Amantes en la noche
Cam Beszkin presenta su EP Alien Vol. 1 con covers y canciones propias que reivindican su lugar dentro de un rock fuerte y potente.

Algo personal que decir en las letras, una voz potente y una guitarra eléctrica sonando al frente es la mezcla que caracteriza la música de la cantante y compositora Cam Beszkin, que acaba de lanzar el EP Alien Vol. 1 compuesto por dos canciones suyas y cuatro covers que son versiones que reconstruye hasta hacerlas propias. Se puede adaptar una canción tocándola igual a la original o se la puede desarmar para construirla de nuevo pasada por el matiz de la personalidad de la artista, que es el caso de lo que logró Beszkin con “Duerme Negrito”, anónimo tradicional del folklore, “Because The Night”, de Patti Smith y Bruce Springsteen, “Ella Vendrá”, de Don Cornelio y la Zona, y “Hanging on the Telephone”, de The Nerves, todas cantadas en castellano con una letra muy local. “Mi intención era tomar clásicos, temas conocidos y hasta ya un poco gastados de tanto que fueron disfrutados, y ofrecer lo que podría ser un ´Lado B´ de ese gran clásico. Lo hice libremente, bien lúdico y sin presiones, tal vez por eso cada uno de los temas brilla con su propia personalidad”, asegura. 

“Vamos juntas a refugiarnos, esta noche de las amantes, enlaza mi noche con la tuya”, canta en “Because the Night”. Afirma que no le parece jugado ni valiente porque ella siempre escribió desde su lugar de mujer lesbiana. “Ahora por suerte se aceptan y respetan las relaciones y los vínculos que elegimos”, considera la cantante que participa en su video de la canción “Enamorar o morir”, de su tercer disco solista, dándose besos con dos mujeres que luchan en el barro. En la canción “Adiós” escribió “Ya aprendí a cuidarme sola, por favor no vuelvas por acá. Ya me disfruto sola. Hoy valoro mi vida, me quiero contenta y sin vueltas”, frases que dan cuenta de una fortaleza feminista y de encontrar alegría en la soledad. 

A pesar de las reivindicaciones, de los anacronismos machistas que ya quedaron en el pasado, de la presencia cada vez más evidente de las mujeres en la escena del rock, todavía se relaciona más en el imaginario y en la realidad al hombre con el rock y a la mujer con el pop. “Si en los medios de comunicación masivos, por ejemplo la radio, la mayoría de las canciones rock que suenan están cantadas por varones, después cuando escuchás rock cantado por una mujer te resulta llamativo, diferente y merece una mención aparte, como si fuera una categoría fuera del rock. Los varones han copado toda la escena de ese género durante muchos años y ahora no están dispuestos a abrir y compartir escenarios, por miedo seguramente a perder sus privilegios. Ni mencionar que ya a esta altura de tanto vapuleo para la mujer rockera es difícil estar en igualdad de condiciones a nivel promocional, de acceso, etcétera. Por lo menos esto es lo que yo puedo observar desde el lado del rock”, reflexiona. En sus temas no hay concesiones, la guitarra eléctrica y la batería suenan con toda la potencia que el rock reclama, sin suavizantes, con estridencias que hablan por sí mismas. Se apodera de la distorsión, hasta dejarla agotada de repetición.

La canción “Suerte” termina con la frase “Ahora cuidate vos, macho, cuidate vos. Suerte que estoy cantando acá viva”. En “Hanging on the Telephone” sentencia con modismos autóctonos: “Uy, tu viejo veo que se las tomó, se fue al laburo o a tomar un clericó, si no te entiende mejor ignoralo, porque no puede ser, no puedo creer”. 

La próxima presentación del disco será en formato de power dúo junto con Sergio Álvarez, que es el productor del álbum y guitarrista.

Cam Beszkin se presenta el jueves 15 de noviembre a las 21.30 (puntual), en el marco del Ciclo Twitin Records, organizado por Tweety González, en Santos 4040. Santos Dumont 4040. CABA.

Tu navegador tiene deshabilitado el uso de Cookies. Algunas funcionalidades de Página/12 necesitan que lo habilites para funcionar. Si no sabés como hacerlo hacé CLICK AQUÍ