El riesgo de que el país no pague su deuda se duplicó en apenas siete meses
El fantasma del default acecha de nuevo
La baja del dólar en la semana por el paquete de medidas financieras que dispuso el Central no oculta la preocupación que existe entre los inversores por los casi 10.000 millones de dólares en vencimientos de deuda en Letes para lo que resta del año.
En la Bolsa porteña las acciones líderes cerraron la semana con su tercera baja consecutiva.En la Bolsa porteña las acciones líderes cerraron la semana con su tercera baja consecutiva.En la Bolsa porteña las acciones líderes cerraron la semana con su tercera baja consecutiva.En la Bolsa porteña las acciones líderes cerraron la semana con su tercera baja consecutiva.En la Bolsa porteña las acciones líderes cerraron la semana con su tercera baja consecutiva.
En la Bolsa porteña las acciones líderes cerraron la semana con su tercera baja consecutiva. 
Imagen: Joaquín Salguero

Luego de un amplio despliegue de medidas financieras para contener la corrida cambiaria, el dólar cerró la semana en 27,95 pesos para la venta, 4 centavos por debajo del día anterior y 69 menos que el viernes pasado. En el Banco Central se acreditó ayer parte de la emisión de letras del Tesoro en dólares (Letes) que realizó Hacienda el miércoles y por la cual convalidó una tasa récord de 5,5 por ciento. Ese flujo elevó el stock de reservas ayer en 618 millones de dólares hasta los 61.330 millones. Pero este respiro no oculta la preocupación que existe entre los inversores por los casi 10.000 millones de dólares en vencimientos de deuda en Letes para lo que resta del año. De hecho, el riesgo de que el país no pague su deuda implícito en los Credit Default Swaps (CDS) a cinco años se duplicó al pasar de 3,73 de fines del año pasado a 6,76 por ciento por la bola de nieve en Letes que está gestando el Gobierno y el escaso margen que tiene para desactivar la bomba de Lebac (Letras del BCRA). 

Desde los 29,66 pesos con que despidió junio, la divisa se retrajo un 5,8 por ciento, pero al costo de mantener niveles de tasa de interés exorbitantes, acelerar la subasta de los dólares que proveyó el Fondo Monetario, y fomentar el traspaso de colocaciones de Lebac (en pesos) a Letes (en dólares). 

La semana que viene el organismo que conduce Luis Caputo enfrenta el vencimiento de 530.000 millones de pesos en Lebac y el objetivo es que esos fondos no se trasladen, como vino sucediendo desde mayo, en una mayor presión sobre el tipo de cambio. Las tasas de las Lebac en el mercado secundario se operaron ayer entre 55 y 65 por ciento, lo que anticiparía un posible retoque el martes para renovar la mayor cantidad posible de los vencimientos de Lebac.

A las dificultades que encuentra el Gobierno cada vez que tiene que renovar una parte de la abultada emisión de deuda se suman las apuestas sobre un nuevo default. Es así que además de pagar tasas record para tomar dólares en el mercado local –pese a lo cual no pudo cubrir el total de vencimientos de Letes de julio (1700 millones de dólares)– en sólo siete meses los CDS (activos de cobertura contra una eventual cesación de pagos) duplicaron la tasa que pagan por la cobertura.

En el mercado mayorista el Central volvió a licitar 100 millones de dólares a 27,17 pesos provenientes de la línea stand by del FMI, con lo cual ya consumió 1800 millones del primer desembolso. La cotización cedió dos centavos hasta los 27,21 pesos, aunque en el inicio había arrancado en alza y llegó a cotizar en 27,33. El volumen operado en el mercado de cambios fue el equivalente a 622 millones de dólares. 

En la Bolsa porteña las acciones líderes cerraron la semana con su tercera baja consecutiva. La de ayer fue de 0,7 por ciento. Los descensos más importantes fueron para Cablevisión (-4,9 por ciento), Supervielle (-4,3); y Metrogas         (-3,9). El volumen negociado en papeles privados ascendió a los ascendió a los 493 millones. Los precios de los títulos públicos denominados en dólares finalizaron con mayoría de alzas. El bono Discount bajo ley argentina aumentó un 0,9 por ciento, seguido por el Bonar 2020 (0,4 por ciento) y el Bonar 2024 (0,3 por ciento). El riesgo país que mide el JP Morgan bajó dos puntos a 573 unidades.