Ahorrarse las palabras

Cuando de tipografías se trata, hecha la ley, hecha la trampa, gracias a un nuevo diseño de letra especialmente pergeñado para la pequeñita estafa. Una que llama a ahorrar en palabras sin que nadie lo note… Porque “la brevedad es el alma del ingenio”, según destacan las luminarias de la compañía digital MSCHF (parafraseando a William Shakespeare) al momento de introducir a Times Newer Roman, su flamante desarrollo, disponible para el downlodeo gratuito. Un tipo de letra especialmente pensado para “sumar longitud a cualquier ensayo académico que tenga requisitos de extensión y demande el uso de Times New Roman”. “Los pocos cambios, muy menores, que se le han realizado al clásico font buscan la ampliación de las letras y los espacios entre letras sin cambiar en absoluto sus alturas verticales”, pormenoriza la web oficial de la nueva tipografía, una versión ligeramente, sutilmente alterada de Times New Roman, universalmente requerida en universidades, que la “engorda” entre un 5 y un 10 por ciento. Ejemplifican, claro, los beneficios que otorga: un ensayo solicitado en la mentada letra en tamaño 12, sin interlineado, de 15 páginas, requeriría un estimativo de 6.680 palabras. Usando Times Newer Roman, se llena el mismo espacio con 5.833 palabras, economizando quien escribe ¡casi 850 palabras! Para quien se orille hacia el petit timo, pertinentes aclaraciones: el uso del font solo funcionará si se envía el informe en PDF o, una vez impreso, se entrega a mano. En Word, requeriría que el/la docente tenga la fuente personalizada instalada; posibilidad muy, muy, muy lejana…

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ