TEJIENDO REDES
ACTIVISMOS | Bajo la consigna “aborto legal es vida, es deseo, es salud y es autonomía”, la Operación Araña movilizó a miles de personas que viajaban por las seis líneas del subte porteño el pasado martes al mediodía. Una acción que involucró a músicas, artistas, performers y a las trabajadoras del subte unidas para decir una vez que las redes para el #8A están fuertes y cada vez más extendidas. Ni Una Menos, la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Seguro, Legal y Gratuito y las Metrodelegadas junto a más de 60 organizaciones sociales coordinaron esta intervención sorpresiva y colectiva que tuvo a Miss Bolivia, Mimí Maura y Mujeres Públicas como algunas de las protagonistas que hicieron temblar la tierra desde abajo.
Imagen: EMERGENTES PARA LA cobertura colaborativa # SUBTEVERDE

“Atención pasajeras y pasajeros. En este momento, esta línea y todas las demás están siendo voluntariamente intervenidas con diversas acciones. No se asusten. El tren continúa su recorrido habitual”. El mensaje se replicó a lo largo de cada una de las seis líneas que forman el entramado del subte porteño: “Queremos contarles que desde la ciudad subterránea, estamos tejiendo redes como una araña haciendo temblar la tierra. Reclamamos que este 8 de agosto el aborto legal seguro y gratuito sea ley ya”. Después finalizaba con un amable: “Que tengan buen viaje”. Ocurrió el martes pasado al mediodía. Fue el inicio de una acción deliberadamente sorpresiva que consistió en tomar la tierra por asalto. Si Buenos Aires está convertida en una marea verde ¿cómo no llevar el oleaje hacia esta otra ciudad paralela? La acción se denominó “Operación Araña: la tierra tiembla desde abajo” y consistió en intervenir con información, arte y música cada línea de subterráneos de cara al 8A. 

El mapita arácnido que circuló desde horas antes de manera secreta para definir cada lugar de las acciones tenía alguna semejanza con la monumental “Maman”, esa araña gigante diseñada por la artista Louise Bourgeois, que se montó hace un tiempo en Buenos Aires como metáfora de lo reprimido que retorna. Pues bien, aquí lo reprimido estalló mediante una acción coordinada por Ni Una Menos, la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Seguro, Legal y Gratuito y las Metrodelegadas, junto a más de setenta organizaciones populares. “Tramamos la ciudad desde los conflictos sociales que atraviesan las vidas de las mujeres y de todas las personas con capacidad de gestar, teniendo como centro urgente la legalización del aborto. Empezamos así a darnos calor para incendiar la próxima vigilia del 8A, cuando exigimos que se sancione la ley sin modificaciones. Volvemos a decir: educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir”, leyeron las activistas en todas las líneas, al unísono, como parte de un documento conjunto. 

 

EMERGENTES PARA LA cobertura colaborativa # SUBTEVERDE

 

Cada ramal estuvo atravesado por ejes específicos que se trabajaron desde lo discursivo, lo performático y sobre todo, desde una celebración bien gozosa a la que se sumaron a puro dancing artistas como Miss Bolivia, Mimí Maura, Paula Maffía, Juana Chang y Sudor Marika. La línea A puso el foco en la demanda por el aborto desde la perspectiva de los derechos humanos. La línea B enfatizó que la maternidad sea deseada o no sea. La línea C subrayó el aborto como decisión autónoma. La D exigió Educación Sexual Integral. La línea E rasgó los velos de la desinformación opresiva para ofrecer data veraz. La H expuso el tema del aborto como cuestión de salud pública, más allá de cuestiones morales y religiosas. Y todas las líneas estuvieron recorridas por la consigna “aborto legal es vida, es deseo, es salud y es autonomía”. El deseo fue, entonces, lo que otorgó núcleo y corporalidad a esta araña que se paseó en medio de lxs vagones, con pasajerxs encantadxs en su mayoría, algunxs estupefactxs y otros, bastante poco dispuestos al diálogo, como el señor de bigote espeso que le dijo a una chica cubierta de glitter color esmeralda “ustedes no pueden tratar así a los nenes… ¡no existen pero existen!”.

“Bueno, son cosas que pueden pasar”, opinó Lucila Quieto, de Ni Una Menos. “La idea era justamente ésa. Porque en general nosotras nos movilizamos en lugares específicos: la Plaza de Mayo, el Congreso. ¿Qué pasa si vamos a ese espacio que es de todos y todas, donde todos y todas nos mezclamos? Esto lo veníamos pensando desde la marcha del 8 de marzo y desde el último Ni Una Menos. Y en estas tres semanas, nos juntamos con la Campaña y las Metrodelegadas y armamos la araña: para informar, para hacernos aún más visibles, para contrarrestar el silencio”, agregó.

 

PANDILLA FEMINISTA PARA LA cobertura colaborativa # SUBTEVERDE

 

En la estación Congreso de Tucumán, de la línea D, la encargada de abrir el fuego fue Mimí Maura. “Llega la hora de decidir y lo que das es lo que recibís” cantó como parte de su conocida canción “Laberinto de pasiones”. Luego, otras colectivas como Mujeres Públicas repartieron estampitas con la “Oración por el derecho al aborto” con virgen caritativa en el reverso. Mientras, unas cuantas esperaban el momento de entrar en los vagones para comenzar su acción focalizada en la ESI y colgar carteles que tenían leyendas como “La ley de Educación Sexual Integral fue sancionada en 2006. Exigimos que se aplique”.

Cuando las metrodelegadas dieron el ok, cada tren comenzó su recorrido. “¡Esto parece un Disney World abortero!”, se entusiasmó una chica que colgaba cintas verdes a lo largo de los pasamanos. Algunas acciones, como ésa, estaban pensadas en todas las líneas. También la cambiar el nombre de las cabeceras en cada línea, colgándoles encima el cartel “Aborto Legal YA”. 

Los vagones de la D, por ejemplo, se transformaron en una fiesta donde se colgaban carteles y dibujos. Con la melodía del Bombón Asesino, de Los Palmeras, unas músicas cantaron “El estado argentino/ junto al aborto clandestino/ es un estado machista/ aunque se hagan los feministas”. Algo similar ocurrió en otras formaciones. Por ejemplo, en la línea A, la pobre “Ciega, sordomuda” de Shakira se transformó en una emponderada “Porque mi aborto no entiende /de debates, religiones/ tenemos cuerpos gestantes/ y tomamos decisiones”. Y también: “Entonemos para Diana Sacayán/ Dediquémosle esta ley con corazones/ El travesticidio tiene que acabar/ si no dejan de matarnos morirán, cabrones”. 

 

EMERGENTES PARA LA cobertura colaborativa # SUBTEVERDE

 

Las metrodelegadas Roxana Olivero y Claudia Duré, que integran la secretaría de género de esa entidad sindical, comentaron que la organización de la movida se hizo bastante en secreto, entre compañeras. “El asunto es que esto también lleva el debate hacia adentro. Porque a muchas trabajadoras les falta información. Entonces, primero te ponen el pañuelito celeste arriba de la mesa pero después te escuchan”, agregaron.

En la línea E estuvieron las trabajadoras de Télam despedidas de manera fraudulenta hace un mes para brindar, justamente, información verdadera sobre su situación laboral. En la línea B, las Poetas por el Derecho al Aborto Legal leyeron poemas que acaban de reunir en en el libro Martes Verde. En la línea D, un grupo de actrices improvisaron una clase sobre Educación Sexual Integral llevando guardapolvos con la cara de Santiago Maldonado en la espalda (por estos días se cumple un año de su desaparición). Mientras tanto, Martha Rosenberg, una de las pioneras de la Campaña, explicaba junto a las maestras: “Tomamos la ciudad en red y en movimiento y lo mezclamos todo. Porque las tramas de las violencias afectan nuestras vidas de manera compleja y simultánea. Así que el aborto clandestino no puede pensarse por fuera de esas violencias. Y no tener acceso a información sobre salud sexual y reproductiva también es parte del entramado del que les hablo”.

Así, Rosenberg citó otro de los puntos del documento conjunto, que además señalaba: “La ciudad feminista es un cuerpo colectivo que activamos entre todas y que nos permite reapropiarnos de nuestros cuerpos que son nuestros territorios”. Miss Bolivia, que encendió la línea D, replicó esta idea hasta Catedral, donde su “tomate el palo” fue dedicado esta vez “al patriarcado y todos los que no desean” mientras el baile se amplificó a un lado y otro de los andenes. En esa estación confluyeron las activistas de las diferentes líneas que decidieron subir a la Plaza de Mayo para el pañuelazo final. 

Las militantes barriales, las cantantes, las actrices, las que se habían disfrazado de palmeras con frondosa cabellera verde porque, según explicaron “sin alegría y fantasía no hay lucha”, las que se pintaron la cara de esmeralda y brillos, las que escribieron poemas y canciones, las que tomaron fotos, las que hacen stenciles y los estampan en calles y paredes, las que vienen sosteniendo lucha desde hace décadas, las que llevaron sus hijxs, las metrodelegadas, todas, todas, se sacaron una gran foto “de culo a la Casa Rosada” mientras gritaban: “Aborto legal, seguro y gratuito… ¡¡¡que sea ley!!!”.

 

GABRIELA MANZO PARA LA cobertura colaborativa # SUBTEVERDE

Audiovisual
Audiovisual
Suplementos
Suplementos
Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ