Oficializan la postulación del ex mandatario, a pesar de su arresto
Lula candidato
Miles de campesinos sin tierra, militantes del PT y trabajadores de la CUT se movilizan en Brasilia hacia el Tribunal Superior Electoral, donde se realizará un acto para la entrega de los documentos de Lula y su vice, Fernando Haddad. A pesar de su encarcelamiento y de la prohibición de grabar videos y dar entrevistas, el ex mandatario sigue arriba en las encuestas con el 30,8 por ciento de las intenciones de voto.
Imagen: AFP

Desde Brasilia

Luiz Inácio Lula da Silva será registrado como candidato a la Presidencia hoy cuando finaliza el plazo establecido por el Tribunal Superior Electoral (TSE) en Brasilia. La necedad del líder, que desde su primer día de arresto prometió presentarse a las elecciones, pudo más que la guerra de jueces y medios para impedírselo. "No pretendo morir ni renunciar, y sí pelear hasta el final", escribió en una carta transcripta parcialmente hoy por el diario Folha de San Pablo.

A partir del 7 de abril cuando fue encarcelado en Curitiba por orden del juez Sergio Moro, le fue impedido comunicarse con el electorado a través de videos y dar entrevistas, a pesar de que estas prohibiciones son ilegales. Aún así su popularidad creció. Una encuesta publicada este miércoles por Paraná Pesquisas lo ubicó primero con el 30,8 por ciento de las intenciones de voto frente al 22 del militar retirado Jair Bolsonaro.

Al mediodía helicópteros policiales comenzaron a sobrevolar el centro de Brasilia. Habrá un fuerte (¿intimidatorio?) despliegue de 1,2 mil policías militarizados brasilienses apoyados por un centenar de tropas federales movilizadas por Michel Temer.

A esa misma hora miles de campesinos sin tierra, militantes del PT y trabajadores de la CUT (Central Única de los Trabajadores) estaban concentrados en el campamento montado junto al estadio mundialista Mané Garrincha, en el oeste de Brasilia. Desde allí se aprestaban a marchar hacia el TSE donde se realizará un acto para enmarcar la entrega de los documentos de Lula y su vice, Fernando Haddad, electo intendente de San Pablo en 2012 cuando era poco menos que un desconocido. Su victoria en San Pablo, el municipio más importante del país, fue gracias al respaldo dado por Lula. Igual ocurrió en 2010 con Dilma Rousseff, electa presidenta debido al apoyo del líder petista.

Es probable que en los próximos días el TSE vete la candidatura de Lula y, en ese caso, Haddad será el postulante a la presidencia. En ese caso la próxima batalla del ex mandatario será lograr, desde la celda curitibana, la victoria de su pupilo.

Por la mañana Haddad visitó a los campesinos sin tierra que están eh huelga de hambre desde hace dos semanas. "Les trajimos la palabra de solidaridad y cariño de Lula, de alguien que está viviendo una injusticia, de alguien que quiere rescatar la soberanía del pueblo brasileño", contó el candidato a vice.

"Me llamó mucho la atención la palabra de Frey Sergio (uno de los huelguistas), que me dijo ´puede estar faltándonos alimento pero desde el punto de vista espiritual estamos más fuertes para continuar esta lucha por la libertad de Lula´ ", añadió.

Los campesinos fueron visitados esta semana por Adolfo Pérez Esquivel, que ayer se reunió con la titular del Supremo Tribunal Federal, jueza Carmen Lucia Antunes. "Hablamos lógicamente de la libertad de Lula y le dije que tome conciencia de que Lula es un preso político", declaró el Premio Nobel de la Paz argentino.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ