Tras desestimar el pedido de detener a Pablo Moyano
Carzoglio ratificó sus denuncias y aseguró que no dejará la causa

El juez de Garantías Luis Carzoglio ratificó su denuncia pública de “presiones” y “filtración” de información hecha desde la Procuración General de la provincia de Buenos Aires pero evitó apuntar directamente contra el titular de ese organismo, Julio Conte Grand. Además, sostuvo que las acusaciones por las que se le iniciaron un jury de enjuiciamiento “son falsas”, defendió su fallo que rechazó la detención del dirigente Pablo Moyano y aseguró que no se apartará de esa causa.

Carzoglio reapareció esta mañana luego de la conferencia de prensa improvisada del martes, en la que responsabilizó a la Procuración de orquestar una “operación de prensa” en su contra junto con matutinos porteños, así como también reveló “presiones” dentro del Poder Judicial y hasta “amenazas” contra su familia, por su fallo en la investigación sobre Moyano.

“No voy a juzgar al Procurador, sólo hablo de la Procuración en general, porque eso es un mundo. Jamás recibí un llamado de ningún funcionario del gobierno nacional”, declaró durante una entrevista por Radio 10. “Conte Grand me conoce mucho y bien –agregó-. Pedí reuniones con él y le trasmití la preocupación de la gente de Avellaneda respecto de la tarea del Ministerio Público Fiscal. Siempre hice aportes positivos porque tenemos que apostar a mejorar sea quien sea gobierno.”

No obstante, interpretó que “la filtración a los medios del pedido de detención a Moyano es una manera de presión” y recordó que “el expediente con mi resolución salió del juzgado a las 15.30 y a las 16 estaba fotocopiado, y Moyano anticipaba ya que yo no había hecho lugar a su detención", porque así lo habían hecho trascender algunos medios.

El magistrado defendió el fallo que rechazó el pedido de detención contra el dirigente camionero por supuesta asociación ilícita con barras de Independiente, club del cual es presidente. Subrayó que “la petición del fiscal es muy endeble” y puntualizó que “para detener a una persona tiene que haber indicios vehementes o motivos suficientes de que Moyano cometió el delito que se le achaca”. “No hay una sola comunicación en la que Pablo Moyano le esté dando instrucciones a la barra brava”, reforzó.

Además, aclaró que ese fue el motivo por no excusarse de intervenir en la causa y explicó que, en su criterio, “la excusación hay que utilizarla como último instrumento de un juez cuando ve afectada su parcialidad”. Sostuvo que lo “llena de orgullo tener estas causas” porque le “da la oportunidad de demostrar la imparcialidad de un juez” y subrayó que así lo hará con “cualquier decisión que esté en mis manos”.

Carzoglio sostuvo también que las denuncias que motivan el jury en su contra “son falsas” y por ello dijo “estar tranquilo”. Al respecto, negó las vinculaciones que se le endilgan con la comisión directiva del club Independiente: “Mi hijo no fue en una lista de Moyano sino segundo vocal suplente de la lista de (el ex presidente del club Javier) Cantero”, dijo. “En mi despacho no hay símbolos de Independiente y como juez actúo con imparcialidad”, añadió.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ