El equipo argentino de Copa Davis le gana 2-0 a Colombia en la serie del repechaje
A un paso del triunfo en San Juan
En el debut de Gaudio, Coria y Cañas como capitanes, el porteño Schwartzman abrió la jornada en el Aldo Cantoni con una sólida victoria sobre Giraldo; luego Pella hizo lo propio ante Galán. Hoy definen Zeballos y Machi González frente a Gómez y Rodríguez.
Diego “Peque” Schwartzman se impuso en cuatro sets ante Giraldo. Guido Pella cerró la jornada con victoria sobre Galán.Diego “Peque” Schwartzman se impuso en cuatro sets ante Giraldo. Guido Pella cerró la jornada con victoria sobre Galán.Diego “Peque” Schwartzman se impuso en cuatro sets ante Giraldo. Guido Pella cerró la jornada con victoria sobre Galán.Diego “Peque” Schwartzman se impuso en cuatro sets ante Giraldo. Guido Pella cerró la jornada con victoria sobre Galán.Diego “Peque” Schwartzman se impuso en cuatro sets ante Giraldo. Guido Pella cerró la jornada con victoria sobre Galán.
Diego “Peque” Schwartzman se impuso en cuatro sets ante Giraldo. Guido Pella cerró la jornada con victoria sobre Galán. 

Desde San Juan

Argentina le gana a Colombia por 2-0 tras el primer día en el play off de la Copa Davis gracias a las victorias de Diego Schwartzman y Guido Pella sobre Santiago Giraldo y Daniel Galán, respectivamente. El equipo de Gastón Gaudio, Guillermo Coria y Guillermo Cañas sacó ventaja en el inicio de una serie que enfrenta a dos equipos ya clasificados al Grupo Mundial –por el cambio radical de formato para 2019– y que sólo le otorgará al ganador el beneficio de la preclasificación con vistas a la fecha de febrero.

Schwartzman hizo valer su jerarquía y derrotó 6-3, 6-1, 6-7 (3) y 6-1 a un Giraldo que estuvo lejos de su mejor versión. Ante la presencia de alrededor de dos mil personas en el Aldo Cantoni de San Juan, el partido exhibió paridad desde el fondo sólo hasta que el Peque pudo destrabar el trámite. Quebró en el séptimo game y de ahí en más empezó a jugar muy fino: se plantó sobre la base, abrió la cancha y se mostró muy sólido de ambos lados para desbordar a su rival.

No bien Schwartzman se quedó con el primero, Gaudio giró hacia atrás para hablar con Coria y Cañas, sus compañeros de capitanía, y con Gustavo Marcaccio, el colaborador especial del triunvirato que prácticamente monopolizó la charla y dio una muestra más de su preponderancia en la dirección del equipo.

Con soltura, el número 14 del mundo necesitó apenas una hora y un puñado de minutos para sacar una ventaja de dos sets. En contrapartida, Giraldo no pudo sostener la intensidad del Peque, quien comenzó quiebre arriba en el tercer parcial, se puso 4-1 y ya saboreaba el triunfo.

El ex 28° del ranking ATP, sin embargo, empezó a arriesgar sin mirar el marcador y emparejó el desarrollo a base de reveses planos y tiros paralelos cercanos a las líneas. Su profundidad obligó a Schwartzman a ejecutar más corto y a pararse un metro por detrás. El colombiano consiguió ponerse arriba por primera vez en el partido en el 5-4 tras un gran drop de revés.

En plena laguna personal, el Peque sostuvo su servicio, se quedó con el de su rival y se encontró con dos match points cuando sacó 6-5. Giraldo les pegó a todas, se recuperó y jugó un tie break impecable para estirar un partido que parecía cerrado. Pero al número dos visitante le faltó consistencia para mantener ese momento. Schwartzman salvó un break point en el inicio del cuarto y volvió a ser el mismo para quedarse con la victoria.

“En los dos primeros sentí que a Giraldo le costó el ritmo, pero después compitió muy bien cuando estaba perdido por perdido; fui superior durante el 80 por ciento del partido”, analizó Schwartzman luego de darle a la Argentina el primer punto.

Más allá del traspié del tercer set, el Peque también confesó que disfrutó con Gaudio en el banco: “Me pidió que rescatara lo que venía haciendo para no quemarme. Al principio del cuarto set le pedí silencio, porque a veces uno necesita pensar solo, pero nos divertimos durante gran parte del partido”.

Pella debió batallar casi cuatro horas para derrotar a un peligroso Daniel Galán por 3-6, 6-4, 4-6, 6-3 y 6-2, en un partido en el que caminó varias veces por la cornisa. El colombiano de 22 años, atendido en dos ocasiones por molestias en la muñeca izquierda, exhibió un gran servicio y la esencia principal de su tenis: el juego rápido en el fondo y la intención de cerrar los puntos en tres o cuatro bolas.

Así le quitó a Pella la posibilidad de tomar la iniciativa durante la primera parte. Con coraje y atrevimiento, el número uno de Colombia se colocó 6-3 y 4-2 casi sin problemas. En medio de efusivas charlas con Gaudio en los cambios de lado, el bahiense no encontraba soluciones hasta que empezó a variar sus tiros. Concretó un quiebre bisagra para nivelar 4-4 y se propuso mover más a su rival. Su táctica funcionó y se llevó el segundo por 6-4.

El colombiano dejó de pegar el revés con contundencia por sus problemas en la mano y, en cambio, recurrió al slice como recurso defensivo para mantenerse competitivo. Pella no pudo aprovechar esa merma y entregó su saque en un instante crucial del tercero: cometió una doble falta con break point en contra en el 4-4 y le entregó el set en bandeja a Galán.

El 62° del mundo, no obstante, manejó la desventaja con entereza y recuperó la constancia para no dejar que se le escapara el partido. A partir del cuarto set, el zurdo de 28 años administró cada momento para ganar los últimos dos parciales con autoridad y cerrar un viernes perfecto para Argentina.

“Me voy feliz porque en un momento la vi difícil; él estaba tirando muy fuerte y estos partidos te pueden llevar por delante”, destacó Pella minutos después del encuentro. El bahiense también explicó una de las claves del triunfo: “Gastón me dijo que Galán estaba acalambrado en la mano, algo que yo no había visto. Es importante tener un capitán que sabe cómo es esto”, 

Fiel a su estilo, Gaudio exteriorizó las sensaciones tras su estreno en la silla: “A veces es difícil entrarle al jugador cuando no puede controlarse. Se sufre más de afuera que de adentro, muchos nervios, pero me voy contento porque llevaba un tiempo sin sentir esta adrenalina”.

Horacio Zeballos –en su vuelta tras cuatro años– y Máximo González chocarán hoy, desde las 12, con Alejandro Gómez y Cristian Rodríguez, con la cabeza puesta en sentenciar la serie y darle a la Argentina la oportunidad de evitar un camino sinuoso en febrero, en el inicio de un nuevo sueño.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ