardian programado para este otoño”, dijo la teniente coronel de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, Jennifer Lovett.

Los críticos del presidente Trump dijeron que había renunciado a mucho mientras recibía poco a cambio. Si bien la cumbre le dio legitimidad a Kim, a quien Trump parecía prodigar grandes elogios, el presidente de Estados Unidos apenas había planteado el tema de los derechos humanos. En un extraño momento, el presidente Trump respondió a una pregunta sobre si había traicionado a los detenidos en los gulags de Corea del Norte al afirmar que las decenas de miles de esas personas se encontraban entre los ganadores más grandes del día.

Si la apuesta de Trump ha dado sus frutos solo se verá en los próximos días y semanas. El presidente dijo que su secretario de Estado, Mike Pompeo, y el asesor de seguridad nacional, John Bolton, estarían atrás de  Pyongyang la próxima semana para presionar el compromiso de Corea del Norte de comenzar la desnuclearización.

¿Pero qué significa eso exactamente?

“Al comprometerse a trabajar ‘hacia’ la desnuclearización de la península coreana, Kim no ha concedido más de lo  que hizo en la Declaración de Panmunjom del 27 de abril firmada con el presidente surcoreano Moon Jae-in”, dijo Alison Evans, subdirectora  de los riesgos para los analistas IHS Markit. De los países  de Asia y el Pacífico. “Más bien, la declaración reconoce implícitamente a Corea del Norte como un estado de armas nucleares de facto”. Esto le da a Corea del Norte, y específicamente a Kim, legitimidad en el país y en el extranjero.

Los críticos temen que Estados Unidos haya estado aquí antes, sobre todo en 1994 y 2003, cuando el régimen de Corea del Norte prometió abandonar su programa de armas a cambio de una flexibilización de las sanciones, solo para ver a la nación renegar del trato.

Es posible que la apuesta de Trump termine yendo hacia el sur. Pero mientras los dos líderes se estrechaban las manos y hablaban ayer en Singapur, algo que hace meses parecía inconcebible, era difícil no sentir que valía la pena correr el riesgo.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para PáginaI12
Traducción: Celita Doyhambéhère.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ