Experiencia en el Centro Rojas
Clásico y moderno
La Orquesta de la UBA, que dirige Cardozo Ocampo, y la Orquesta de Tablets de Ciro Cavalotti presentan 1918-Re/Formas-2018.
Una interacción musical con el riesgo artístico y la libertad creativa como metáforas.Una interacción musical con el riesgo artístico y la libertad creativa como metáforas.Una interacción musical con el riesgo artístico y la libertad creativa como metáforas.Una interacción musical con el riesgo artístico y la libertad creativa como metáforas.Una interacción musical con el riesgo artístico y la libertad creativa como metáforas.
Una interacción musical con el riesgo artístico y la libertad creativa como metáforas. 

Dos universos de la música, el tradicional de la orquesta y el actual de las dimensiones digitales, se combinan para celebrar el centenario de la Reforma Universitaria. El miércoles a las 19, en la sala Batato Barea del Centro Cultural Ricardo Rojas (Corrientes 2038), la Orquesta de la UBA que dirige Guillermo Cardozo Ocampo, y la Orquesta de Tablets a cargo de Ciro Cavalotti presentarán 1918-Re/Formas-2018. Será una interacción musical de experimentación con el riesgo artístico y la libertad creativa como metáforas de aquel gesto de juventud y equidad que hace cien años comenzó  a cambiar el rumbo de la historia universitaria en Argentina y América. La acción de concierto se repetirá el 8 de agosto, en el mismo horario en la misma sala. En ambos casos con entrada gratuita.

“La idea de conjugar estas dos maneras de producir música nació de la dirección del Rojas y desde la orquesta nos pareció oportuno, como cuerpo artístico universitario, impulsar una performace de este tipo, experimental y arriesgada, para celebrar la Reforma”, destaca Cardozo Ocampo a PáginaI12. “Se trata de un trabajo continuo que parte de componer. Con Ciro (Cavalotti) compusimos juntos, lo que enseguida comenzamos a elaborar, combinar, descomponer, dar forma, buscando las posibilidades de diálogo entre dos universos distintos, pero con grandes posibilidades de encontrarse. En definitiva, indagar el sonido desde otro lugar nos parecía la manera más objetiva de incursionar en algunos de los postulados de la Reforma, que tienen que ver fundamentalmente con ampliar y sostener libertades. El trabajo se realiza en tiempo real, las formas de interacción entre las orquestas resultan múltiples y los resultados tienen la potencia de lo inesperado. A eso se suma la intervención de imágenes, producidas por EscenaLab Rojas, a cargo de Willi Peloche”, destaca el músico. 

La Orquesta de la UBA es una formación con instrumentos tradicionales, cuyo repertorio habitualmente se mueve entre las fronteras de lo académico y lo popular. ¿Y la Orquesta de tablets? “Es el producto de los talleres que desde hace cuatro años dicto en el Rojas, como parte de un proyecto educativo que tiene como eje el desarrollo de obras artísticas”, explica Cavalotti. “Usamos la tecnología táctil para producir sonidos digitales a partir del uso de la Tablet y una serie de aplicaciones. Básicamente es sencillo: con el movimiento de las manos sobre la pantalla se produce el sonido. En principio no trabajamos sobre los aspectos formales de la música, la melodía, la armonía o el ritmo, cosas que por supuesto aparecen, sino que nos planteamos un punto de partida más instintivo. Avanzando desde ahí los resultados se hacen más complejos, porque aparecen distintas posibilidades que incentivan la musicalidad. Esas búsquedas extendidas en el diálogo con la orquesta formal han dado una combinación de timbres y texturas con resultados que son muy sugestivos”, explica Cavalotti.

En el escenario de 1918-Re/Formas-2018 estarán las dos orquestas. De un lado la de instrumentos tradicionales, con sus veinte músicos encabezados por el violinista Quique Condomí como concertino y Cardozo Ocampo como director. Al lado, la de tablets con su director que a través de un mixer procesa y controla lo que le llega desde los dispositivos de sus cuatro integrantes, para de esta manera canalizar el resultado final del sonido digital que en el momento trazará sus idas y vueltas con lo que producen los instrumentos formales. Sobre el fondo, la idea se completa con la proyección de imágenes seleccionadas por Peloche, algunas referidas directamente al tema de la Reforma y otras más abstractas. “La orquesta de instrumentos combina la disciplina de la música clásica con la dinámica de la música popular, eso potenció sus posibilidades de diálogo con las tablets de manera sorprendente, sobre todo a la hora de improvisar”, comenta Cardozo Ocampo. “Nosotros compusimos pensando en que debía haber mucho de improvisación, de producción espontánea, que se equilibra con las pautas que trazamos –interviene Cavalotti–. En general la orquesta de instrumentos usa las partituras tradicionales y la de Tablets trabaja sobre líneas de tiempo, pero por momentos invertimos la relación y aparecen situaciones inesperadas. De eso se trata, de propiciar nuevas situaciones e incorporarlas a un lenguaje en movimiento.” 

Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ