El Directorio del FMI aprobará el stand by en seis días
"Es un esfuerzo ambicioso"
Christine Lagarde, titular del Fondo Monetario, destacó el compromiso del Gobierno para ajustar las cuentas públicas. El recorte de gastos alcanzará a 500 mil millones de pesos. La carta de intención del convenio precisará las área afectadas.
"El gobierno del presidente Macri nos dio detalles del programa económico", indicó Lagarde."El gobierno del presidente Macri nos dio detalles del programa económico", indicó Lagarde."El gobierno del presidente Macri nos dio detalles del programa económico", indicó Lagarde."El gobierno del presidente Macri nos dio detalles del programa económico", indicó Lagarde."El gobierno del presidente Macri nos dio detalles del programa económico", indicó Lagarde.
"El gobierno del presidente Macri nos dio detalles del programa económico", indicó Lagarde. 
Imagen: AFP

"Esperamos ayudar a fortalecer la economía argentina a través de este paquete de financiamiento", expresó ayer la mandamás del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, al avanzar con las formalidades para habilitar el crédito stand-by por hasta 50.000 millones de dólares. La directiva del organismo multilateral acusó recibo de la Carta de Intención y el Memorándum de Políticas Económicas elaborados por el gobierno argentino para acceder al financiamiento. Los documentos que al cierre de esta edición todavía no habían sido difundidos por el Palacio de Hacienda ofrecen la hoja de ruta propuesta por las autoridades para llevar adelante un ajuste fiscal de 500 mil millones de pesos en tres años así como las reformas al esquema monetario vigente.

"El plan que sustenta la asistencia financiera del FMI está concebido e instrumentado por el gobierno argentino, y pretende fortalecer la economía en beneficio de todos los argentinos", reitera el comunicado del FMI firmado por Lagarde. A lo largo de los 36 meses de vigencia del acuerdo las autoridades argentinas se comprometen a recortar el gasto en obra pública, achicar las transferencias a las provincias, continuar con la quita de subsidios, reducir las erogaciones salariales estatales y ajustar el sistema de la seguridad social. "El gobierno del presidente Macri nos proporcionó los detalles de su plan económico y su solicitud formal de apoyo del FMI para este esfuerzo fuerte y ambicioso", enfatizó Lagarde.  

El préstamo stand-by será analizado en el Directorio del Fondo el próximo miércoles. Contra la aprobación del programa de financiamiento y ajuste, Argentina recibirá un primer desembolso por 15.000 millones de dólares que se acreditarán en las cuentas públicas dentro de los siguientes dos días. Lagarde precisó que "las autoridades han solicitado que la mitad de ese monto estará disponible para apoyo presupuestario". Con ese mecanismo, 7500 millones de dólares ingresarán al Tesoro que deberá vender sus dólares en el mercado para convertirlos en pesos y financiar el ajustado gasto público.

El anuncio del programa con el FMI no alcanzó para desarticular las tensiones cambiarias que, en menos de 48 horas, obligaron al Banco Central a abandonar la flotación libre del tipo de cambio a la que se había comprometido como parte del acuerdo. Por eso, el Ministerio de Finanzas anunció ayer que los dólares estarán disponibles. La cartera encabezada por Luis Caputo informó que realizará "ventas diarias pre-anunciadas a través de un mecanismo de subastas realizadas por el BCRA a solicitud del Tesoro" (ver aparte). Sin la aspiradora de la autoridad monetaria, las divisas que serán ofrecidas apuntan a contener las renovadas presiones devaluatorias. Los otros 7500 millones de dólares que llegarán la semana próxima pasarán a abultar las reservas internacionales del Banco Central.

Para utilizar el resto de los fondos, Argentina deberá someterse a la supervisión del FMI que velará por el cumplimiento prometido en la reducción del déficit fiscal. "Como en todos los programas del Fondo la disponibilidad de los recursos está condicionada al cumplimiento de las metas", graficó la semana pasada el director del Departamento para el Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner. El recorte sobre el gasto público que deberá ser validado en el proyecto de ley de Presupuesto 2019 y el paquete de reformas que profundizarán la orientación neoliberal del esquema monetario conforman la prenda de cambio que ofrecieron los funcionarios del Palacio de Hacienda para acceder al financiamiento condicionado. Detalles del ajuste forman parte de la Carta de Intención y el Memorándum de Políticas Económicas que ofreció al FMI el ministro Nicolás Dujovne.

Lagarde anticipó que el programa argentino "instituye objetivos fiscales ambiciosos a mediano plazo para el gobierno federal y establece metas de inflación realistas que regirán la conducción de la política monetaria. Estos objetivos claros ayudarán a reforzar la confianza del mercado y abordar una gama de vulnerabilidades de larga data". La abogada francesa que encabeza el Fondo también ponderó los cambios en materia de política monetaria y cambiaria así como la incorporación de un mecanismo para amortiguar el recorte del gasto en materia social. 

Antes de bendecir formalmente el acuerdo, Lagarde celebró que el programa de ajuste y reformas incluirá elementos para "mejorar la igualdad de género". Entre los cambios prometidos por el Gobierno figuran "acciones para promover la igualdad de remuneración y medidas para combatir la violencia de género basadas en la familia y en el hogar". Con semejante evaluación positiva del programa comprometido por Macri y sus colaboradores, la Directora Gerente del FMI consideró que el acuerdo estaba listo para ser discutido entre los directivos del organismo dentro de seis días. 

@TomasLukin

 

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ